Financial Intelligence

Guía del gerente para saber qué significan realmente las cifras

Un curso intensivo de dinero.

La inteligencia: o se nace con ella o no. Pero la inteligencia financiera es diferente – es algo que cualquiera puede adquirir. No importa si no tienes experiencia con los números, o si la visión de un balance te hace sudar frío. Son cosas que puedes aprender.

Y merece la pena aprenderlas, sobre todo si eres gerente o alguien que toma decisiones en tu empresa. Si entiendes cómo medir el éxito financiero, podrás tomar mejores decisiones y ayudar a mejorar los resultados de la empresa. También te sentirás mucho más seguro de tus propias capacidades.

Por supuesto, no podemos abarcar todos los aspectos de las finanzas en este breve Resumen. Pero te daremos un curso intensivo sobre el efectivo: por qué es importante y cómo interpretar los estados de flujo de caja.

Financial Intelligence
SPONSOR

Entonces, empecemos.

Las empresas necesitan efectivo, no sólo beneficios.

Un día, un ejecutivo de una empresa de la lista Fortune 100 recibió una solicitud de un cliente que tenía una línea de crédito de 100 millones de dólares. ¿Podría la empresa enviar los fondos al cliente? Para una gran empresa, era una petición bastante normal. Pero cuando la ejecutiva habló con la tesorería, le sorprendió lo que descubrió. No tenían los fondos. La empresa se había quedado sin liquidez.

Esta historia demuestra que incluso las grandes empresas cometen errores básicos. Y es un problema sorprendentemente común: muchos gerentes no prestan atención al dinero en efectivo.

Las personas inteligentes desde el punto de vista financiero comprenden lo importante que es el efectivo. Por ejemplo, Warren Buffett, quizá el inversor con más éxito de todos los tiempos. Cuando Buffett examina los estados financieros, presta mucha atención al flujo de caja y a los beneficios de los propietarios. Se trata de una valoración de la cantidad de efectivo que puede generar una empresa a lo largo del tiempo.

Recuerda, las empresas necesitan liquidez para seguir vivas. Los beneficios están muy bien, pero no puedes utilizarlos para pagar ordenadores y otros suministros. Para pagar cosas, necesitas dinero en efectivo, dinero real.

Por tanto, si quieres ser inteligente desde el punto de vista financiero, debes vigilar el flujo de caja. Piensa en la tesorería como una comprobación de la realidad: una visión de cómo le va realmente a la empresa en este momento.

Además, si comprendes la tesorería, te resultará más fácil tomar buenas decisiones empresariales. Por ejemplo, supongamos que tu empresa es rentable pero carece de liquidez. En ese caso, necesitas conocimientos financieros.

Pero si es al revés -la empresa tiene liquidez pero no obtiene beneficios- deberías centrarte en la experiencia operativa. Busca a alguien que pueda ayudarte a reducir costes o a generar más ingresos.

Este es sólo un ejemplo. Entender el dinero en efectivo puede ayudarte en todo tipo de cosas, lo que mejorará tus resultados financieros. Así que haz como Buffett y escudriña tu próximo estado de cuentas.

Aprende el lenguaje del flujo de caja.

Hay que reconocer que los estados de flujo de caja pueden ser bastante confusos, e incluso la gente de finanzas tiene problemas a veces. Parte del problema es el etiquetado. ¿Qué significan realmente esas categorías?

Empecemos por lo básico. Un estado de flujo de caja muestra las entradas: el dinero que entra en la empresa. Y luego están las salidas, que es el dinero que sale.

Hay tres categorías de tesorería, que se refieren a distintos tipos de actividades. Aquí es donde la cosa se complica. Veremos cada categoría por separado, para que entiendas qué significa cada una y qué puedes aprender de ellas.

En primer lugar, está el efectivo procedente o utilizado en actividades de explotación. Esta categoría se refiere a las operaciones de la empresa, como el efectivo recibido de los clientes y el efectivo pagado en salarios. Incluye todo el efectivo que la empresa tiene que gastar para que todo siga funcionando.

Si la categoría “actividades de explotación” muestra un flujo saludable, es una gran señal – significa que lo más probable es que la empresa sea rentable. Es uno de los indicadores más importantes de un negocio próspero con potencial de crecimiento.

La siguiente categoría de la declaración es Dinero en efectivo procedente o utilizado en actividades de inversión. En este caso, “actividades de inversión” se refiere a las inversiones que realiza la empresa, no los propietarios.

Una subcategoría importante a tener en cuenta aquí es Inversiones de Capital. Se refiere a la compra y venta de activos. Por ejemplo, si la empresa compra o vende un vehículo, aparecerá aquí.

¿Qué puedes aprender de la categoría “actividades de inversión”? Bueno, te indica si la empresa gasta mucho dinero en inversiones. Si es una cifra relativamente alta teniendo en cuenta el tamaño de la empresa, eso sugiere que el gerente es optimista e invierte en el crecimiento futuro.

La tercera categoría importante es Dinero en efectivo procedente o utilizado en actividades de financiación. Esta categoría abarca los préstamos, así como las transacciones entre la empresa y sus accionistas. Por cierto, esto incluye las inversiones de los accionistas: se clasifica como “actividad de financiación” y no como “actividad de inversión”. Confuso, lo sabemos.

La categoría “actividades de financiación” también es reveladora, ya que te da una buena idea de lo dependiente que es la empresa de la financiación externa. Con el tiempo, puedes ver si la empresa es prestataria neta, es decir, si pide prestado más de lo que paga.

Conclusiones

Ahora ya sabes por qué comprender el efectivo es una parte esencial de la inteligencia financiera. Y puedes interpretar las distintas categorías de entradas y salidas, así como lo que significan para tu empresa. A su vez, esto facilita la formulación de las preguntas adecuadas – y la toma de mejores decisiones.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement