Grit to Great

Cómo la perseverancia, la pasión y la suerte te llevan de lo ordinario a lo extraordinario

Levántate del sofá y empieza a alcanzar tus objetivos.

Probablemente te preguntas de vez en cuando cómo habría sido tu vida si hubieras seguido tus sueños y te hubieras convertido en una estrella del rock, un atleta famoso o un empresario multimillonario. Tal vez pienses que simplemente no tenías suficiente talento.

Sin embargo, como te mostrará este resumen, el talento no es suficiente. Lo que necesitas es Grit. El valor es lo que hizo de Michael Jordan un jugador de baloncesto de tanto éxito, lo que hizo posible el iPhone y la razón por la que sabes quién es Oprah Winfrey. ¿Qué es el valor? Es la capacidad de trabajar duro y tener la mentalidad de volver a la carga. Es lo que necesitas desarrollar si quieres cumplir tus sueños.

En este resumen aprenderás

  • por qué los sueños diarios pueden ser peligrosos;
  • cómo el fracaso de Jia Jang como empresario le hizo famoso;y
  • cómo escribir un bestseller a los 98 años.
  • .

El talento no te llevará tan lejos como el trabajo duro y la pasión.

“El valor es sudor, no fanfarronería. Carácter, no carisma.”

¿Alguna vez has tenido la sensación de que otros destacan sin esforzarse, aparentemente aprovechando su talento? En las escuelas de todo el mundo, algunos chicos no estudian nunca y, sin embargo, sacan buenas notas, mientras que otros se pasan el día inclinados sobre los libros sólo para mantenerse al día. Pero lo cierto es que quienes confían en el talento no llegarán lejos en la vida.

De hecho, el talento está totalmente sobrevalorado. Eso se debe a que muchas personas con talento tienen potencial para la grandeza, pero se dan cuenta desde muy jóvenes de que pueden arreglárselas con su talento sin trabajar duro. En cambio, las personas con menos talento se esfuerzan por alcanzar el éxito y superarse. Buscan temas y trabajos que les interesen, no sólo aquellos en los que son buenos por naturaleza.

Así que, aunque pueda parecer que las personas con talento son los triunfadores del mundo, en realidad son los que tienen que trabajar más duro los que acaban teniendo más éxito. Esto se debe a que mientras las personas con talento sueñan, los demás lo consiguen.

Echa un vistazo a un estudio realizado en Nueva York por la profesora de psicología Gabriele Oettingen en el que se comparaban los hábitos de estudio y las carreras posteriores de los estudiantes de posgrado. El análisis descubrió que los estudiantes que pasaban más tiempo soñando despiertos sobre sus aspiraciones que poniéndose a trabajar, acababan teniendo menos ofertas de trabajo y sueldos más bajos tras la graduación que los que dedicaban muchas horas.

El trabajo duro te ayudará a conseguir el empleo que deseas. Por ejemplo, los autores dirigen una agencia de publicidad, y hace unos años estaban desesperados por conseguir un nuevo gran cliente: el gigante de la restauración Wendy’s.

¿Su estrategia?

Durante meses trabajaron 70 y 80 horas a la semana, llegando incluso a trabajar en Wendy’s para conocer a fondo sus operaciones. No pasaron ni un minuto sin prepararse para su presentación. Consiguieron el contrato y Wendy’s dijo que habían elegido a la empresa porque era la que más había trabajado y, por tanto, la mejor.

En algún momento tienes que arriesgarte, zambullirte en lo desconocido y confiar en tus capacidades.

“Darse la vuelta es mucho menos doloroso que caerse de bruces”

Cuando el artista de la cuerda floja Nick Wallenda atravesó el Gran Cañón con un cable de 3.000 metros de longitud, resbaló y no tenía ninguna red de seguridad que le atrapara. Pero no se cayó. En lugar de ello, utilizando únicamente su habilidad y un entrenamiento intensivo, consiguió mantenerse en el cable.

Y al igual que Nick, llegará un momento en tu carrera en el que necesites perder la proverbial red de seguridad. Porque si tienes agallas y pasión, tu carrera despegará, y si quieres subirte a la ola de este éxito tendrás que abandonar tu zona segura. Éste es el momento en que las personas con agallas empiezan a asumir riesgos calculados y a lanzarse de cabeza a aguas inexploradas.

Pero si tienes agallas y pasión, tu carrera profesional despegará.

Pero eso no significa que debas lanzarte a cualquier situación. Por ejemplo, supongamos que eres el director general de una empresa y estás deseando entrar en un nuevo mercado. Es esencial que primero analices los riesgos y la competencia, porque no hay nada peor que no evaluar los posibles peligros y que, como consecuencia, tu empresa se hunda.

Sin embargo, si te quedas corto, la valentía te ayudará a aceptar el rechazo y aprender de él. Por ejemplo, quizá eras un aspirante a empresario pero no podías afrontar el rechazo de los inversores. Pues bien, aunque el rechazo te escueza, siempre puedes sacarle algo positivo.

Pongamos por caso a Jia Jiang, que dejó la seguridad de su trabajo en tecnología e, inspirado por Steve Jobs, se lanzó como empresario. Fue rechazado una y otra vez y muy pronto estuvo a punto de rendirse, pero en lugar de eso se armó de valor y convirtió su rechazo en una ventaja al iniciar el proyecto 100 Días de Rechazo.

Puso su proyecto en Internet y se hizo famoso en el proceso. Ahora tiene un contrato para un libro y ha aparecido en charlas TED.

El éxito no llega de la noche a la mañana y la paciencia es esencial para alcanzar tus objetivos.

¿Sabías que Van Gogh sólo vendió un cuadro antes de morir? Puede resultar chocante, ya que sus cuadros han cautivado a los amantes del arte de todo el mundo y han alcanzado precios récord. Pero aunque no obtuvo reconocimiento en vida, Van Gogh pintó más de 2.000 cuadros.

¿Cómo?

Con dedicación y determinación.

Esto se debe a que la mayoría de los proyectos tardan mucho tiempo en progresar realmente y aún más en alcanzar el éxito. Como resultado, muchas personas pierden la motivación y la paciencia a mitad de camino y simplemente abandonan. Pero hay otra opción.

Puedes mantener la motivación durante los proyectos a largo plazo alegrándote de los pequeños logros que marcan tu camino. Por ejemplo, el abogado estatal Mike Moore, que se hizo famoso por su batalla legal contra las Grandes Tabacaleras, se pasó años intentando responsabilizar a los enormes conglomerados tabacaleros de innumerables muertes relacionadas con el cáncer de pulmón. Pero sus intentos fueron rechazados una y otra vez por distintos fiscales estatales.

Sin embargo, con el paso de los años, fue formando poco a poco un equipo estelar, se sintió motivado por las pequeñas muestras de apoyo que recibió de otros fiscales estatales y, finalmente, consiguió que los tribunales obligaran a las tabacaleras a pagar 100.000 millones de dólares a 46 estados diferentes, para cubrir los costes médicos del tabaquismo.

Sin embargo, los tribunales no le dieron la razón.

Pero algunas personas pensarán que a medida que envejecen, menos es posible. Por tanto, es esencial que, a medida que envejeces, mantengas tu motivación y nunca te conformes. En lugar de eso, haz un uso productivo de tu tiempo planificando cada año. No dejes que una actitud de “todavía no” gobierne tus decisiones y nunca sientas que eres demasiado viejo para hacer las cosas que te apasionan. No eres demasiado viejo y nunca lo serás.

Por ejemplo, el capitán James Henry, que se crió en una granja pero llegó a ser pescador, no aprendió a leer hasta los 92 años. No sólo eso, sino que escribió un bestseller autobiográfico titulado En lenguaje de pescador a la madura edad de 98 años.

El éxito significa aprender de tus experiencias y adaptarte a las nuevas.

Todos hemos experimentado el fracaso y todo el mundo sabe que puede ser duro. Sin embargo, no son tus fracasos los que te definen, sino lo que haces con ellos. Por ejemplo, incluso a los mejores jugadores de póquer se les reparten manos perdedoras algunas veces, pero los mejores saben aprender de sus errores y crecer a través de ellos.

Y esto no sólo es cierto para los jugadores de cartas. Independientemente de lo que hagas, a lo largo de tu carrera te enfrentarás inevitablemente al fracaso y a obstáculos aparentemente insuperables, pero cada uno de estos retos es una oportunidad para aprender y mejorar. Por ejemplo, a Eleanor Longden le diagnosticaron esquizofrenia tras oír voces en su cabeza que jugaban con sus miedos más profundos al fracaso y al abandono.

Pero no dejó que su enfermedad la venciera. En lugar de ello, empezó a estudiar psicología, se doctoró y ahora forma parte del consejo de una organización mundial de apoyo e investigación que ayuda a personas con la misma enfermedad mental que ella.

Sin embargo, levantarse de la adversidad no significa que la valentía deba provenir del miedo a perderlo todo. Por el contrario, debería consistir en ganar más de lo que jamás hubieras imaginado. De hecho, las personas con agallas no tienen éxito porque teman fracasar, sino porque ven lo que pueden ganar si logran sus objetivos.

Esta forma de pensar permite a las personas con agallas lograr lo que parece imposible y conquistar cualquier reto que se encuentren. En otras palabras, no fracasan, fracasan hacia delante. Por ejemplo, al principio, Oprah Winfrey fue degradada de su primer trabajo como presentadora de televisión porque su jefe no creía que estuviera “hecha para la televisión”. Pero, obviamente, ella no se rindió. Estaba decidida a triunfar y todos sabemos cómo se convirtió: en una de las mayores estrellas de la televisión de la historia.

Ayudar a los demás aumentará tus agallas.

“Con agallas, no se sabe lo lejos que puedes llegar, lo mucho que puedes hacer o el éxito que puedes alcanzar. Entonces, ¿a qué esperas?”

¿Te has preguntado alguna vez cómo consiguieron sobrevivir los humanos de hace miles de años, a pesar de los elementos, las enfermedades y los animales salvajes? La clave de su éxito fue el trabajo en grupo: ayudarse mutuamente, compartir alimentos y aumentar la calidad de vida de los demás fue esencial para el desarrollo de las primeras comunidades humanas. Lo mismo ocurre hoy en día.

De hecho, ayudar a los demás aumentará tu propia motivación. Por ejemplo, ¿alguna vez has echado una mano a una anciana llevándole sus pesadas bolsas? ¿Has ofrecido una manta, cobijo o comida a una persona sin hogar? Si has hecho estas cosas, o alguna parecida, probablemente te habrás sentido mejor persona y habrás experimentado una oleada de gratificación.

Bueno, pues… ¿has hecho algo?

Pues bien, es esta gratificación la que puede aumentar tu valor. Por ejemplo, Navyn Salen era una ama de casa con tres hijos. Un día tomó la decisión de ayudar a los niños africanos desnutridos. Tardó años en crear una ONG y el apoyo necesario para ampliar su red, pero después de años invirtiendo cada momento libre, ahora ha conseguido ayudar a más de 2,5 millones de niños en 44 países.

Ayuda a los niños africanos con desnutrición

Ayuda a los niños africanos con desnutrición.

Así pues, ayudar a otras personas puede llevarte a hacer cosas que no habrías creído posibles, pero también te ayuda a forjar tu carácter y a conocer gente nueva. Esto se debe a que ayudar a los demás te proporcionará una conexión más profunda con tus propias emociones y personalidad. Por ejemplo, verás que puedes actuar desinteresadamente y ser amable. Pero también conocerás a otras personas con ideas afines con las que colaborar, algo que llevará tu trabajo al siguiente nivel.

Pero no sólo eso.

No sólo eso, sino que una vez que conozcas a personas que compartan tus valores, ¿por qué no ofrecerles algo de tu valor? Es fácil, sólo tienes que enseñar a otras personas a ser amables, resistentes y a perseverar. El resultado será una mayor motivación para todos los implicados.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

La clave del éxito es grit: resistencia, paciencia, pasión y trabajo duro. Así que, en lugar de soñar despierto y aprovecharte de tus habilidades naturales, ponte manos a la obra y esfuérzate por conseguir tus objetivos. Hacerlo significa utilizar el fracaso en tu beneficio, asumir riesgos calculados y enfrentarte con valentía a lo desconocido.

Consejos Accionables:

Dos pájaros de un tiro: corre un maratón y deja la comida basura.

Mucha gente desearía poder correr un maratón y, sin embargo, muchos de nosotros seguimos pasando el sábado tirados en el sofá con una bolsa de patatas fritas. Pero es fácil cumplir este objetivo mientras dejas tu hábito de la comida basura. Sólo tienes que elaborar un plan de entrenamiento y, cada vez que sientas la tentación de darte un capricho de comida rápida, coge las zapatillas de correr.

Sugerido más lectura: Mindset de Carol Dweck

Mindset analiza las diferencias entre las personas con una mentalidad fija y las que tienen una mentalidad de crecimiento. Nuestra mentalidad determina la forma en que afrontamos las situaciones difíciles y los contratiempos, así como nuestra disposición a enfrentarnos a nosotros mismos y mejorar. Este libro demuestra cómo podemos alcanzar nuestros objetivos cambiando nuestra mentalidad.

¿Tienes comentarios?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Deja una respuesta
Related Posts