Getting There

Un libro de mentores

Un mentor puede inspirarte y empujarte a perseguir tus sueños.

Hay muchas personas en la vida que nos inspiran: profesores, gerentes, artistas, incluso figuras históricas. A estas personas se les llama mentores, y sus consejos y experiencia pueden tener un valor incalculable.

Sin embargo, aunque no todo el mundo tiene la suerte de encontrar un mentor que le guíe personalmente, podemos buscar las historias de las vidas de otros para que nos ayuden en nuestras propias búsquedas.

En este resumen, conocerás a seis personas de éxito y aprenderás cómo se abrieron camino en el mundo. Cada una de ellas ha recorrido un camino diferente y ha superado retos individuales.

Pero lo que conecta todas estas historias es la inspiración que hay detrás de cada experiencia, y es esta inspiración la que puede ser tu “mentor” mientras exploras tu propio camino hacia el éxito.

En este resumen, descubrirás

  • cómo los valores de un soldado pueden dar forma a un artista de éxito;
  • cómo ser un “mentor” puede ayudar a lograr el éxito.
  • cómo ser malo comunicando inspiró la creación de Craigslist; y
  • cómo Teach for America comenzó con una estudiante decidida.

El hijo de un ingeniero de éxito sigue su propio camino para convertirse en decano de la Escuela de Negocios de Harvard.

¿De niño admirabas a tus padres? Muchos lo hacíamos y seguimos haciéndolo. No es raro que la gente incluso siga los pasos de sus padres cuando se trata de una carrera profesional.

Eso es exactamente lo que se propuso hacer el decano de la Harvard Business School, Nitin Nohria.

Nohria tuvo un gran modelo en su padre. Nacido en una humilde aldea de la India donde pocos tenían acceso a la educación, el padre de Nohria fue uno de los primeros en graduarse en el instituto. Después estudió en el extranjero y, una vez de vuelta en la India, aprovechó su título de ingeniero para convertirse en director general de una importante empresa.

Con la esperanza de que su padre se sintiera orgulloso, Nohria también se licenció en ingeniería, aunque tuvo problemas con las malas notas en la escuela. El motivo era su pasión por la literatura, que le consumía la mayor parte de su tiempo.

Las notas de Nohria en las clases de ciencias de la universidad seguían siendo medias, pero destacaba en las asignaturas optativas: historia, literatura y economía.

Esto le hizo pensar que, después de todo, tal vez su camino no estuviera en la ingeniería. Así que decidió probar suerte en una nueva dirección. De forma emocionante, recibió una beca para estudiar finanzas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Nohria hizo las maletas y se trasladó a Estados Unidos.

Una vez en el MIT, como era de esperar, Nohria destacó en sus clases de humanidades. Inspirado por sus éxitos, cambió a una licenciatura en gestión, y finalmente completó un doctorado en la materia.

El momento culminante de todo su duro trabajo llegó cuando le ofrecieron el puesto de decano en la Escuela de Negocios de Harvard.

Nohria cree que ha vivido el sueño Americano. Como su padre antes que él, nunca dejó de trabajar para crear nuevas oportunidades. Y aunque no haya seguido exactamente el camino de su padre, Nohria se alegra de haber tenido un mentor así en su vida.

Desgraciadamente, no todos los padres inspiran a sus hijos de la misma manera. Sin embargo, esto no significa que estos niños no puedan lograr grandes cosas por sí mismos.

La artista Marina Abramović canalizó una infancia problemática hacia un arte cargado de emociones.

“Si no recibes amor de tu familia, recurres a otras cosas para conseguirlo. Yo obtengo el amor que necesito de mi público.”

Los padres ausentes, controladores o faltos de amor no sólo conducen a una infancia problemática, sino que casi siempre están en el origen de las dificultades psicológicas en la edad adulta.

No obstante, las dificultades que las personas experimentan cuando son niños pueden motivarlas más adelante en la vida. La artista de performance Marina Abramović es un ejemplo increíble de ello.

Abramović nació en Belgrado, Serbia, de padres activos en grupos paramilitares. Con frecuencia estaban ausentes; sin embargo, cuando estaban en casa, el control y el orden eran sus métodos de crianza preferidos.

La madre de Abramović era germofóbica y extremadamente estricta con su hija. La sacudía para despertarla si Abramović estaba durmiendo torcida en la cama, y también prohibía a Abramovjugar con otros niños.

Abramović pasó la mayor parte de sus primeros años sola, pero sabía entretenerse, aprendiendo a dibujar y pintar a los tres años. Con sólo 12 años, Abramović celebró su primera exposición de arte.

Siguió dedicándose al arte y se graduó en academias de arte de Belgrado y Zagreb (Croacia). Fue durante esta época cuando hizo un gran descubrimiento sobre su relación con el arte.

Abramović vio un día volar por encima de ella aviones a gran velocidad que dejaban líneas de estela en el cielo azul. Estas rayas fascinaron a Abramović, dibujos audaces que aparecían sólo para desaparecer rápidamente. Se dio cuenta de que el arte podía surgir de cualquier cosa del mundo, incluso de su propio cuerpo. Estas ideas constituyeron el núcleo de la larga e ilustre carrera de Abramović como artista de la performance.

Pero cuando Abramović empezó, el arte de la performance no se consideraba una forma de arte legítima. Fue objeto de duras críticas, incluso de burlas. Pero siguió trabajando, creando espectáculos en los que llevaba su cuerpo y su mente al límite. Hoy es un éxito mundial.

Las experiencias de Craig Newmark como forastero empollón le llevaron a fomentar la creación de comunidades en Internet.

Los adolescentes empollones lo tienen difícil. Fascinados por la electrónica pero agobiados por unas torpes habilidades sociales, muchos jóvenes inteligentes pero frikis se sienten a menudo excluidos y solos.

Pero muchos empollones han triunfado en el mundo moderno. Algunos, como Craig Newmark, lo consiguieron combinando la tecnología con algo en lo que nunca fueron muy buenos: la comunicación.

Newmark se describía a sí mismo como un “empollón informático” mientras crecía. Los actos sociales eran de temer. Aunque en el fondo era un buen chico, no tenía muchos amigos, y esto le desconcertaba. Sin embargo, un día, durante una discusión en clase, se dio cuenta de lo que le había estado frenando: sus escasas habilidades de comunicación.

Newmark sabía que, aunque se había perdido años de socialización en el instituto, no todo estaba perdido. Internet -una tecnología bastante nueva en 1995- podía darle una segunda oportunidad de relacionarse con la gente.

Se dio cuenta de que Internet era especialmente útil para conectar a la gente y permitir que se ayudaran mutuamente. Newmark decidió aprovechar la oportunidad para crear algo online que hiciera que los demás se sintieran implicados e incluidos.

Así que empezó simplemente enviando correos electrónicos a sus amigos con consejos sobre próximos eventos de arte y tecnología. La gente se enteró de la lista de Newmark y preguntó si podían apuntarse. Pronto los miembros de la lista le sugirieron que incluyera también información sobre ofertas de trabajo, servicios e incluso anuncios de ventas.

No habían pasado ni seis meses cuando Newmark recibió un correo electrónico con 240 anuncios, demasiados para incluirlos en un solo correo. Así que decidió crear su propio servidor de listas, llamado Craig’s List. En 1997, Craig’s List recibía un millón de visitas al mes. Sólo dos años después, la lista se convirtió en una empresa, llamada Craigslist.

Craig’s List.

Newmark sigue dirigiendo Craigslist según su lema original: “Dale un respiro a la gente”. Su objetivo es desarrollar un sentimiento de confianza y pertenencia en las comunidades urbanas de todo el mundo, y ayudar a la gente a conectar con otras personas para resolver los problemas cotidianos.

Wendy Kopp demostró que ser idealista no significa necesariamente ser poco realista.

“No necesitas a todo el mundo; sólo necesitas a unas pocas personas que realmente crean en ti y en tus ideas”

¿Cómo puedes juzgar si sólo eres ambicioso o estás completamente loco? Aunque la gente te diga que tus objetivos no son razonables, sólo tú y tu instinto podéis decir si vas por buen camino. Wendy Kopp es una líder que cree que si sientes que merece la pena hacer algo, hazlo.

Todo empezó durante el primer año de Kopp en la Universidad de Princeton. Deseosa de marcar la diferencia, se unió a una organización estudiantil y, junto con otros miembros, se dirigió al director general de una importante empresa con sede en San Luis en un esfuerzo por recaudar fondos.

Tras la presentación del grupo, el director general señaló el barrio pobre que se veía desde su ventana. Preguntó a los estudiantes por qué debía apoyar sus objetivos cuando otros tenían necesidades mucho más urgentes. Estas palabras resonaron en Kopp.

Kopp decidió entonces que se dedicaría a una causa mayor: la educación igualitaria. Ideó un proyecto para mejorar la educación pública reclutando y formando a los mejores licenciados de Estados Unidos para que se convirtieran en profesores en distritos escolares de bajos ingresos.

Los mejores profesores de Estados Unidos se convirtieron en profesores en distritos escolares de bajos ingresos.

Calculó el presupuesto del proyecto en 2,5 millones de dólares, una cantidad que sus profesores rechazaron. Insistieron en que era demasiado idealista y que no había forma de que consiguiera los fondos necesarios. Kopp no se rindió y puso en marcha su plan.

Para recaudar dinero, Kopp envió cientos de cartas a directores generales y líderes empresariales. Los pocos que respondieron se limitaron a decirle que estaba apuntando demasiado alto. Pero esto no la disuadió.

Kopp empezó a contratar directamente a licenciados. Tras conseguir más de 2.500 estudiantes interesados, los medios de comunicación se hicieron eco de su proyecto. Cuando la historia se hizo pública, los donantes se pusieron en contacto con ella. Kopp recaudó rápidamente los fondos que necesitaba, incluso una subvención de 500.000 dólares del ex candidato presidencial Ross Perot.

El programa de Kopp, Teach For America, comenzó su fase de formación con 489 profesores. Superando el rechazo, Kopp pudo mantener su proyecto en marcha hasta que finalmente despegó.

Sara Blakely, de Spanx, aprendió de sus fracasos pasados para descubrir su vocación por pura casualidad.

“Creo que la derrota es la forma que tiene la vida de darte un codazo y hacerte saber que estás fuera de rumbo”

¿Recuerdas qué querías ser de mayor? ¿Quizá médico, bailarina o bombero? Mucha gente sigue aferrándose a los sueños de la infancia, ¡y eso está bien! Sin embargo, a veces el destino tiene reservado algo aún más especial.

Durante toda su vida, Sara Blakely quiso ser abogada. De niña había visto a su padre trabajar en los tribunales y estaba decidida a ser como él. Pero cuando llegó el momento de presentarse a las pruebas de acceso a la facultad de derecho, Blakely suspendió no una, sino dos veces.

Devastada, Blakely renunció a su sueño y se dedicó a vender faxes de puerta en puerta, a menudo a clientes poco dispuestos.

Aunque no era necesariamente una profesión satisfactoria, este trabajo le proporcionó a Blakely una cosa: inmunidad a la palabra “no”. Los clientes le rompían la tarjeta de visita en la cara o incluso llamaban a la policía para que la escoltara fuera del edificio, y aun así Blakely no aceptaba un no por respuesta.

Pero Blakely deseaba vender un producto que realmente le interesara. Quizá se le ocurriera uno a ella misma. Pero, ¿cuál sería ese producto?

Mientras se vestía para ir a una fiesta, cortó los pies de un par de medias para poder llevarlas con sandalias. Al ver lo favorecedoras que le quedaban las medias bajo la ropa, Blakely se dio cuenta de que ése era un producto que podía desarrollar y vender: ropa moldeadora cómoda e invisible.

Investigó, patentó y trabajó en red en secreto durante un año. Muchos fabricantes locales se negaron a fabricarle un prototipo, pero Blakely estaba tan acostumbrada al rechazo que nada podía detenerla. Sin embargo, el dueño de una fábrica pensó que a sus tres hijas les gustaría el producto y decidió darle una oportunidad. Ésa fue su oportunidad.

El Spanx de Blakely se ha convertido en un artículo de culto, al que se hace referencia en programas populares como Sex and the City y The Oprah Winfrey Show. Imagínate si la hubieran admitido en la Facultad de Derecho: nunca se habría convertido en empresaria ni en una de las multimillonarias más jóvenes de Estados Unidos.

John Paul DeJoria experimentó un éxito asombroso, pero nunca olvidó de dónde venía.

¿Puedes imaginar a un líder empresarial que se ducha en pistas de tenis públicas y sólo tiene 2,50 dólares para gastar cada día? Parece increíble, pero así de duro puede ser empezar un nuevo negocio. El propietario de una marca de lujo, John Paul DeJoria, puede dar fe de ello.

Si algo le enseñó la madre de DeJoria fue que el éxito no tiene nada que ver con el dinero. Más bien, el verdadero éxito se deriva de trabajar duro y ser feliz.

Hubo una época en la infancia de DeJoria en la que él, su hermano y su madre sólo tenían unos pocos céntimos!

¿Qué es el éxito?

A pesar de la adversidad a la que se enfrentaban, la familia sabía que eran felices. Tenían comida para comer y un pequeño huerto. Su infancia fue la base del enfoque de DeJoria hacia los negocios. Empezó desde abajo, realizando todo tipo de trabajos ocasionales.

Pero tanto si hacía jardineras como si conducía grúas o vendía enciclopedias de puerta en puerta, había una cosa que DeJoria siempre se esforzaba por hacer: ayudar a sus clientes a tomar la decisión correcta. Este principio ayudó a DeJoria a adquirir más responsabilidad en funciones de gerente.

Después de trabajar en distintos empleos, DeJoria unió sus fuerzas a las de su amigo Paul Mitchell para crear una de las mayores empresas estadounidenses de cuidado profesional del cabello, John Paul Mitchell Systems.

¡

Incluso en los primeros tiempos, DeJoria tenía que vivir en su coche! Pero él y Mitchell nunca perdieron la fe en su empresa, y al final dio sus frutos. Con el éxito de John Paul Mitchell Systems en su haber, DeJoria ha fundado muchas otras empresas.

Su marca Patrón es una marca mundial de tequila, frecuentemente mencionada en la música pop; DeJoria también participa activamente en el comercio de diamantes. Sin embargo, independientemente de la empresa o el sector, DeJoria siempre se ha mantenido firme en sus principios de trabajar duro y ayudar a los clientes a hacer la mejor elección.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

El camino hacia una empresa de éxito es un viaje que dura toda la vida, como demuestran las historias de mentores influyentes. Tanto si su infancia está llena de inspiración como de adversidades, los mentores aprenden de sus experiencias, descubriendo sus verdaderos valores y las habilidades que les serán útiles más adelante.

Consejos Accionables:

Habla claro!

La próxima vez que estés en una reunión y veas que la gente no te presta atención, piensa en cómo suena tu voz. ¿Tu tono es nervioso, sarcástico o pesimista? Si es así, no es de extrañar que la gente prefiera no prestarte atención. Intenta transmitir optimismo y entusiasmo, y observa cómo das forma a la discusión.

Sugerimos más lectura: El Código del Creador de Amy Wilkinson

El código del creador (2015) desvela las habilidades esenciales necesarias para tomar una gran idea y convertirla en una empresa de éxito. Elaborado a partir de 200 entrevistas con docenas de emprendedores líderes, incluidos los fundadores de LinkedIn, eBay, Tesla Motors, Airbnb, PayPal, JetBlue y otros, este libro te ayudará a ver mejor qué áreas necesitas abordar para convertir tu pasión en el líder del mercado del mañana.

¿Qué opinas?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Deja una respuesta
Related Posts