Concéntrate, concéntrate, concéntrate.

¿Has sentido alguna vez que distraerte fácilmente te impide mejorar tus habilidades, hacer un trabajo mejor y vivir una vida más plena?

Nuestras vidas están llenas de distracciones potenciales: tu smartphone, el correo electrónico, incluso tus pensamientos sobre dónde tomarás tus próximas vacaciones. A medida que dejas que tu atención se disperse cada vez más por esas distracciones, mermas tu capacidad para hacer tu trabajo a tiempo y hacerlo bien.

Pero el autor Daniel Goethe no se ha dado cuenta de ello.

Pero el autor Daniel Goleman va más allá de la estrecha definición de “enfoque” para presentar una guía para vivir una vida enfocada, según la cual podemos conseguir una existencia más rica y plena prestándonos atención a nosotros mismos, a los demás y a contextos más amplios, como nuestro planeta y el futuro.

Buscando en un pozo de innumerables ejemplos de la vida real, Enfoque ofrece muchas formas de que el lector mejore su nivel de atención, entre ellas practicar la atención plena, el pensamiento positivo y dedicarse a la preparación enfocada.

En estos resúmenes te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a mejorar tu nivel de atención.

En este resumen aprenderás por qué dejar que tu mente divague puede conducirte a grandes descubrimientos, pero también obstaculizar el logro de tus objetivos.

Averiguarás por qué la mejor cualidad de un líder no es la capacidad de mantener la vista en el objetivo, sino la autoconciencia o empatía.

Descubrirás cómo entrenar tu fuerza de voluntad como si fuera un músculo y cómo si haces algo que te gusta, completarlo requiere mucho menos esfuerzo.

Por último, aprenderás por qué cuando estás estresado y no puedes pensar con claridad, tener una actitud positiva marcará una enorme diferencia.

La atención es la clave del alto rendimiento en un mundo de distracciones interminables.

Cuando no miras el correo electrónico o el teléfono durante un rato, ¿te encuentras luchando contra un impulso extraordinariamente fuerte de dejar lo que estés haciendo y echar un vistazo? Y si cedes al impulso, ¿te sientes insatisfecho si no hay nuevos mensajes esperándote?

Vivimos en tiempos de distracción. La necesidad constante de responder a la abrumadora cantidad de información y estímulos de nuestro entorno nos lleva a un estado de atención parcial continua en el que saltamos despreocupadamente de una cosa a otra, del teléfono al correo electrónico o a Facebook y, al hacerlo, debilitamos nuestra capacidad de seleccionar aquello a lo que prestamos atención.

Sin embargo, si te dejas llevar por el impulso, ¿te sientes satisfecho si no hay nuevos mensajes esperándote?

Sin embargo, es posible que nos centremos, incluso cuando estamos rodeados de actividad y estímulos. Lo que necesitamos es una atención selectiva fuerte. De hecho, cuanto mayor sea nuestra capacidad para seleccionar aquello en lo que nos centramos, mejor podremos ignorar las posibles distracciones.

Por ejemplo, los periodistas de una oficina abierta del New York Times consiguen centrarse en su trabajo y cumplir los plazos a pesar de estar rodeados de ruido y otras distracciones. Ninguno de estos periodistas exige nunca silencio para poder concentrarse mejor.

Pero no todo el mundo está en la misma situación.

Pero la atención selectiva no es tan fuerte en todo el mundo. La mayoría de nosotros tendemos a soñar despiertos mientras trabajamos o a distraernos con otras actividades que nos hacen perder el tiempo. Por eso, es crucial aumentar nuestra atención selectiva para poder ignorar las distracciones externas y realizar nuestras tareas.

Sin embargo, la atención selectiva no es igual para todos.

Sin embargo, las distracciones que nos envuelven no sólo amenazan con hacernos perder el tiempo y reducir nuestra productividad, sino que también disminuyen nuestra capacidad para sumergirnos en un tema, reduciendo nuestras posibilidades de alcanzar un estado de flujo y, por tanto, de aprender y descubrir cosas nuevas. De hecho, esta cuestión es tan destacada que la adicción a Internet entre los jóvenes ya se ha identificado como un problema nacional de salud en muchos países asiáticos.

Por lo tanto, si podemos desarrollar una cultura de la adicción a Internet, debemos desarrollar una cultura de la adicción a Internet.

Así que si podemos desarrollar nuestra capacidad para ignorar las distracciones y centrarnos bien, podemos contribuir a aumentar nuestro rendimiento y permitirnos reflexiones más profundas y percepciones más profundas.

La vida “en automático” disminuye nuestra experiencia del momento presente.

Tener la capacidad de centrarnos es obviamente una ventaja, tanto en la vida como en el trabajo, ya que nos permite entrar en un estado de flujo y rendir mejor. Pero elegir prestar atención a una cosa en vez de a otra implica un proceso de tira y afloja entre las mentes inferior y superior.

La mente ascendente, responsable de nuestra actividad mental automática y rutinaria, es muy rápida, impulsada por nuestras emociones e impulsiva. Por el contrario, la mente descendente, encargada de la planificación, la reflexión y el aprendizaje de nuevas habilidades, es más lenta y requiere atención voluntaria y autocontrol.

La mente descendente, encargada de la planificación, la reflexión y el aprendizaje de nuevas habilidades, es más lenta y requiere atención voluntaria y autocontrol.

Los que confiamos en utilizar nuestra mente ascendente tenemos muchas más probabilidades de perder la concentración y la conciencia de nuestro entorno inmediato.

Por ejemplo, hubo un tiempo en que se veían largas colas de gente esperando para utilizar la única fotocopiadora de la oficina. Un psicólogo decidió pedir a algunas personas que saltaran al principio de la cola y anunciaran, sencillamente, que necesitaban hacer algunas copias.

Con frecuencia, la persona a la que se lo pedían se “desconectaba” de la tediosa espera y, por lo tanto, dejaban que utilizara la fotocopiadora.

Si la persona que encabezaba la cola hubiera mantenido una atención activa durante la espera, podría haber cuestionado la petición urgente de saltarse la cola.

Si la persona que encabezaba la cola hubiera mantenido una atención activa durante la espera, podría haber cuestionado la petición urgente de saltarse la cola.

Mantener este tipo de atención activa también nos ayuda a aprender nuevas habilidades. El mito de la “regla de las 10.000 horas” se basa en la idea de que podemos convertirnos en expertos en una tarea concreta simplemente realizándola repetidamente.

Pero esto no es así.

Pero no es así como mejoramos el rendimiento. Más bien, tenemos que ajustar conscientemente nuestra ejecución de forma continua. Por ejemplo, si eres un mal golfista, que siempre comete los mismos errores cada vez que realiza un swing o un putt, no mejorarás tu juego por pasar miles de horas repitiendo esos errores.

En otras palabras, la diferencia entre un experto y un aficionado es que un experto utilizará la mente de arriba abajo para reflexionar activamente sobre la influencia automática de abajo arriba en su juego, lo que le permite mejorar continuamente su rendimiento.

Todos los tipos de atención son valiosos; la conciencia abierta es vital para los avances creativos.

No siempre es valioso tener un enfoque estrecho o un tipo de atención orientada a un objetivo. A veces puede ser más eficaz mantener una conciencia abierta o mente errante. En lugar de divagar lejos de lo que cuenta, podemos estar divagando hacia algo valioso.

Esto se debe a que permitir que la mente divague hacia algo valioso.

Esto se debe a que permitir que nuestras mentes divaguen proporciona un terreno fértil para percepciones fortuitas.

No cabe duda de que es un lujo encontrar un momento al día en el que estemos solos y podamos ralentizarnos y reflexionar. Sin embargo, esos momentos son muy valiosos, ya que nos permiten mejorar en tareas que dependen de experimentar destellos de perspicacia, como las que requieren un juego de palabras rápido e imaginativo, o un pensamiento inventivo y original.

De hecho, las personas muy hábiles en tareas que requieren una concentración intensa (como resolver problemas matemáticos) pueden tener dificultades para desconectar y ampliar su concentración lo suficiente como para generar intuiciones creativas. Estas personas podrían seguir el ejemplo del famoso criptógrafo Peter Schweitzer: su trabajo a menudo le exigía descifrar códigos -una tarea mental intensiva- y, sin embargo, lo hacía mientras daba un paseo o tomaba el sol.

Este tipo de apertura a la realidad puede ser muy útil para que las personas se abran a la realidad.

Este tipo de conciencia abierta nos permite ser creativos, ya que nos hace completamente receptivos a nuevas ideas. Por eso, la conciencia abierta es útil para imaginar escenarios futuros, para la autorreflexión, para desarrollar ideas creativas y para organizar nuestros recuerdos.

En un experimento en el que se pidió a los participantes que idearan usos novedosos para un objeto concreto, los participantes que habían dejado vagar su mente generaron un 40% más de ideas originales que los que se concentraron estrictamente en la tarea.

Además, entre las personas que mantienen un estado mental abierto y tienen una fuerte predisposición al vagabundeo mental se encuentran las que padecen Trastorno por Déficit de Atención (TDA) y los raperos de estilo libre, que improvisan sus letras espontáneamente. Los cerebros de ambos grupos muestran un mayor nivel de actividad en los circuitos que se activan durante el vagabundeo mental, lo que les permite establecer nuevas conexiones entre las áreas distantes del cerebro.

Céntrate en mejorar tu fuerza de voluntad: es uno de los factores clave para lograr la “concentración interior”

Conseguir objetivos requiere una gran concentración, motivación y determinación, cualidades que constituyen una gran fuerza de voluntad. Y cuanto más difícil sea el objetivo, más fuerza de voluntad necesitaremos.

La fuerza de voluntad desempeña un papel fundamental en la consecución de los objetivos.

Nuestra fuerza de voluntad desempeña un papel crucial a la hora de determinar el curso de nuestras vidas. Por ejemplo, es más probable que los niños que muestran un alto nivel de fuerza de voluntad tengan éxito en su futuro, en comparación con los que no muestran tal autocontrol.

En un importante experimento, más de 1.000 niños se sometieron a una serie de pruebas que evaluaban su capacidad para manejar la frustración, la inquietud, la concentración y la perseverancia.

Veinte años después, se localizó al 96% de estos niños y, ya en la treintena, se evaluó su salud, su riqueza y sus antecedentes penales. Los resultados revelaron que cuanto mejor era el autocontrol de la persona en la infancia, más éxito tenía en la treintena.

Pero el autocontrol y la fuerza de voluntad no son necesariamente cualidades con las que se nace. Hay que desarrollarlas a lo largo de nuestra infancia e incluso en la edad adulta. La forma más eficaz de desarrollar una fuerza de voluntad más fuerte es hacer lo que te gusta.

Esto se debe a que tu fuerza de voluntad es más fuerte de lo que crees.

Esto se debe a que tu fuerza de voluntad aumenta si tu trabajo refleja tus valores personales. Hacer lo que te gusta te motiva a perseguir tus objetivos con determinación, y el esfuerzo requerido parece merecer la pena cuando disfrutas y te importan los resultados de tu trabajo.

Sin embargo, muchos de los que hacen lo que les gusta se sienten atraídos por su trabajo.

Sin embargo, muchos de nosotros hacemos un trabajo que no está en consonancia con nuestros valores. Nos ceñimos a las mismas rutinas seguras -como el trabajo de nueve a cinco- y así nuestro trabajo parece requerir un enorme esfuerzo personal.

Considera a George Lucas, por ejemplo. Cuando estaba haciendo La guerra de las galaxias, el grado de compromiso del director de cine con su trabajo y su visión creativa personal le llevó a separarse de su productora e invertir gran parte de su propio dinero en producir una película que fuera fiel a esa visión. Así que, en lugar de rendir cuentas a una empresa que exigía cambios que comprometerían la visión de Lucas, éste decidió asumir el control creativo total con la convicción de que su visión era la correcta.

Enfócate en desarrollar tu empatía: te ayudará a desenvolverte en cualquier contexto social.

Para tener interacciones satisfactorias con los demás, necesitamos ser empáticos, y la empatía adopta dos formas principales: empatía cognitiva y empatía emocional.

La empatía cognitiva es la que nos permite ver el mundo a través de los ojos de los demás. Puede ayudarnos a comprender los estados mentales de otras personas y su forma de entender el mundo.

Sin embargo, aunque esta empatía nos permite observar, por ejemplo, que alguien está triste -digamos, si su ser querido ha muerto-, no nos permite sentir lo que sienten. La empatía cognitiva es la que tienen los psicópatas: son capaces de ver lo que sienten los demás, pero carecen de la capacidad de sentir con ellos, lo que les permite manipular a los demás para sus propios fines.

La empatía emocional, en cambio, nos permite sentir lo que sienten los demás. Además, se trata de un fenómeno físico, ya que sentimos las emociones de los demás dentro de nuestro propio cuerpo.

En un estudio, por ejemplo, se tomaron imágenes de los cerebros de los sujetos mientras observaban cómo otras personas recibían descargas eléctricas dolorosas, lo que reveló que los circuitos del dolor de los sujetos estaban realmente activados. En otras palabras, los cerebros de los sujetos simulaban el dolor de los demás.

Sin embargo, aunque estos tipos de empatía nos permiten ver y sentir lo que sufren los demás, no nos llevan necesariamente a ser simpáticos, es decir, a preocuparnos por el bienestar de los demás.

Piensa en los médicos, por ejemplo. Los médicos que no expresan empatía con sus pacientes tienen más probabilidades de ser demandados si cometen un error, en comparación con los que demuestran un interés auténtico por los problemas de sus pacientes.

Para un médico que ya está angustiado, es más probable que le demanden si comete un error.

Para un paciente ya angustiado, tener un médico poco empático sólo servirá para aumentar su ansiedad. Pero, al mismo tiempo, la gente quiere un médico que le ayude a curarse, no uno que rompa a llorar cada vez que tenga un problema.

El equilibrio ideal es tener un médico que le ayude a curarse.

El equilibrio ideal es tener preocupación empática o preocupación desapegada.

Enfoque externo: presta atención al contexto más amplio y gestiona tu impacto.

La gente tiende a centrarse en lo que ocurre en su entorno inmediato y a planificar sólo el futuro próximo. El problema de este planteamiento es que se olvidan de las amenazas lejanas que podrían tener un impacto significativo a largo plazo.

La gente tiende a centrarse en lo que ocurre en su entorno inmediato y a planificar sólo para el futuro próximo.

Pero esto forma parte de nuestra naturaleza: las amenazas lejanas simplemente no provocan la misma sensación de miedo que las más inmediatas, como no poder pagar el alquiler o tener una discusión acalorada con un ser querido.

Los problemas futuros son más difíciles de prever que los inmediatos.

Los problemas futuros son demasiado abstractos para que actuemos sobre ellos -por ejemplo, los efectos del cambio climático-, ya que sus consecuencias pueden o no experimentarse y están muy lejos. Pero, aunque la predisposición a centrarnos en nuestros problemas inmediatos es innata, no deja de ser un problema grave, ya que ignorar el contexto más amplio puede ser perjudicial en el futuro.

Por ejemplo, nuestro planeta está en peligro de extinción.

Por ejemplo, los recursos de nuestro planeta, como el aire y el agua limpios, acabarán agotándose a menos que decidamos centrarnos intensamente en preservarlos.

Pero tenemos que centrarnos en nuestros problemas inmediatos.

Pero tenemos que hacerlo de forma que tengamos en cuenta el contexto más amplio, porque cuando intentamos resolver un problema centrándonos estrictamente en los resultados a corto plazo, cualquier alivio que obtengamos del problema es también a corto plazo, por lo que el problema vuelve a surgir, a menudo con peores consecuencias que antes.

Piensa en los recursos de nuestro planeta, como el aire limpio y el agua, que acabarán agotándose a menos que decidamos centrarnos intensamente en preservarlos.

Considera, por ejemplo, el problema de los atascos de tráfico. Una solución es simplemente construir más autopistas. Sin embargo, como las autopistas nos facilitan los desplazamientos, esto anima a abrir nuevas tiendas y a que más gente se extienda por la zona. El resultado es que, en realidad, el tráfico sigue aumentando porque ahora hay más capacidad para él.

Como muestra esto, centrarnos en el contexto más amplio de cualquier problema nos permite preocuparnos no sólo de los efectos inmediatos, sino también del futuro lejano. Esto es lo que nos permitirá llevar una vida plena en la que cuidemos y atendamos a nuestro planeta, salvándolo para las generaciones futuras.

Un gran liderazgo depende de captar y dirigir eficazmente la atención de un colectivo.

Cuando se trata de dirigir una organización con éxito, el enfoque es crucial. La capacidad de dirigir la atención de una organización hacia el lugar adecuado en el momento oportuno depende del nivel de autoconciencia del líder.

La capacidad de dirigir la atención de una organización hacia el lugar adecuado en el momento oportuno depende del nivel de autoconciencia del líder.

Aunque un alto coeficiente intelectual puede darte el puesto, no basta para convertirte en un líder sobresaliente. A menos que los líderes tengan autoconocimiento, es poco probable que lleguen a ser líderes inspiradores.

Todos hemos oído hablar de jefes que son muy críticos con los empleados y parecen disfrutar empujándoles más allá de sus límites naturales. Esta actitud crea una atmósfera tóxica, ya que su estrecho enfoque en el “premio” les impide ver cómo están afectando a las personas que les rodean.

Piensa ahora en una líder que presta atención a su equipo, elogia sus pequeñas victorias y admite a menudo que hay tareas que ella misma no podría realizar. Una líder así es consciente de sí misma: conoce sus propias limitaciones y es capaz de formar un equipo fuerte que compense esas carencias. Confía en las capacidades de los demás y les permite hacer su trabajo a su manera.

Otro motivo por el que la concentración es crucial para ser un líder eficaz es que cuanto más centrada y clara sea la visión de un líder, más probabilidades tendrá de convencer a los demás de que crean en ella y trabajen para conseguirla.

Una gran visión es fundamental para lograr un objetivo.

Una gran visión es fundamental para cualquier plan empresarial sólido, pero hacer realidad esa visión requiere un líder brillante que sea capaz de comunicarla con claridad a los demás y convencerles de que es una causa que merece la pena.

Por ejemplo, considera la fantástica y radical visión del fundador de la empresa de máquinas de coser Singer, Isaac Singer. En el siglo XIX, la suposición predominante era que las amas de casa no serían capaces de manejar artilugios mecánicos como las máquinas de coser, pero la visión de Singer era que sí podían y que comprarían las máquinas. Para convencer a la gente de su visión, Singer incluso concedió créditos a las mujeres para facilitarles la compra de las máquinas.

De hecho, el éxito del producto impulsó a la empresa al éxito mundial.

Los líderes inspiradores miran más allá de su propia comodidad y están motivados para ayudar a otras personas a tener éxito.

En lugar de centrarse excesivamente en el “premio” y permanecer ignorantes del impacto que tienen en las personas que les rodean, los líderes inspiradores se esfuerzan por capacitar a los demás y contribuir a su comunidad.

Los líderes inspiradores se esfuerzan por capacitar a los demás y contribuir a su comunidad.

Por supuesto, las empresas exigen a sus líderes que produzcan grandes resultados. Pero en lugar de limitarse a dar instrucciones a los demás para que realicen determinadas tareas, un buen líder se centra en identificar y desarrollar el potencial de los demás.

Por ejemplo, la empresa Ben & Jerry’s utiliza brownies reales para su helado Chocolate Fudge Brownie, que obtiene de la panadería Greyston, situada en un barrio muy pobre del Bronx. Greyston Bakery contrata a personas que tienen dificultades para encontrar trabajo. Su lema es: “No contratamos a gente para hacer brownies. Horneamos brownies para contratar a gente”

Es un excelente ejemplo de la visión de un líder inspirado.

Por el contrario, los líderes sin empatía son incapaces de ver y gestionar el impacto que tienen en los demás.

Los líderes sin empatía son incapaces de ver y gestionar el impacto que tienen en los demás.

Por ejemplo, considera las primeras semanas que siguieron al desastre del vertido de petróleo de BP en el Golfo de México. Mientras morían innumerables aves y animales y la población del Golfo condenaba el desastre, el director ejecutivo de BP, Tony Hayward, declaró a los medios de comunicación: “No hay nadie que desee que esto acabe más que yo. Me gustaría recuperar mi vida”

Cuando debería haber mostrado preocupación por las víctimas del vertido de petróleo, Hayward expresó lo mucho que le había afectado personalmente y no asumió ninguna responsabilidad.

Este comportamiento provocó una oleada de antipatía hacia Hayward y BP debido a la falta de conciencia del consejero delegado de su impacto en los demás y de cómo el público percibía ahora a la empresa. Éste es un caso clásico de lo que puede ocurrir cuando un líder no puede ver cómo afectan sus acciones a los demás y qué tipo de reacciones generan. Para poder anticipar cómo reaccionan los demás a tus acciones, primero tienes que comprender cómo te ven y esto exige que seas consciente de ti mismo.

Los líderes de éxito son conscientes del contexto más amplio en el que operan.

Los líderes de éxito dirigen con la vista puesta en el futuro. Para ello, deben explorar el contexto más amplio en el que opera su organización, ya que esto les permite identificar oportunidades de crecimiento en el mercado.

Por ejemplo, Steve Jobs fue el primer líder que dirigió una empresa.

Por ejemplo, Steve Jobs dio el valiente paso de reorganizar la cartera de Apple: en lugar de concentrar sus esfuerzos en muchos productos diferentes, Jobs decidió que Apple debía centrarse en sólo cuatro ordenadores: uno de sobremesa y otro portátil, cada uno para dos mercados: el de consumo y el profesional.

Por otra parte, los líderes poco aventureros que se mantienen rígidos en su enfoque de explotar los productos y tecnologías existentes acaban siendo víctimas de su propia visión estrecha.

Uno de los mejores ejemplos de esto es la empresa de teléfonos inteligentes BlackBerry.

A mediados de la década de 2000, BlackBerry se había convertido en una de las favoritas de las empresas de TI, pero sólo cinco años después perdió el 75 por ciento de su valor de mercado.

¿Por qué?

¿Por qué?

BlackBerry tardó en darse cuenta de la creciente popularidad del iPhone y de otros teléfonos inteligentes con pantalla táctil con los que las empresas permitían a sus empleados conectarse a la red corporativa.

Además, la empresa sobrevaloró el atractivo de la larga duración de la batería, sin reconocer que los usuarios estaban más que dispuestos a sacrificarla por el uso de una pantalla táctil.

BlackBerry es un ejemplo clásico de lo que puede ocurrirle a una organización con un enfoque rígido y estrecho. Como la empresa se centró directamente en la tecnología existente y establecida, en lugar de explorar la próxima gran novedad, lo que antes era una empresa innovadora se quedó atrás y no pudo seguir el ritmo de las olas tecnológicas que la siguieron.

Para evitar ser sorprendidos por la competencia, los líderes deben dedicar gran parte de su atención a explorar nuevas oportunidades de desarrollo.

La meditación te ayudará a centrarte en una cosa y a controlar tu capacidad de atención.

La atención no es un don innato que tengas o no. Es más bien una especie de músculo mental que puedes fortalecer y desarrollar ejercitándolo.

La atención no es un don innato que tengas o no.

Una forma de hacerlo es aprender a ser consciente de cuándo tu mente empieza a divagar y corregirlo volviendo a centrar tu atención en un objetivo determinado.

La atención no es un don innato, sino una especie de músculo mental.

Entrenar la conciencia de este modo es la esencia de la focalización en un punto meditación, que consiste en centrarse completamente en una cosa, como la respiración.

Al hacerlo, notarás que al cabo de un rato tu mente probablemente empezará a divagar. Pero no pasa nada. Lo importante es que seas consciente de ello y que vuelvas a centrar tu atención en la respiración y la mantengas ahí.

Cuando, inevitablemente, te desvíes de la respiración, no te preocupes.

Cuando inevitablemente vuelvas a perder la concentración, simplemente repite el proceso. Al igual que con el entrenamiento con pesas, cuantas más repeticiones realices, más potente se volverá el músculo.

La clave para entrenar tu atención es ser capaz de mantener la conciencia de tus propios procesos mentales, como darte cuenta de cuándo tu mente empieza a desviarse del objeto de atención. Esto se denomina conciencia meta.

Este tipo de meditación puede mejorar enormemente tu capacidad para desviar tu atención de una cosa y centrarla en otra.

La meditación puede mejorar tu capacidad para desviar tu atención de una cosa y centrarla en otra.

Al igual que la práctica de la metaconciencia, la meditación nos ayuda a reconocer cuándo nuestra mente empieza a divagar y refuerza nuestra capacidad para centrarnos en lo importante. Así que la próxima vez que te notes procrastinando o revisando compulsivamente tu correo electrónico, asegúrate de registrarlo y volver a centrarte en la tarea que tienes entre manos.

Meditación.

Esto te será de gran ayuda cuando estés bajo estrés. La mayoría de nosotros nos hemos quedado “paralizados” en mitad de un examen y hemos pensado: “No puedo hacerlo. Tengo la mente en blanco”. En esos momentos, practicar la metaconciencia te permite darte cuenta de que estás ansioso y tomar ciertas medidas para calmarte -por ejemplo, respirar lenta y profundamente- antes de continuar con el examen.

Piensa en cosas positivas: el pensamiento positivo es vital para mantener la motivación y alcanzar los objetivos.

¿Te has dado cuenta alguna vez de que cuando te sientes positivo incluso las tareas más difíciles te parecen mucho más fáciles?

¿Por qué?

¿Por qué?

Una de las razones es que tener una actitud positiva aumenta nuestra motivación.

En efecto, cuando tenemos un estado de ánimo positivo, el área prefrontal izquierda está extremadamente activa -es la parte del cerebro que contiene el “circuito de recompensa”, rico en dopamina-, de modo que mientras trabajamos recordamos cómo nos sentiremos cuando por fin tengamos éxito y logremos un objetivo concreto. Esto es lo que motiva, por ejemplo, a un estudiante de posgrado a seguir trabajando hasta altas horas de la noche para terminar su tesis.

Otra razón del efecto positivo del buen humor es que nuestro enfoque da forma a nuestra realidad y esto tiene importantes consecuencias sobre la forma en que afrontamos los grandes retos.

Por ejemplo, sentirse positivo es lo que nos motiva a seguir trabajando hasta altas horas de la noche para terminar una tesis.

Por ejemplo, sentirnos positivos nos abre la mente a experimentar cosas nuevas y conocer gente nueva. Si alguna vez has pensado en mudarte a otra ciudad o país, sabrás que es un paso que da miedo dar. Pero una persona positiva que tenga una disposición alegre lo verá como una aventura llena de posibilidades emocionantes, ya que el pensamiento positivo permite a esa persona centrarse en las nuevas experiencias que supone estar en una nueva ciudad y, por tanto, aceptar realmente los cambios inevitables y afrontar mejor los contratiempos.

Este argumento se aplica igualmente a los pensamientos positivos.

Este argumento se aplica igualmente a hacer planes para el futuro. Es más probable que te sientas optimista sobre tus objetivos a largo plazo si te centras en lo que realmente te gustaría hacer, en las habilidades que aún quieres aprender y en los puntos fuertes que ya has desarrollado.

En cambio, si te centras en las habilidades que aún quieres aprender y en los puntos fuertes que ya has desarrollado, es más probable que te sientas optimista sobre tus objetivos a largo plazo.

Por el contrario, si te permites centrarte en tus fallos y defectos, y en la competencia y las dificultades a las que probablemente te enfrentarás, el resultado probablemente será que te desmotivarás y, por tanto, no darás ni el primer paso.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Mantener la concentración tiene un gran impacto en nuestro rendimiento y, por tanto, en nuestra capacidad para alcanzar el éxito. Una focalización vida en la que la atención a nosotros mismos, a los demás y al contexto más amplio -como nuestro planeta- son componentes clave conduce a una experiencia cotidiana más plena y rica. Esto es igualmente válido cuando se aplica al liderazgo, ya que el éxito de cualquier organización depende de la capacidad de su líder para captar y dirigir eficazmente la atención de un colectivo.

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables:

Consejos Accionables.

Al igual que un músculo, la atención centrada requiere descanso.

Aunque es cierto que tenemos que ejercitar nuestra atención para mantenerla “sana”, la atención fuertemente enfocada se fatiga inevitablemente al cabo de un tiempo. Es fácil darse cuenta de cuándo ocurre esto: te encontrarás mirando fijamente las palabras de la página, incapaz de dar sentido a algo que debería ser sencillo, o notarás que tu mente sigue desviándose de la tarea que tienes entre manos.

Cuando esto ocurre, la atención se fatiga.

Cuando esto ocurre, es una clara señal de que necesitas dar un descanso a tu concentración. La forma más eficaz de recuperar la atención es pasar del control descendente al control ascendente. En otras palabras, deja que tu mente divague y haga las asociaciones que quiera. Al cabo de un rato, te darás cuenta de que estás preparado para volver al modo descendente, y lo harás sintiéndote renovado y con la mente despejada.

Intenta recuperar la atención.

Intenta concretar los problemas del futuro.

Como estamos programados para preocuparnos más de los problemas y asuntos inmediatos que de los lejanos, corremos el peligro de descuidar la preparación para acontecimientos futuros potencialmente devastadores. Sin embargo, está claro que hacer planes concretos sobre un futuro muy lejano (y abstracto) nos resulta antinatural.

Una forma de hacer que el futuro sea más concreto e inmediato para ti es emplear toda tu atención en imaginar que esos posibles acontecimientos lejanos suponen una amenaza inmediata. Nuestra imaginación es tan poderosa que podemos engañarnos a nosotros mismos para que “experimentemos” todo tipo de acontecimientos posibles (e imposibles), y al hacerlo podemos desencadenar las señales emocionales que normalmente nos impulsarían a actuar ante peligros inmediatos.

Lecturas recomendadas: Inteligencia Emocional de Daniel Goleman

Inteligencia Emocional esboza la naturaleza de la inteligencia emocional y muestra su vasto impacto en muchos aspectos de la vida. Describe las formas en que evoluciona la inteligencia emocional y cómo puede potenciarse.

Inteligencia emocional.

Leave a comment