Getting Along

Cómo trabajar con cualquiera (incluso con personas difíciles)

Cómo una enemiga del trabajo puede ser el mayor problema de tu carrera, o una ventaja.

Piensa en tu mejor amiga del trabajo. Puede que sea la persona que te coge un café con leche extra de camino a la oficina, o puede que esté al tanto de todo el drama de tu familia política. Sea lo que sea lo que hace especial a esta persona, tus relaciones estrechas son la clave para elevar un simple trabajo de nueve a cinco a algo que esperas con ilusión, que te motiva y te inspira, y que te hace tener ganas de ir a trabajar cada día.

Positivas, que te apoyen y que te ayuden en tu trabajo.

Las relaciones laborales positivas y de apoyo pueden ayudarte a ser más creativo, más productivo y más feliz, mientras que los entornos laborales negativos pueden reducir la calidad de tu trabajo y de tu vida. En esta breve idea, aprenderás a gestionar tus relaciones y a hacer del trabajo un lugar del que disfrutes.

Getting Along
SPONSOR

Las relaciones en el lugar de trabajo tienen un fuerte impacto en tu vida laboral, tu productividad y tu felicidad.

Podría ser razonable suponer que un ejecutivo de la lista Fortune 500 en un despacho en la esquina tiene una experiencia laboral mejor y más feliz que alguien que se afana, digamos, en una fábrica por el salario mínimo. O quizá apostarías sobre seguro a que un cooperante de una inspiradora organización de justicia social vuelve a casa sintiendo más alegría y satisfacción que un trabajador de un restaurante de comida rápida.

No tan rápido.

Si ese ejecutivo está rodeado de compañeros de trabajo agresivos y hostiles en un entorno de perro come perro, pero el trabajador de la fábrica tiene al menos tres buenos amigos con los que disfruta bromeando a diario, podría ser exactamente lo contrario.

Si el trabajador de un restaurante de comida rápida cuenta con el apoyo de un jefe comprensivo, mientras que el gerente se apropia constantemente de las ideas del cooperante, repartir patatas fritas a través de una ventanilla de autoservicio puede ser un trabajo más gratificante que ocuparse de la pobreza.

En lo que respecta a la satisfacción laboral, los trabajadores con empleos mundanos pueden sentirse tan satisfechos y realizados como los que tienen trabajos inspiradores. ¿Y cuál es el secreto de una vida laboral satisfactoria? El salario y los beneficios son importantes, por supuesto, pero el factor más importante para una vida laboral satisfactoria pueden ser las conexiones sociales a la antigua usanza.

He aquí un interesante estudio que examinó el efecto de las personas solidarias. Se llevó a dos grupos a la base de una colina, un grupo con escaladores en solitario y el otro grupo con escaladores en pareja. A cada persona se le dio una mochila pesada y se le pidió que estimara lo empinada que era la colina que tenían delante. Los que estaban emparejados estimaron de forma abrumadora una subida más suave y factible que los que se enfrentaban a la perspectiva en solitario.

El caso contrario es cierto.

Lo contrario también es cierto. Los estudios demuestran que quienes se sienten infelices en el trabajo debido a las relaciones laborales afirman que trabajan deliberadamente menos o peor. Durante la pandemia del COVID-19, un estudio reveló que las personas que declararon ser menos productivas también se sentían menos conectadas.

En situaciones extremas, enfrentarse a entornos laborales desagradables u hostiles puede incluso tener un efecto perjudicial para la salud. En un estudio, se separó a las parejas en dos grupos. En un grupo había parejas que se peleaban mucho, mientras que en el otro había parejas que declaraban tener relaciones fuertes y solidarias. Se hicieron pequeños cortes en la piel de los participantes. Los que tenían relaciones más felices se curaron antes.

Estás programado para que te afecte cómo te tratan los demás. Cuando tu gerente te regaña delante de tus compañeros, o te enteras de que un compañero ha destrozado tu proyecto a tus espaldas, tu cerebro siente como si te hubieran atacado físicamente. Tu amígdala -una zona del cerebro con forma de almendra- libera cortisol y adrenalina, hormonas de lucha o huida que pueden provocar manifestaciones físicas como respiración superficial o mandíbula apretada. No es divertido y, a largo plazo, es perjudicial para tu carrera profesional.

Entonces, ¿qué debes hacer si te encuentras atrapado en un lugar de trabajo con relaciones poco ideales?

Gestionar las interacciones negativas puede ayudarte a coexistir con compañeros de trabajo difíciles.

El psiquiatra austriaco y superviviente del holocausto Viktor Frankl dijo célebremente: “Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio está el poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta reside nuestro crecimiento y nuestra libertad”

Entonces, entremos en ese espacio.

Entonces, entremos en ese espacio. Primero, observa tus reacciones. Supongamos que has hecho una presentación y te enfadas porque un compañero de trabajo se encogió de hombros en lugar de aplaudir. Te marchas enfadado porque sientes que has bombardeado tu presentación. Pero, ¿la has bombardeado? ¿O estás actuando con un prejuicio negativo, en el que te centras sólo en lo malo que ocurrió, aunque también hayan ocurrido varias cosas buenas? Tal vez estabas tan concentrado en la única reacción negativa que no tuviste en cuenta a otro compañero que asentía y sonreía, o a otro que tomaba notas con entusiasmo mientras hablabais.

Revalúa la situación a la que estás reaccionando. ¿Puedes verla a través de un filtro más positivo o al menos neutro? ¿Replantearla como un reto en lugar de como una amenaza?

Si sigues dándote cuenta de que existen relaciones laborales desagradables y de que están afectando a tu carrera y a tu vida, entonces es el momento de afrontarlas. He aquí cómo:

En primer lugar, identifica a las personas difíciles -el gerente pasivo-agresivo o el compañero de trabajo implacablemente negativo- y evítalas en la medida de lo posible. Apártate de su órbita rechazando invitaciones sociales y prefiriendo enviarles correos electrónicos en lugar de mantener conversaciones cara a cara.

Si no puedes interactuar con ellos, no lo hagas.

Si es inevitable interactuar con ellos, empieza a documentar las cosas. Anota los detalles de las conversaciones e interacciones para que puedas identificar y seguir patrones de comportamiento.

¿Qué no hacer? No avergüences a los demás, ni tomes represalias, ni reprimas tus sentimientos.

En su lugar, controla lo que puedas controlar. Crea una microcultura que refleje tus valores. Acércate a personas que piensen como tú y de cuya compañía disfrutes, a quienes te apoyen y te transmitan vibraciones positivas. Haz cosas fuera del trabajo con gente que te guste. Ten compasión de ti mismo.

Una reflexión final

Tal vez hayas probado todo lo que hemos mencionado en el resumen, pero sigues sintiéndote oprimido e infeliz en el trabajo.

Bueno, si ha llegado el momento de marcharte, hazlo con la cabeza bien alta, pero asegúrate de que tienes una buena opción ante ti. No corras para huir de tus problemas. En lugar de eso, corre hacia algo mejor.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement