Facilitating Breakthrough

Cómo eliminar obstáculos, salvar diferencias y avanzar juntos

Descubre cómo aprovechar el poder de la facilitación transformadora.

¿Cómo reúnes a un grupo diverso de personas y les ayudas a colaborar a pesar de sus diferencias personales o de los problemas que puedan tener entre sí?

¿Qué puedo hacer?

Adam Kahane aborda este problema omnipresente ofreciendo una solución sencilla: un enfoque que él denomina facilitación transformadora.

Facilitating Breakthrough
SPONSOR

;

;

;

Este método fomenta la colaboración entre las personas.

Este método fomenta la colaboración eliminando todos los obstáculos que se interponen en el camino de la facilitación natural. Kahane tiene una analogía para explicarlo. Dice: “No puedes empujar un arroyo para que fluya, pero si eliminas la obstrucción, fluirá por sí mismo”. Y ésa es la principal responsabilidad del facilitador: eliminar el bloqueo.

En este resumen, exploraremos una serie de situaciones en las que es necesaria la facilitación. Al final, tendrás más herramientas en tu caja de herramientas de facilitación a las que podrás recurrir cuando sea necesario. Tanto si intentas unir a la gente en tu lugar de trabajo como si intentas resolver conflictos más cerca de casa, este resumen es para ti.

En este resumen, aprenderás

    • cómo los enemigos políticos acabaron jugando juntos al voleibol en la Sudáfrica posterior al apartheid;
    • por qué es importante resolver los conflictos en el lugar de trabajo
    • por qué es importante estar tanto fuera como dentro;
    • y

    • cómo los facilitadores y los directores de orquesta tienen mucho en común
    • .

    Facilitación transformadora

    Imagina que tu equipo de baloncesto favorito está teniendo una temporada realmente mala. Los jugadores no se llevan bien, todos están frustrados y eso está perjudicando su rendimiento en la cancha. Tienen todas las habilidades necesarias para ganar, pero cuando se trata de comunicarse y de trabajar en equipo en general, lo hacen fatal. Y eso les hace perder partidos. Así que, para unirlos como equipo, el entrenador recurre a un facilitador: tú.

    Pero, ¿qué es exactamente un facilitador? Básicamente, un facilitador es alguien que facilita el trabajo en grupo. Y en el caso de tu equipo de baloncesto, esto significa que tienes que unirlos como equipo para que puedan empezar a ganar. 

    Entonces, como facilitador designado, ¿qué puedes hacer para empezar a darle la vuelta a la situación? 

    Bueno, puedes hacer que los jugadores escuchen lo que dice el entrenador. Esto se conoce como facilitación vertical, y es el enfoque más común para la resolución de problemas. Es un enfoque descendente y jerárquico que implica dirigirse al grupo en su conjunto.

    A primera vista, la facilitación vertical tiene sentido. Al fin y al cabo, el entrenador es importante, porque es un experto. Ha jugado y entrenado innumerables partidos a lo largo de su carrera. Por tanto, sabe mucho de baloncesto. Tiene una estrategia y unas tácticas para todo el equipo. Si nadie sigue la estrategia y la táctica, no tendrás éxito. Habrá caos, y los equipos contrarios se aprovecharán de ello.

    Otro enfoque es la facilitación horizontal. Este método es ascendente; todo el mundo está en igualdad de condiciones. La gente puede elegir cuándo y qué aportar. Con este método, puedes hacer que el entrenador escuche lo que dicen los jugadores. Al fin y al cabo, son ellos los que tienen que jugar de verdad. Puede que no tengan tantos años de experiencia como el entrenador. Pero aún así saben mucho sobre lo que es jugar en ese equipo concreto. Puedes tener las mejores tácticas del mundo, pero si los jugadores no están contentos, el equipo no tendrá éxito.

    En ambos casos, es posible empezar a ganar -un equipo puede ganar basándose únicamente en los puntos fuertes individuales de sus jugadores, o en una buena estrategia del entrenador-, pero sólo durante un cierto tiempo. Sin embargo, el inconveniente de seguir una sola estrategia es que inevitablemente se ignora a una de las partes. Y esto creará mucha frustración: ¡a nadie le gusta que le ignoren!

    Entonces, ¿qué hacer? Bueno, aquí viene la solución: ¡debes hacer las dos cosas! Como facilitador, te aseguras de que los jugadores escuchen lo que el entrenador tiene que decir. Pero también te aseguras de que los jugadores tengan voz y voto.

    Y eso es lo que se llama facilitación transformadora. Es un trabalenguas, lo sé, pero esencialmente significa que hablas con todo el mundo e intentas averiguar cómo es la situación. Y luego pasas a la acción.

    Entonces, si notas que el entrenador tiene todo el poder, es hora de escuchar un poco más a los jugadores. Y si los jugadores hacen lo que quieren sin prestar atención al entrenador, entonces es el momento de darle al entrenador un papel más importante.

    Como facilitador, debes hacer esto una y otra vez hasta que todos se sientan escuchados. Eso implica escuchar mucho y hablar mucho. Lleva su tiempo. Pero eso es lo que hacen los facilitadores: escuchan a todo el mundo, hablan con todo el mundo. Y al hacerlo, hacen que trabajar en equipo sea más fácil y divertido. Y, con suerte, tu equipo empezará a ganar de nuevo.

    Suprimiendo obstáculos

    El aspecto más poderoso de la facilitación transformadora es que puede servir para resolver problemas con cualquier grupo de personas. Por supuesto, puede ayudar a un equipo de baloncesto, pero también puede ayudar a toda una nación a enfrentarse a la transformación política.

    Un año y medio después de que Nelson Mandela saliera de la cárcel, el autor se encontró en Sudáfrica. Su función consistía en facilitar un taller sobre el futuro del país tras el apartheid. Asistieron 28 líderes de todo el país en representación de comunidades blancas y negras, partidos de izquierdas y de derechas, así como empresas y la sociedad civil.

    Como puedes imaginar, había mucha tensión sin resolver en el acto. Líderes que habían luchado entre sí durante décadas se encontraban ahora en la misma sala. Así que el autor se dedicó a poner en práctica el primer paso de lo que hacen todos los buenos facilitadores: eliminar obstáculos.

    Lo más importante fue que los facilitadores prepararon el lugar para que fuera lo más igualitario posible. Todos compartían un pequeño dormitorio con otra persona. Todos comían juntos, e incluso jugaban juntos al voleibol durante los descansos.

    Todo esto ayudó a los participantes a abrirse a los demás de un modo que no esperaban. Enemigos de toda la vida salían a pasear juntos y mantenían conversaciones educadas y abiertas. Los capitalistas asentían con la cabeza mientras los comunistas hablaban, y viceversa. Los participantes eran capaces de defender sus opiniones, y luego indagar sobre las opiniones de los demás.

    El autor aplicó principios igualitarios similares mientras facilitaba conversaciones en Colombia en las que participaban políticos, antiguos guerrilleros, empresarios, investigadores y líderes indígenas. Obviamente, todos ellos tenían objetivos, enfoques y perspectivas muy diferentes.

    Así que, antes de que empezara la primera sesión, reorganizó las sillas en círculo para que todos los asistentes pudieran verse y oírse por igual. Cuando empezó la sesión, un facilitador mantuvo las presentaciones de todos por debajo de un minuto con una pequeña campana. No importaba lo importante que fuera la persona, todos los participantes tenían el mismo tiempo para hablar.

    ¿Qué se puede sacar de todo esto? Bueno, cuando planifiques tu próxima sesión de facilitación, no descartes la importancia de eliminar tantos obstáculos como sea posible antes incluso de que empiece el evento. Empezar con buen pie es clave, tanto si estás negociando el futuro de un país como si estás ayudando a un equipo de baloncesto.

    La humildad y la importancia de servir

    Hasta aquí, parece que algunos facilitadores están haciendo un trabajo muy importante. Y aunque esto es definitivamente cierto, los mejores facilitadores no se ven a sí mismos como líderes heroicos. Esto se debe a que la cualidad más importante que puede tener un facilitador es la humildad. Su trabajo no consiste en ayudarse a sí mismo, sino en servir al grupo en su conjunto.

    Tu papel como facilitador es similar al de un director de orquesta. Aunque pueda parecer que un director “dirige” la actuación, en realidad es el compositor quien está al mando. Al fin y al cabo, ¡ellos escribieron las notas! El director de orquesta ni siquiera produce sonido, eso es cosa de los músicos.

    Entonces, ¿cuál es el papel del director de orquesta? Lo más importante es que está al servicio de la obra musical que interpreta. A veces, esto implica dirigir a un grupo de músicos para que toquen un poco más alto o más bajo. Pero la mayoría de las veces, se limitan a acompañar a los músicos manteniendo el tempo.

    El papel del director de orquesta es el de animador.

    El papel de facilitador es muy similar. Estás ahí para servir a los miembros del grupo, no para dirigirlos. Claro, de vez en cuando tendrás que empujar a los miembros en una dirección determinada. Pero la mayor parte del tiempo, simplemente les acompañas mientras ellos mismos producen la música del cambio.

    Una de las personas más humildes con las que ha trabajado el autor es Negusu Aklilu, un facilitador etíope que ayudó a organizar un taller que contribuyó a que su país avanzara mucho hacia la paz. Necesitó casi dos años de paciente organización antes de conseguir reunir en una sala a 50 dirigentes políticos del país.

    ¿Cómo lo hizo? Uno a uno, mes a mes, demostró a cada invitado que no organizaba el taller para su propio beneficio. No quería ser un héroe, simplemente quería servir a su país. Por supuesto, era más fácil decirlo que hacerlo. Al principio, muchos pensaron que tenía algún plan oculto. Pero cuanto más se esforzaba por satisfacer las necesidades de todos, los líderes empezaron a creer que Aklilu lo hacía por el bien común.

    Después de dos años, por fin se celebró el taller. Y el compromiso de Aklilu de servir no se detuvo ahí. Durante el taller, convocó reuniones de facilitadores dos veces al día para asegurarse de que todos los miembros del equipo prestaban un servicio VIP a todos los asistentes. 

    Servir al bien mayor.

    Servir al bien común es la verdadera vocación de los facilitadores. Ya sea en el taller o incluso antes de que empiece, prepárate para demostrar tu compromiso de servir: tu éxito depende de ello.

    Saliendo y entrando

    Es un hecho triste pero inevitable que no todas las facilitaciones tienen éxito. El autor lo sabe muy bien. Pero aunque algunos talleres no funcionan, es aún menos frecuente que los participantes rechacen a los propios facilitadores desde el principio. Al autor le ha ocurrido dos veces, y ambas ocasiones le enseñaron algunas lecciones importantes.

    En 2018, por ejemplo, se encargó a su equipo que cofacilitara un taller en Manitoba, Canadá. El objetivo era encontrar formas de mejorar los resultados sanitarios de las comunidades locales de las Primeras Naciones. El autor acudió confiado: con décadas de experiencia a sus espaldas, se sentía preparado para afrontar el reto.

    Sin embargo, las cosas empezaron a torcerse rápidamente. Su probada actividad de introducción de 1 minuto ofendió a los ancianos indígenas presentes. La campana que sonó al final del minuto les trajo recuerdos traumáticos de las abusivas escuelas estatales a las que habían sido enviados de niños. Un anciano indígena declaró sin rodeos que no confiaba en que el autor fuera el facilitador.

    El autor estaba conmocionado. Cuando terminó la actividad, se tomó un momento para reflexionar sobre lo que acababa de ocurrir. Se dio cuenta de que no se había tomado el tiempo suficiente para ver las cosas desde la perspectiva de los miembros de las Primeras Naciones. Es más, no tuvo en cuenta su propia posición como hombre blanco, es decir, como miembro del grupo que había colonizado y masacrado a los indígenas durante siglos. Que él viniera y dictara cómo se iban a hacer las cosas quizá no fuera una buena manera de facilitar este taller. 

    Así que el autor y su equipo decidieron dar un giro. Organizaron ceremonias indígenas tradicionales para empezar y terminar las sesiones, y pidieron a los miembros de las Primeras Naciones del equipo de facilitación que dirigieran las actividades. El propio autor no dijo ni una palabra, sino que dio un paso atrás y apoyó los talleres desde la barrera, limpiando la basura y organizando los aperitivos. El tercer día del taller coincidió con el cumpleaños del autor. El anciano indígena que anteriormente había declarado que no confiaba en el autor, ahora le regaló un objeto sagrado y le perdonó su falta de juicio.

    Esta experiencia demuestra la importancia de que los facilitadores sepan cuándo dar un paso atrás. Al hacerlo, puede mantener la objetividad a los ojos de los participantes. Esta objetividad puede inspirar a los propios participantes, ayudándoles a dar un paso atrás y adquirir una nueva perspectiva sobre su situación.

    Pero, al mismo tiempo, también es importante hacer lo contrario. En otras palabras, no sólo puedes salir, también tienes que entrar. Esto implica reconocer tu propia parte en la situación, igual que hizo el autor al reconocer su conexión con el colonialismo europeo. Aunque los facilitadores suelen tener un papel mucho menos obvio en una situación determinada que los propios participantes, sigue siendo crucial reconocerlo para que tu facilitación sea eficaz.

    Este movimiento de ida y vuelta hacia el interior de la situación es lo que se denomina el “movimiento hacia el interior”.

    Este ir y venir entre el exterior y el interior también puede ser un marco útil para los participantes. Una forma de hacerles ver su doble papel en una situación es pedirles que escriban dos redacciones breves. En la primera, escriben el problema como observador externo, y lo que deben hacer los causantes del problema para que se resuelva. En el segundo, escriben sobre el mismo problema como si ellos mismos fueran responsables de él, y lo que ellos mismos tienen que hacer para resolverlo.

    Este ejercicio suele dar lugar a que los participantes adquieran nuevas perspectivas sobre el tema del taller. Les ayuda a asumir más responsabilidad y agencia, además de darles más motivación para trabajar en la búsqueda de soluciones. Y al fin y al cabo, de eso trata la facilitación.

    Conclusiones

    La facilitación transformadora implica alternar entre el liderazgo descendente y el ascendente. Como facilitador, tu trabajo consiste en saber cuándo una de las partes de un conflicto no está siendo suficientemente escuchada, y dirigir tu taller en consecuencia. La facilitación transformadora puede ser poderosa para resolver problemas de distintas magnitudes; incluso países enteros pueden beneficiarse de ella. Sin embargo, no olvides eliminar los obstáculos antes de iniciar una facilitación, de lo contrario las cosas podrían ir cuesta abajo desde el principio. Cuando se trata de planificar facilitaciones, la paciencia y la humildad son fundamentales. Pero no olvides mantener la humildad cuando comience la facilitación propiamente dicha: tu papel es servir a los participantes, no dirigirlos. Por último, asegúrate de analizar dónde encajas tú mismo en la facilitación. Puede que al principio no parezca obvio, pero tú también tienes un papel en el problema, por pequeño que sea. Al mismo tiempo, no hagas que todo gire en torno a ti: debes saber cuándo dar un paso atrás y dejar que los participantes se encarguen del trabajo pesado.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement