Aprende lecciones vitales de la comedia de improvisación.

Puede que la comedia de improvisación no sea la fuente de sabiduría más obvia para el crecimiento personal y el desarrollo de un negocio, pero los 20 años de experiencia en improvisación de Four Day Weekend les han enseñado mucho sobre la vida. Su éxito ha sido impresionante, ya que han pasado de ser soñadores en paro a experimentados artistas internacionales, pero lo que es aún más importante son las lecciones que han aprendido sobre cómo aplicar sus habilidades de improvisación a la vida.

Como dice Four Day Weekend a sus alumnos de improvisación, sus clases no son un curso intensivo sobre “cómo ser gracioso”. Son una introducción a una filosofía práctica y a un conjunto de habilidades que pueden aplicarse a la vida más allá del escenario de la improvisación. En este resumen, te sumergirás profundamente en la sabiduría de una forma de arte que se nutre de decir “Sí, y” en todo momento. Por el camino, aprenderás a comunicarte mejor con tus compañeros de trabajo y tus seres queridos, a empezar a avanzar hacia la verdadera autorrealización y a devolver algo a las personas que te importan.

Preparado?

¿Preparado? A la acción!

En este resumen, aprenderás

    • por qué centrarte en tener el control puede impedirte ser creativo;
    • cómo encontrar el lado bueno de las cosas.
    • cómo encontrar el lado positivo en una crisis; y
    • la importancia de ser auténtico en una crisis
    • la importancia de ser auténtico
    • .

    La comedia de improvisación puede enseñarnos valiosas lecciones de positividad.

    Four Day Weekend no tenía casi nada a su nombre cuando empezaron como grupo de improvisación en 1996. Tenían experiencia previa en comedia y, desde luego, cierto optimismo juvenil, pero nunca habían gestionado un negocio.

    Entonces, ¿cómo se transformó un programa de comedia de tirada limitada en un fenómeno mundial que ha actuado para dos presidentes de EE.UU. y ha impartido miles de talleres enseñando positividad a líderes empresariales y generaciones futuras?

    En pocas palabras: “Sí, y”.

    “Sí, y” es un principio fundamental de la comedia de improvisación. Indica que un actor siempre debe aceptar cualquier sugerencia descabellada que le lancen y no sólo seguirla, sino basarse en ella. El resultado es una atmósfera en la que puede fluir la creatividad, y no hay ninguna idea mala. Yendo aún más lejos, “sí” es una noción positiva que sugiere productividad, mientras que “y” comunica un deseo de conexión y de trabajo en equipo.

    Esto es algo que la mayoría de las personas que trabajan en una empresa tienen en mente.

    Esto es algo que aprendió un gran hospital de EE.UU. en 2016. El hospital solicitó la ayuda de Four Day Weekend para mejorar sus comunicaciones internas después de que una auditoría lo situara en el último lugar en cuanto a satisfacción de los empleados y servicio al cliente.

    La compañía animó a la troupe a que participara en el evento.

    La compañía animó al personal del hospital a practicar ejercicios diarios de “Sí, y” con sus compañeros de trabajo para mejorar sus interacciones y el trabajo en equipo. Más tarde, ese mismo año, el hospital volvió a salir en la clasificación, ¡y quedó el número uno en satisfacción de los empleados! En sólo ocho meses, el “Sí, y” lo había llevado a lo más alto.

    La otra cara del “Sí, y” son las palabras “No” y “Pero”. Son barreras para la creatividad y los enemigos naturales de los cómicos de improvisación; impiden que los artistas piensen libremente y construyan sobre las ideas de los demás. La improvisación nos enseña a convertir estas palabras en “Sí, y” siempre que sea posible, ya que este enfoque tiende a abrir las puertas que el “No” cierra.

    Para identificar la confianza y la creatividad en sus talleres de improvisación, por ejemplo, Four Day Weekend pregunta a los participantes si saben pintar. Normalmente, sólo un tercio de los adultos dicen que saben. Sin embargo, cuando preguntan a un público de niños pequeños, todos dicen que sí. Cuando se trata de creatividad, los niños tienen una mentalidad de “sí”. Creen en sí mismos y en los demás mucho más que los adultos.

    Cuando nos negamos a dejar que domine el juicio, podemos dar la bienvenida a nuevas ideas en el juego y vivir una vida de “Sí, y”. Es un camino que no requiere ninguna habilidad o formación especial, sólo una mentalidad abierta y la voluntad de colaborar.

    El verdadero éxito tiene que ver con el equipo, no con el individuo.

    Antes de formar Four Day Weekend, la mayoría de los miembros del grupo trabajaban en un club de comedia de Texas. Allí tuvieron cierto éxito, pero el propietario del club era avaricioso y controlador; entre bastidores, las cosas pronto se volvieron tóxicas.

    Los artistas dejaron de actuar y se convirtieron en un equipo.

    Los artistas dejaron de apoyarse mutuamente y se replegaron sobre sí mismos en un esfuerzo por fortalecerse. Como resultado, la improvisación rara vez funcionaba. Para los futuros miembros de Four Day Weekend, este escenario negativo supuso una poderosa lección: la unión hace la fuerza.

    La unión hace la fuerza.

    Esa fuerza está incrustada en la parte de “Sí, y” de la que es más fácil olvidarse. La parte que representa la colaboración, el intercambio de conocimientos y el trabajo en equipo. El “y”.

    Los buenos jugadores de equipo ven una oportunidad para el “y” cuando ven un hotspot – término de Four Day Weekend para el momento decisivo de una escena. En lugar de dejar que un compañero cómico fracase, se lanzan y ayudan con el poder del “Sí, y”. Creer que un equipo sube y baja a la vez es lo que hace a un gran cómico de improvisación; es algo de lo que también pueden aprender mucho los que no actúan.

    La improvisación es un arte.

    También es importante que el apoyo funcione a la inversa: que el equipo en su conjunto respete y apoye a los individuos. A Four Day Weekend se le recordó esto tras la marcha de su director musical, Paul, un verdadero animador e improvisador.

    Tras la marcha de Paul, la compañía tuvo que adaptarse al nuevo director, Ray. Cuando una crítica enumeró algunos fallos en la sección de improvisación musical que él protagonizaba, el grupo se dio cuenta de que no estaban aprovechando plenamente el talento de Ray. Era necesario trabajar en equipo para sacar a relucir esos talentos; en lugar de dejar la improvisación musical sólo en manos de Ray, todos contribuyeron a ayudar. Al final, el rendimiento del grupo en su conjunto se benefició y se hizo mucho más completo.

    Tan importante como apoyar a los miembros de tu equipo es mostrar aprecio a quienes te apoyan. Al principio de su historia -cuando Four Day Weekend aún tenía problemas con la venta de entradas-, un crítico teatral del Fort Worth Star Telegram pidió seguir al grupo y escribir un artículo sobre el espectáculo. El grupo aceptó y se desvivió por incluir al crítico y tratarlo con respeto y amabilidad. Al final, Four Day Weekend obtuvo una crítica elogiosa y un amigo para toda la vida; el crítico incluso se convirtió en uno de los primeros defensores de la compañía.

    Al final, hay poca diferencia entre los negocios y la comedia de improvisación en lo que se refiere al trabajo en equipo: apoyar a los demás y mostrar aprecio conduce al éxito, sea cual sea la empresa.

    Para llegar a cualquier parte en la vida, tienes que asumir riesgos y aprender a dejar de lado el “no”.

    No hay forma de evitarlo: los riesgos pueden dar un poco de miedo, seas quien seas. Pero si de verdad quieres conseguir algo, lo más importante que puedes hacer es salir de tu zona de confort y ponerte manos a la obra.

    Ahora bien, esto va en contra de la inclinación natural hacia la defensa preventiva: el miedo a exponerte porque no quieres parecer estúpido. Pero seguir con esa inclinación significa perder muchas oportunidades.

    En 1996, Four Day Weekend eran un grupo de amigos sin blanca de Dallas, Texas, con ganas de hacer reír a la gente. Pero para desarrollarse de verdad, los amigos sabían que necesitaban un cambio. Así que dijeron “Sí, y”. Se arriesgaron, juntaron todo el dinero que tenían y se mudaron a la cercana Fort Worth, que tenía una escena cultural aún más reducida.

    Allí consiguieron negociar una representación de seis semanas en un local, e incluso convencieron al gerente del teatro para que les iluminara a cambio de cerveza. ¡Su “Sí, y” era contagioso! Pero había otro aspecto igual de importante: Four Day Weekend sabía que los verdaderos riesgos sólo son posibles cuando se renuncia al “no”.

    “No” es una gran palabra. Ejerce control, pero eso no ayuda necesariamente en todas las situaciones. De hecho, puede limitar tu capacidad para adaptarte y pensar sobre la marcha.

    Toma los talleres corporativos de Four Day Weekend, en los que se pide a los participantes que hagan ejercicios de “Sí, y” y creen comedia de improvisación a partir de los escenarios, a menudo extraños, de los demás. Sorprendentemente, las personas con menos responsabilidad en una empresa son considerablemente mejores en estos ejercicios que los directores generales. Resulta que a menudo se espera que las personas poderosas utilicen la palabra “no” en los negocios. Eso hace que les resulte mucho más difícil soltarse y ver adónde les lleva lo inesperado.

    Esto no significa que no puedas rechazar cosas, ni en la improvisación ni en la vida. Simplemente muestra que hay una diferencia entre un no considerado y un no reactivo.

    Pongamos que un compañero de trabajo sugiere una nueva estrategia, algo que sabes que no ha funcionado en el pasado. Un no considerado implica escuchar primero y explicar después por qué la estrategia no es buena, mientras que un no reactivo es un rechazo insensible y rotundo.

    El no considerado es un no reactivo.

    El no considerado es productivo; valida el pensamiento de tu compañera de trabajo al tiempo que evita que imponga una idea poco práctica. Dejar de lado el no reactivo también crea una atmósfera mucho más creativa y abierta, en la que pueden florecer nuevas ideas y una mentalidad de “Sí, y”.

    Para conseguir cualquier cosa, tienes que creer en lo que haces.

    Si los miembros de Four Day Weekend no se hubieran esforzado por alcanzar su visión colectiva, nada de su éxito se habría producido. Pero ellos creían de verdad en su espectáculo cómico, mucho antes que nadie, y esa creencia les ayudó a perseverar cuando los tiempos se pusieron difíciles.

    Las entradas para el primer espectáculo de la compañía se agotaron, pero se debió sobre todo a la asistencia de familiares y amigos. Durante los meses siguientes, a menudo sólo vendían una quinta parte de las entradas. A pesar de estar arruinados, Four Day Weekend reinvertía en el grupo todo el dinero que ganaba. Era su forma de reivindicar el éxito, combinando sus intenciones con una profunda creencia en sí mismos para materializar sus objetivos. Su filosofía consistía en perseverar, solicitar siempre el éxito y esforzarse por inclinar la balanza a su favor.

    Por otra parte, les ayudó que su pasión fuera auténtica: si no hubieran sido fieles a sus objetivos comunes, lo habrían tenido mucho más difícil. Los miembros de Four Day Weekend siempre fueron auténticos apasionados de la improvisación, y esto les unió cuando pasaban apuros económicos. Pero aún es posible perder de vista una pasión compartida cuando los obstáculos se interponen en el camino.

    En 2007, Four Day Weekend tuvo la oportunidad de presentar un piloto en Los Ángeles. Atrapados por el sueño del estrellato de Hollywood, perdieron de vista sus valores fundamentales. Cuando el piloto fracasó, se culparon mutuamente y empezaron a distanciarse. Por suerte, volvieron a conectar gracias a un poco de introspección; preguntarse qué les importaba realmente les ayudó a redescubrir la pasión por la comedia de improvisación que les había unido en un principio.

    El juego del por qué es una forma estupenda de permitir este tipo de introspección productiva a un nivel muy personal. Pregúntate por qué haces lo que haces en la vida. Una vez que tengas una respuesta, pregúntate por qué es la respuesta, y sigue profundizando. Con el tiempo, llegarás al fondo de lo que te impulsa. Combina ese conocimiento con la confianza en ti mismo y, antes de que te des cuenta, estarás solicitando el éxito y haciendo realidad tus objetivos.

    Intenta siempre maximizar el Rendimiento de la Improvisación.

    En el mundo de la inversión, todo el mundo sabe que el objetivo es “maximizar el rendimiento”, es decir, recuperar lo máximo posible en relación con lo que has invertido. ¿Pero qué hay de maximizar algo más que el dinero? ¿Qué hay de priorizar la forma en que hacemos sentir a la gente?

    De eso trata el Rendimiento de la Improvisación.

    Esta idea es la clave de la improvisación de Four Day Weekend, y es la razón por la que trabajan tan duro para ofrecer al público una experiencia única cada noche. También es uno de sus principios rectores cuando sus clientes se quedan insatisfechos.

    Una noche, una mujer y su marido -usuario de silla de ruedas- intentaron asistir a un espectáculo de Four Day Weekend, pero no recibieron suficiente ayuda del personal para entrar en el local. Disgustados, se marcharon y enviaron a Four Day Weekend un airado correo electrónico sobre la experiencia.

    Four Day Weekend estaba horrorizado; siempre se habían enorgullecido de que su espectáculo fuera accesible. Como disculpa, ofrecieron a la pareja un reembolso, entradas gratuitas para otro espectáculo y una cena en uno de los mejores restaurantes de la ciudad. La pareja aceptó y envió después al grupo un brillante mensaje de agradecimiento y aprecio. Invirtiendo en sus clientes a nivel personal, el grupo pudo arreglar las cosas.

    La pareja aceptó.

    El Fin de Semana de Cuatro Días se basó incluso en la experiencia negativa. Al darse cuenta de que el personal del teatro formaba parte integrante de Return on Improvisation, el grupo se interesó más por las opiniones del personal. Esto permitió al grupo ofrecer una mejor experiencia a los clientes y mejorar el Retorno sobre la Improvisación para todos.

    Valorar a las personas como algo más que clientes también puede conducir, en última instancia, a logros que valgan más que cualquier ganancia financiera.

    En febrero de 2015, mientras actuaban para las Fuerzas Armadas estadounidenses en Kosovo, la compañía conoció a un joven soldado tejano entre el público, ¡que casualmente se llamaba George W. Bush! Les dijo que su sueño era conseguir una foto de su tocayo, el ex presidente, así que el grupo hizo todo lo posible por mover algunos hilos. Al final, su “Sí, y” no sólo dio como resultado una foto de George W. Bush, sino también una llamada personal suya para agradecer al soldado su servicio. Al interactuar con el soldado a nivel personal, Four Day Weekend hizo que un admirador ya existente se sintiera valorado y ganó un nuevo admirador en el ex presidente.

    Está claro que una mentalidad positiva de “devolver” nos beneficia tanto a nosotros como a la gente que nos rodea. Esta cultura de reciprocidad mutua tiene el poder de sostener a todos a largo plazo.

    La adaptabilidad puede convertir una crisis en un feliz accidente.

    La improvisación se basa en adaptarse a las situaciones para cambiarlas a mejor. De hecho, la adaptación es una habilidad importante en todos los ámbitos de la vida, basta con mirar a la estrella de la NBA Michael Jordan. Al principio de su carrera, Jordan fue criticado por su mediocre actuación defensiva. Pero en lugar de enfadarse, convirtió las críticas en una oportunidad para mejorar y se convirtió en uno de los mejores defensores de la liga.

    Jordan sabía, al igual que Four Day Weekend, que una crisis podría ser un feliz accidente disfrazado.

    Un gran ejemplo de accidente feliz ocurrió en 1998. Poco después de empezar su espectáculo en Fort Worth, uno de los miembros de Four Day Weekend, David, iba a casarse. Había planeado utilizar la zona exterior de un local para el banquete. Pero entonces se desató la crisis, en forma de tormenta.

    El grupo se vio obligado a entrar en un teatro de gran aforo abandonado. Sorprendentemente, lo que empezó como una crisis el día de la boda se convirtió en un feliz accidente con el descubrimiento del nuevo hogar de Four Day Weekend.

    Por supuesto, la perspectiva es clave para convertir una crisis en un feliz accidente. Si interpretas los acontecimientos con una mentalidad positiva de “Sí, y”, puedes transformar las experiencias potencialmente negativas en positivas.

    Four Day Weekend tuvo otra oportunidad de demostrar su adaptabilidad cuando se les ofreció la oportunidad de trabajar con Southwest Airlines, que quería que el grupo impartiera una sesión de formación. Desgraciadamente, debido a limitaciones presupuestarias, la aerolínea no pudo pagar la tarifa completa. Siguiendo su mentalidad de “Sí, y”, el grupo aceptó publicidad en la revista de a bordo como compensación.

    Sucedió que la revista fue leída por la congresista demócrata Linda Sánchez, que organizó la actuación de Four Day Weekend ante el Congreso. Todo esto ocurrió porque Southwest Airlines no había podido pagar los honorarios. Si el grupo no se hubiera adaptado y hubiera dicho “Sí, y”, este asombroso y feliz accidente nunca se habría producido.

    No dejes de aspirar a la grandeza, aunque parezca que lo has conseguido.

    Así que has pedido el éxito. Has convertido las crisis en oportunidades gracias al poder del “Sí, y”. Has aprendido a adaptarte a medida que se presentan nuevas situaciones, y has practicado el retorno a la improvisación.

    ¿Y ahora qué?

    Bueno, ahora necesitas seguir esforzándote. Tienes que fijarte nuevas metas.

    Incluso después de actuar ante el Congreso, Four Day Weekend se negó a renunciar a hacer una gran comedia. Para ellos, el viaje continúa. Siempre que un admirador pregunta a Four Day Weekend cómo triunfar en el mundo del espectáculo, ellos responden: “Ya te lo diremos si alguna vez ocurre”.

    Este tipo de ética significa que nunca te permites caer en la autocomplacencia. Al fin y al cabo, argumentan los Four Day Weekend, el 90 por ciento del mundo del espectáculo es trabajo duro y sólo el 10 por ciento es talento. Y a juzgar por su historia, el trabajo duro está bastante claro.

    Four Day Weekend cita a Emmitt Smith como el ejemplo perfecto de esto. Cuando se convirtió en el corredor número uno de la NFL, al héroe de la ciudad de Texas le preguntaron qué le motivaba. Respondió que, en lugar de buscar la motivación en cosas externas, la creaba él mismo, incluso conjurando oponentes imaginarios en el campo cuando no había nadie contra quien jugar.

    Está claro que Smith no se duerme en los laureles. Tú tampoco deberías hacerlo.

    Pero aunque mantenerte motivado y alcanzar tus objetivos está muy bien, el verdadero éxito es algo más que eso. Se trata de influir positivamente en las personas que te rodean.

    Por eso Four Day Weekend empezó a retribuir a su comunidad cuando su espectáculo se hizo famoso en todo el país. El grupo ofrece espectáculos gratuitos y entradas de cortesía a miembros de las fuerzas armadas y a personas necesitadas. Al fin y al cabo, la improvisación implica tanto dar como recibir, tanto dentro como fuera del escenario. Prácticas como éstas han integrado cada vez más al grupo en la vida cívica de Fort Worth, la ciudad que adoran y que lanzó efectivamente su carrera.

    Sus acciones caritativas han contribuido a que el grupo se sienta cada vez más unido a Fort Worth.

    Sus acciones caritativas llevaron al grupo a actuar en actos de alto nivel, como el vigésimo quinto aniversario de boda del alcalde y una fiesta para celebrar la compra de los Texas Rangers. Con el tiempo, también les ofrecieron puestos como Empresarios Residentes en la Universidad Cristiana de Texas.

    Al darse cuenta de que tenían una vida útil, el grupo decidió ampliar su centro de formación para dar más oportunidades a la generación más joven, mientras la compañía original reducía gradualmente sus espectáculos. Estos esfuerzos por retribuir surgieron del deseo de garantizar que Four Day Weekend siguiera haciendo el bien en la sociedad, mucho después de que los miembros originales se hubieran ido.

    Four Day Weekend sostiene que la idea de dejar un legado positivo se ignora con demasiada frecuencia en los negocios, donde la lucha por llegar a la cima ha primado sobre el intercambio y el estímulo mutuos. Una forma mejor, argumentan, sería que la gente aprendiera las lecciones de la improvisación: empezar a decir “Sí, y” en los negocios y en la vida.

    Conclusiones

    El mensaje clave de estos resúmenes:

    El mundo necesita más positividad, creatividad y trabajo en equipo, todo lo cual se cultiva en los valores de la comedia de improvisación. Todos podríamos beneficiarnos de la adopción de los principios de la improvisación del “Sí, y” para aumentar la felicidad y efectuar cambios en nuestras propias vidas, así como en las vidas de quienes nos rodean.

    Consejos para la acción:

    El mundo necesita más positividad, creatividad y trabajo en equipo.

    Consejos Accionables:

    Da un “Sí” a los que te rodean.

    Haz “regalos” a la gente que te rodea.

    Prioriza escuchar realmente a la gente; haz que tus familiares, compañeros de trabajo y amigos se sientan escuchados cuando hablan. Observa sus reacciones y fíjate si notas que el ambiente entre vosotros cambia y se vuelve más distendido. Vigila esto a lo largo de unos días para ver si tu escucha ha contribuido a que se arraigue una nueva cultura de positividad.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: El poder del no, de James y Claudia Altucher

    Ahora que ya conoces el poder del “Sí, y” y las formas en que el “no” puede limitar las oportunidades, es hora de echar un vistazo al otro lado de la cuestión. En El Poder del No, los autores James y Claudia Altucher esbozan los momentos adecuados para decir “no”

    .

    En el resumen de El Poder del No, aprenderás a seguir tus sueños y a expresar gratitud, siendo capaz de decir “no” a las cosas que perjudican tus relaciones y tu crecimiento personal. Para aprovechar el potencial de esta pequeña palabra, visita el resumen de El Poder del No!

Leave a comment