How Successful People Think

Cambia tu forma de pensar, cambia tu vida

Aprende a pensar en tu camino hacia el éxito.

Las personas con más éxito del mundo tienen algo en común: no tienen miedo a pensar de forma diferente y a labrarse su propio camino.

Pero el viaje por ese camino puede ser solitario.

Pero el viaje por ese camino puede ser solitario. Al fin y al cabo, somos una especie sociable por naturaleza. Nos gusta encajar, y el precio de la aceptación social es encajar con las ideas aceptadas. Ir a contracorriente, cuestionar las ideas comunes y emprender tu propio camino no te hará ganar muchos amigos.

¡Pero piensa dónde estaríamos si todo el mundo se hubiera guardado sus ideas brillantes para sí mismo! Afirmar, como hizo Copérnico, que la Tierra no estaba en el centro del universo, debió de parecer una locura a sus contemporáneos. Pero tenía razón, y siempre estaremos en deuda con él por haberse mantenido firme en sus ideas.

Esto demuestra lo importantes que son el pensamiento creativo y la tenacidad para alcanzar el éxito. Pero, como demuestra John C. Maxwell, no hace falta ser un Einstein o un Galileo para tener grandes ideas. De hecho, todo el mundo puede aprender a pensar de forma creativa: lo único que hace falta es conocer las técnicas adecuadas y un poco de práctica

En este resumen, descubrirás

    • por qué aprender a ser empático te ayudará a alcanzar el éxito;
    • qué hizo Alfred Nobel después de leer su propia necrológica; y
    • lo que Paul McCartney y John Lennon pueden enseñarte sobre la colaboración.
    • Lo que Paul McCartney y John Lennon pueden enseñarte sobre la colaboración.

    Los pensadores con visión de conjunto aprenden constantemente y saben empatizar con los demás.

    El Consejero Delegado de General Electric, Jack Welch, suele decir a sus empleados que las relaciones existentes con los clientes son más importantes que las ventas individuales. ¿Por qué? Porque sabe que, cuando se trata de tener éxito a largo plazo, a veces es necesario dejar de lado por un momento los detalles y tener en cuenta el panorama general.

    ¿Pero cómo puedes empezar a cultivar el pensamiento global? Asegurándote de que siempre estás aprendiendo.

    Los que piensan en grande siempre están buscando oportunidades para aprender. Están constantemente en movimiento, visitando nuevos lugares, conociendo a gente nueva y perfeccionando nuevas habilidades.

    El autor dispone de una práctica técnica que le pone en el estado de ánimo adecuado para hacerlo: empieza el día mirando su agenda y preguntándose qué oportunidades de aprendizaje es probable que se le presenten.

    Una vez que ha mirado su agenda, se pregunta qué oportunidades de aprendizaje es probable que se le presenten.

    Una vez que ha anotado las actividades que tienen más probabilidades de enseñarle algo, se prepara mentalmente para estar en alerta máxima. Eso significa que es mucho más probable que esté receptivo a lo que ocurre a su alrededor.

    Por eso, cuando una vez cenó con el entrenador de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), Dave Wannstedt, por ejemplo, estaba bien preparado. Aprovechó el momento para hacerle todo tipo de preguntas sobre el trabajo en equipo y se marchó del restaurante rebosante de nuevas ideas.

    Eso es algo que tú también puedes hacer: dedica un par de minutos cada mañana a repasar tu itinerario y pregúntate qué oportunidades de aprender cosas nuevas es probable que encuentres.

    Hacer un esfuerzo por ser un pensador global es importante porque te proporciona una ventana a la forma en que otras personas ven el mundo. En otras palabras, te hace más empático.

    Y eso es bueno para tus relaciones: ya sean tus clientes, tu marido o tu mujer, tus hijos o tus amigos, empatizar con quienes te rodean te ayudará a comprender lo que quieren y necesitan.

    También es bueno para tus relaciones personales.

    A fin de cuentas, ver el panorama general te ayuda a pensar más allá de tus propios intereses y a tener en cuenta los de los demás.

    Fija y alcanza objetivos claros pensando de forma realista y asegurándote de que haces los deberes.

    “No te impresiones nunca por fijar objetivos, sino por conseguirlos”

    ¿Qué es la realidad? No te preocupes, esto no es una clase de filosofía. De hecho, la respuesta es muy sencilla: la realidad es la diferencia entre tus deseos y cómo es el mundo en realidad.

    Si quieres tener éxito en el mundo real, tienes que dejar atrás tus ensoñaciones y empezar a pensar de forma realista.

    Eso significa fijar objetivos y elaborar un plan de juego que te ponga en condiciones de alcanzarlos.

    Piensa en un empresario que no piensa de forma realista: Es positivo y está lleno de esperanza sobre el futuro de la empresa. Es una actitud estupenda, pero hay un problema: no tiene una estrategia. Y sin estrategia, es probable que su empresa fracase.

    En definitiva, es un mal líder. El pensamiento realista, por el contrario, promueve un liderazgo excelente. Ello se debe a que enfrentarse a la realidad te obliga a definir claramente tus objetivos y a formular un plan de acción que te lleve hasta ellos.

    El pensamiento realista también te ayuda a ser realista.

    El pensamiento realista también ayuda a simplificar las cosas. Despojarte de todos los detalles innecesarios y de las vagas esperanzas y sueños te hace más eficiente.

    ¿Pero qué ocurre si eres optimista por naturaleza, en lugar de realista? Entonces deberías empezar por hacer los deberes. Eso significa conocer los hechos.

    Supongamos que eres un empresario que está reflexionando sobre su próximo movimiento: pregúntate qué harías si se agotaran tus ingresos, un cliente no pagara o se hundiera el mercado en el que operas.

    Dedica tiempo a investigar estos escenarios: al fin y al cabo, tu pensamiento realista no servirá de mucho si te basas en información insuficiente.

    Es importante que te pongas manos a la obra.

    Es importante que despejes tu mente de ideas preconcebidas, prejuicios y opiniones de segunda mano cuando hagas este tipo de trabajo de fondo. En lugar de hacer suposiciones, conoce los hechos por ti mismo.

    Lo más probable es que no seas la única persona que se enfrenta a esta situación concreta. Tu pensamiento tiene que ser sólido, no tiene por qué ser original. Puedes aprender mucho observando lo que otras personas han hecho en circunstancias similares.

    Como dice el autor, algunas de sus mejores ideas las hicieron otros.

    Aumenta tus opciones y hazte más atractivo adoptando el pensamiento creativo.

    “Maya Angelou observó que no puedes agotar la creatividad. Cuanta más usas, más tienes. Desgraciadamente, con demasiada frecuencia la creatividad se sofoca en lugar de cultivarse.”

    Trabajes en lo que trabajes, la creatividad es oro puro profesional.

    Einstein dijo una vez que “la imaginación es más importante que el conocimiento”. Y tenía razón. Tus ideas son mucho más importantes que tu función en una empresa o tu cargo.

    Dicho esto, Einstein era un genio: el pensamiento creativo era algo natural para él. Puede que esto no sea aplicable a todo el mundo, pero hay técnicas que puedes utilizar para poner en marcha tu creatividad.

    El primer punto que debes recordar es que la creatividad no sólo significa tener muchas ideas originales: puedes empezar a pensar de forma creativa simplemente considerando un mayor número de opciones.

    Eso es uno de los principios básicos de la creatividad.

    Ese es uno de los rasgos distintivos de los creativos: tienen en cuenta tantas posibilidades como pueden, lo que a su vez hace que fluyan los jugos creativos y estimula la imaginación.

    Así que si tienes una gran idea, pregúntate qué cambios podrías hacer para mejorarla. Piénsalo como una red de pesca: cuanto más amplia la lances, más peces podrás pescar.

    La razón por la que esto es tan importante es que los mejores pensadores no buscan la única respuesta, sino la mejor respuesta de entre muchas. ¿La ventaja añadida? Te ayudará a elaborar un plan de respaldo en caso de que tu solución preferida no funcione.

    El pensamiento creativo también te hace a ti y a tus ideas más atractivos para los demás.

    ¡No es de extrañar! La creatividad es tu inteligencia divirtiéndose. La gente admira la inteligencia y se siente atraída por la diversión, es una combinación irresistible.

    Leonardo da Vinci es un ejemplo de alguien que se divertía con su mente brillante. La diversidad de sus ideas e intereses es realmente sobrecogedora: pintor, arquitecto, músico, ingeniero… era la definición misma del hombre del Renacimiento.

    Sin embargo, eso no significa que tengas que pintar la Mona Lisa y diseñar helicópteros en tu tiempo libre.

    Libera tu mente y explora tu creatividad en tu propio campo y descubrirás que la gente se sentirá irresistiblemente atraída por ti

    Piensa desinteresadamente y formarás parte de algo más grande.

    “Los que reciben no suelen conseguir la felicidad, los que dan la consiguen”

    Adoptar nuevos modos de pensar aumenta tus posibilidades de éxito, pero también hay una forma de pensar sobre el mundo que puede cambiar toda tu vida: el pensamiento altruista.

    Piensa de forma altruista y te convertirás en parte de algo más grande.

    Adoptarlo podría redefinir tu propio concepto del éxito.

    Esto se debe a que el pensamiento altruista puede cambiar tu vida.

    Esto se debe a que ayudar a los demás es enormemente gratificante. De hecho, pocas cosas son tan gratificantes. Dedica un día a servir a los demás desinteresadamente y tendrás garantizado un sueño reparador por la noche.

    Toma ejemplo de Alfred Nobel, que lo aprendió por las malas

    .

    Un día, mientras leía el periódico, se sorprendió al encontrar su propia esquela. Se trataba de un error, por supuesto, pero fue una experiencia reveladora.

    ¿Y qué decía? El periódico hablaba sobre todo de cómo el invento más famoso del inventor, la dinamita, había sido responsable de tantas muertes.

    Nobel se horrorizó ante la idea de que la gente considerara así su legado. Acosado por la culpa, decidió hacer una contribución más positiva al mundo apoyando la paz.

    La idea del premio Nobel -un galardón que se concede en reconocimiento de logros notables en diversos campos- nació en 1895. Esto demuestra que, aunque hayas perseguido fines egoístas durante toda tu vida, siempre puedes cambiar las cosas.

    Pero lo mejor del pensamiento altruista es que te permite formar parte de algo mucho más grande que tú mismo.

    Eso es algo que la empresa farmacéutica Merck and Company demostró a mediados de la década de 1980.

    La empresa decidió que quería conseguir algo más que acumular beneficios cada vez mayores. Tras desarrollar con éxito una cura para la oncocercosis, una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo en desarrollo, la empresa decidió regalar el medicamento.

    Después de todo, los que más lo necesitaban eran los que menos podían permitírselo. Se convirtió en la piedra angular del credo de la empresa: las personas son más importantes que los beneficios.

    La lección aquí es que siempre es mejor ser parte de algo fantástico que aspirar a ser fantástico tú mismo.

    “La dificultad no reside tanto en desarrollar nuevas ideas como en escapar de las viejas”

    Es fácil dejarse llevar por la multitud y aceptar irreflexivamente las ideas de los demás sobre el mundo. Esto se aplica tanto a los líderes empresariales que se alinean con las tradiciones de una empresa como a los padres primerizos que actúan según los cuentos de viejas que les contaron sus padres.

    Pensar por ti mismo no es lo mismo que pensar por los demás.

    Pensar por ti mismo puede ser arriesgado. Si te alejas demasiado del rebaño, es poco probable que hagas muchos amigos. Si todo el mundo acepta algo como cierto, entonces debe serlo, ¿verdad?

    Pues no. Piensa en la creencia de que la tierra era el centro del universo. Casi todo el mundo pensaba que había que estar loco para cuestionar esa idea. Entonces llegó el astrónomo Copérnico en el siglo XVI y demostró matemáticamente que nuestro sistema solar gira alrededor del sol.

    La sabiduría convencional también suele ser francamente mortal. Antes de que Joseph Lister fuera el pionero de los procedimientos antisépticos en el siglo XIX, los cirujanos estaban convencidos de que no tenía sentido lavar el instrumental médico.

    Los seres humanos buscamos a menudo el secreto de la medicina.

    Los humanos a menudo buscamos la seguridad en el número, pero la historia demuestra que no es la mejor forma de determinar lo que es cierto.

    Pero, ¿cómo se puede conseguir la seguridad en el número?

    ¿Pero cómo romper el hábito de confiar en las suposiciones de los demás? Un buen punto de partida es cultivar el hábito de pensar las cosas por ti mismo antes de seguir a los demás.

    Una vez que empieces a considerar lo que es mejor en lugar de lo que es popular, ya estarás en el buen camino hacia el éxito.

    Toma como ejemplo las semanas inmediatamente posteriores a los atentados terroristas del 11-S: existía la percepción generalizada de que no era seguro volar o visitar Nueva York.

    El autor vio las cosas de otra manera.

    El autor veía las cosas de otro modo. Los vuelos a la ciudad eran baratísimos, la seguridad era máxima y el precio de los hoteles y las entradas de teatro se había desplomado debido a la escasa demanda. En realidad, era un momento fantástico para hacer una escapada urbana.

    Así que un mes después de la tragedia se subió a un avión con su familia y voló a Nueva York. Disfrutaron de una experiencia maravillosa que nunca habrían podido permitirse de otro modo, y todo porque habían evitado la trampa del pensamiento popular.

    Aumenta tu proceso de pensamiento colaborando con otros, sean quienes sean.

    Supongamos que necesitas adquirir una nueva habilidad, ¿cómo lo harías? ¿Pasarías algún tiempo averiguándolo por ti mismo o pedirías a alguien que ya lo sepa que te enseñe los entresijos?

    Si te inclinas por la primera opción, quizá sea hora de reconsiderarlo.

    Ya sea aprendiendo una nueva receta, dando los últimos toques a ese swing de golf o dominando un nuevo programa informático, tendrás muchas más posibilidades de dominarlo si aprendes de alguien con experiencia.

    La colaboración es la madre de la innovación: el pensamiento compartido supera siempre al pensamiento individual.

    La colaboración es la madre de la innovación: el pensamiento compartido supera siempre al pensamiento individual.

    Esto puede sonar un poco contradictorio. Al fin y al cabo, a menudo se describe a los pensadores brillantes como solistas melancólicos que van por libre. Pero no es así: los avances innovadores rara vez se producen en el vacío. La mayoría de las veces son el resultado del trabajo conjunto de varias personas.

    Einstein decía a menudo que sus logros se basaban en el trabajo de otros hombres. O piensa en el trabajo de dúos brillantes como los científicos Pierre y Marie Curie o los genios de la música Paul McCartney y John Lennon.

    Cuando las personas combinan sus talentos e ideas únicos, los resultados pueden ser increíbles.

    Pero antes de que puedas empezar a trabajar con otros, tienes que adoptar la mentalidad adecuada.

    Entonces, ¿de qué se trata?

    Bueno, como dice el autor de Cómo convertirse en director generalJeffrey J. Fox, tienes que estar siempre alerta ante las buenas ideas, independientemente de lo probable o improbable que sea su origen.

    Eso significa dejar de lado la mentalidad de los demás.

    Eso significa abandonar los prejuicios y escuchar de verdad a la gente. La próxima gran idea puede venir de tu taxista o de tus hijos. La cuestión es que nunca lo sabrás a menos que estés receptivo.

    Igual de importante es esforzarse por adoptar una mentalidad basada en la colaboración y no en la competencia. La cooperación se produce cuando tu objetivo es completar las ideas de los demás, en lugar de superarlas.

    Así que la próxima vez que estés en una reunión con colegas, no te centres en salir adelante egoístamente: trabaja para lograr los objetivos del equipo.

    Conclusiones

    El mensaje clave de estos resúmenes:

    El éxito es cuestión de actitud. Probablemente hayas oído hablar de los beneficios del pensamiento positivo, pero hay algo más. Llevar una vida feliz y plena consiste en aprender a pensar de forma colaborativa y desinteresada. Se trata de preguntarte qué puedes hacer pory con los demás, en lugar de tratar simplemente de salir adelante tú mismo. Eso significa abrir tu mente a la creatividad y evitar seguir a la multitud. Una vez que empieces a hacerlo, estarás mentalmente preparado para el éxito.

    Consejos Accionables:

    Planifica tu vida.

    Planifica tu vida, no tu día.

    Mucha gente no piensa más allá del día que tiene por delante. Se levantan y repasan sus listas mentales de lo que tienen que hacer ese día. Lo que harán dentro de un mes o un año rara vez se les pasa por la cabeza. Pero la planificación a largo plazo es vital para el éxito. Así que sigue el ejemplo del autor y empieza el mes revisando tu calendario. Piensa en lo que quieres conseguir en los próximos treinta días: qué proyectos quieres completar, cuáles son tus objetivos y cuánto tiempo reservar para la familia y los amigos. Esta perspectiva te ayudará a encontrar el tiempo que necesitas para hacer las cosas que más te importan y te hará más feliz y exitoso.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Sugerencias lectura complementaria: Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo de John C. Maxwell

    Las 21 Leyes Irrefutables del Liderazgo(1998) explica lo que se necesita para convertirse en un gran líder. En este resumen se destacan muchos de los rasgos, habilidades y características que han dado a los líderes de todo el mundo el poder de atraer a seguidores leales y conducirlos hacia el éxito. Descubre qué tienen en común Ray Kroc, Winston Churchill y la Madre Teresa, y qué puedes hacer tú mismo para convertirte en un mejor líder.

Deja una respuesta
Related Posts
No deje que el síndrome de impostor descarrile su próxima entrevista
Leer más

No deje que el síndrome de impostor descarrile su próxima entrevista

Es difícil brillar en una entrevista cuando tus capacidades, logros y creatividad no están en juego con la imagen mental que tienes de ti mismo, por lo que es importante anular este autoconcepto negativo ante empiezas a entrevistar para maximizar tu rendimiento. El autor ofrece tres estrategias para ayudar a calmar a su crítico interno y a as una entrevista: 1) Entender el objetivo del proceso de entrevista. Mucho de lo que determinará el éxito de una entrevista es social. Cuando recuerda esto, puede ayudar a eliminar la presión de sentir que necesita que su entrevista sea técnicamente perfecta. 2) Practica, practica, practica. Al igual que con todas las habilidades, cuanto más lo hagas, mejor estarás en ello; a medida que mejora tu aptitud, también lo hará tu nivel de confianza. 3) Calma tus nervios. Si siente dudas al responder a las preguntas de los entrevistados, redirija su atención hacia los desafíos específicos que enfrenta el empleador y cómo ayudaría a superarlos. Al hacer un punto de cambiar el enfoque del entrevistador de maneras sutiles, usted se volverá menos preocupado por su rendimiento, permitiendo que su mejor yo brille.