Aprende algo de sabiduría duramente adquirida sobre cómo ser autónomo y estar satisfecho.

Muchos de nosotros tenemos ideas, ambiciones y sueños que nos encantaría perseguir si tuviéramos tiempo y dinero. Y luego está el miedo: el miedo a que nos critiquen, a quedarnos cortos y no tener el éxito soñado. Pero el autor y emprendedor Paul Jarvis está aquí para decirte que puedes superar esos miedos, y que no hay mejor momento que el presente para poner en marcha esos planes.

Para que te hagas una idea de lo que te gustaría hacer y de lo que no.

Con más de 20 años de experiencia como jefe propio y numerosas Startups en su haber, Jarvis ha aprendido mucho sobre el Emprendimiento y las excusas que pone la gente para seguir trabajando por cuenta ajena. Pero si quieres que tu duro trabajo beneficie a tus sueños, en lugar de a los sueños de otra persona, es hora de dejar a un lado las excusas y ponerte manos a la obra con un trabajo real y significativo que refleje quién eres como individuo.

Jarvis no es un empresario.

Jarvis no cree en los consejos, así que éstas no son “reglas”. Más bien, son lecciones que ha aprendido a lo largo de su carrera. Pero si estás pensando en crear tu propia empresa, es muy probable que también te ayuden en tu carrera.

En este resumen, descubrirás

    • por qué no hace daño ser una instructora de yoga imperfecta;
    • por qué no hace daño ser una instructora de yoga imperfecta
    • por qué un manifiesto audaz es bueno para los negocios; y
    • por qué el robo es mejor que la imitación
    • .

    Es aterrador pero gratificante elegir tu propia aventura.

    “¿Mi mejor consejo? Al diablo con los consejos y escúchate a ti mismo.Confía en tu viaje y aprende todo lo posible a través de experimentos de primera mano.”

    Si eras un niño en edad escolar en los años 80 o 90, puede que recuerdes los libros de Elige tu propia aventura, una serie de historias de aventuras que te permitían decidir lo que el protagonista hacía o dejaba de hacer. Por ejemplo, si elegías atravesar el bosque tenebroso, pasabas a una página determinada; si, por el contrario, elegías rodear el bosque, pasabas a otra.

    Elige tu propia aventura.

    Cuando el autor, Paul Jarvis, era un niño, le encantaban estos libros, y de adulto continuó eligiendo su propia aventura al decidir ser su propio jefe en lugar de trabajar para otra persona.

    Después de dejar la universidad, Jarvis sí trabajó por cuenta ajena, como empleado en una empresa de diseño web de Toronto, y no le gustó nada. Sin embargo, esta experiencia le enseñó los entresijos de dirigir una empresa basada en Internet, cosas que sabía que no aprendería en la escuela.

    Claro, cuando trabajas para otra persona, no arriesgas mucho y puedes tener una sensación de seguridad, pero a la larga no es muy gratificante. Para obtener la gran recompensa, tienes que asumir el gran riesgo y embarcarte en tu propia aventura, lo que significa hacer algo que nadie más esté haciendo, algo que hable de quién eres como individuo.

    Como diseñador web, Jarvis ha conocido a clientes que señalan el sitio web de otra persona y dicen: “Quiero el mismo sitio que tienen ellos”. Pero lo que no entienden es que seguir el ejemplo de otra persona sólo les hará aburridos y olvidables.

    Seguir el camino de otra persona puede parecer un camino atractivo y seguro, pero imagínate seguir el mapa del tesoro de otra persona. Puede que te lleve a donde estaba el oro, pero ese oro habrá desaparecido para cuando llegues allí. Así que, ¿por qué conformarte con las sobras de copiar a otra persona cuando puedes hacer lo tuyo y descubrir tu propio tesoro?

    El universo recompensa a los que hacen lo suyo de forma auténtica al tiempo que consiguen ayudar a los demás. Es cierto que las empresas y las escuelas suelen decir a la gente que se alinee y sea como los demás, en lugar de promover el individualismo y la singularidad. Pero lo cierto es que todos somos únicos y, como veremos en el siguiente resumen, merece la pena aceptar nuestra rareza.

    Acepta tu rareza y mantente fiel a tus valores.

    Hay muchos de los llamados “consejos de expertos” que dicen que es inteligente intentar encajar en algún modelo de negocio estereotipado. Pero Jarvis está aquí para decirte que esos consejos son mentira.

    De hecho, odia totalmente los consejos. Dicho esto, cree que la mejor manera de ser inspirador y atraer a la gente a tu negocio es ser fiel a ti mismo y ser diferente de lo que ya existe. En otras palabras: sé raro.

    Mucha gente ha aconsejado a Jarvis que no diga palabrotas a sus clientes, diciéndole que no es profesional. Sin embargo, él dice palabrotas de vez en cuando, y prefiere ser honesto sobre quién es antes que ser falso para complacer a un cliente que, de todos modos, probablemente no le convenga.

    La verdad es que los clientes responderán positivamente cuando vean que eres auténtico y honesto en tu deseo de ayudarles. Si se les da a elegir, la gente siempre escogerá a un humano auténtico y raro antes que a un bot impecable y aburrido.

    Por ejemplo, los instructores de yoga. Hay muchos instructores de yoga que no se distinguen unos de otros, cada uno aparentemente iluminado y perfecto. Y luego está Caren, una profesora de yoga que habla abiertamente de su experiencia con la depresión.

    Un experto probablemente diría que es un mal negocio decir a los clientes potenciales que no eres perfecto, pero la franqueza de Caren no desanima a la gente. De hecho, atrae a los clientes, que se sienten atraídos por su historia e inspirados por su autenticidad.

    Lo que realmente importa es que identifiques tus valores y te mantengas alineado con ellos. Cuando lo hagas, podrás estar seguro de que estás haciendo un trabajo significativo y que merece la pena, independientemente de lo que digan los demás.

    Para Jarvis, sus valores son hacer un buen trabajo que ayude a la gente y, al mismo tiempo, superar siempre sus límites creativos. Algunas personas alinean sus valores con ganar dinero y hacerse famosas, pero Jarvis está en contra de esta práctica, ya que la fama y la riqueza son factores externos que, en última instancia, están fuera de tu control.

    Aunque no puedes determinar cuánta gente va a comprar tu próximo producto, sí puedes determinar la cantidad de trabajo y cuidado que pones en él. Así que, aunque no consigas inmediatamente unas ventas espectaculares, puedes estar tranquilo de que has triunfado en tus términos si tu producto está bien hecho y realmente ayuda a la gente tal y como se pretendía.

    Cuando establezcas buenos valores internos, es decir, valores que puedas controlar, tu sensación de autoestima también estará bajo tu control, como debe ser.

    Aprende haciendo y da un paso atrás si las cosas empiezan mal.

    Hay todo tipo de preferencias de aprendizaje, y algunas personas se adaptan perfectamente a la estructura que proporcionan las escuelas y universidades. Pero a veces puede haber un límite a lo que puedes aprender leyendo o escuchando a un profesor: tienes que salir y aprender haciendo.

    Sea cual sea tu oficio, aprender haciendo es la mejor forma de desarrollarlo y mejorarlo. Jarvis no se arrepiente de haber dejado la universidad para trabajar en una empresa de diseño web porque sabe que aprendió muchas lecciones valiosas en el trabajo que no habría aprendido en la escuela. Sólo después de pasar unos años como director creativo de la empresa, se sintió lo bastante seguro como para aventurarse y montar su propio negocio.

    Sin embargo, cuando empezó a trabajar como diseñador de páginas web, Jarvis no se arrepentía.

    Aún así, cuando empezó, Jarvis cometió muchos errores. Pero éstos se convirtieron en valiosas lecciones que le permitieron mejorar, y no las aprendió a menos que lo estuviera haciendo. Además, como uno de los valores fundamentales de Jarvis es hacer un trabajo de calidad, estos errores se convirtieron en oportunidades para mejorar la calidad general de su trabajo.

    Sin embargo, esto no significa que debas seguir impulsando las cosas si tu negocio se ha estancado o no despega. Si te encuentras atascado en una mala situación, no seas testarudo y trates de seguir adelante con el negocio como de costumbre. En lugar de eso, reconoce que es un buen momento para dejar lo que estás haciendo, dar un paso atrás y reevaluar las cosas.

    Jarvis se encontró exactamente en esta situación con su negocio de diseño web autónomo, así que pulsó el botón de pausa y se preguntó cómo podía ayudar mejor a sus clientes. Sin duda, dar un paso atrás le permitió distanciarse lo suficiente del problema como para ver claramente el camino a seguir, que implicaba reestructurar por completo sus prácticas y procedimientos.

    También hay medidas que puedes tomar para reducir las posibilidades de llegar a un punto de estancamiento en el que tengas que pulsar el botón de pausa. Una de las mejores cosas que puedes hacer es seguir experimentando, probando cosas nuevas y manteniéndote al día de lo que ocurre en tu campo.

    Para empezar, evita preocuparte por ser perfecto o por lo que pensarán los demás.

    Una vez que hayas dado el primer paso de tener una gran idea que hable de quién eres y de lo que valoras, es hora de pasar al segundo paso: superar los obstáculos que te impiden hacer realidad esa idea. Puede que pienses que los obstáculos son grandes y abundantes, pero la buena noticia es que muchos de ellos pueden superarse pensando de forma diferente y ajustando tu perspectiva sobre los retos que tienes por delante.

    Por ejemplo, tú o una persona de tu entorno que tenga una gran idea que te ayude a hacerla realidad.

    Por ejemplo, tú o alguien que conozcas puede ser un perfeccionista, alguien a quien no le gusta emprender un proyecto a menos que sepa que va a salir impecable. Nadie quiere publicar trabajos malos, pero si todo el mundo publicara únicamente trabajos que considerara absolutamente perfectos, el mercado estaría bastante vacío.

    De hecho, se puede decir que la perfección absoluta no existe en absoluto en el mundo real. Es sólo un concepto que nos impide avanzar con una idea perfectamente buena. Si la perfección es un requisito para ti, lo más probable es que acabes por no haber hecho nunca nada, lo cual es una tragedia mucho mayor que producir algo con algunos defectos.

    Hay otra preocupación, a menudo asociada a ser perfeccionista. Algo que también puede actuar como un obstáculo para realizar tu trabajo, y tiene que ver con ser juzgado.

    Hoy en día, es difícil evitar las críticas de cualquiera que tenga un ordenador o un smartphone. Todos los días, Jarvis recibe un mensaje, ya sea un tweet, un correo electrónico o una crítica de una estrella, de alguien que piensa que su trabajo apesta. Lo considera una bofetada virtual, pero no es algo en lo que piense demasiado. Es simplemente un hecho inevitable de la vida y simplemente hay que seguir adelante.

    También escuece perder un seguidor o un suscriptor, pero también hay días en los que ganarás nuevos fans y críticas de cinco estrellas de personas que realmente aprecian tu trabajo. Tienes que centrarte en lo bueno en lugar de obsesionarte con lo malo.

    Y aquí de nuevo es donde ayuda tener un trabajo que esté alineado con tus valores. Puesto que el trabajo de Jarvis consiste en compartir lo que ha aprendido e intentar ayudar a los demás, puede estar tranquilo sabiendo que su producto final cumple estos valores, a pesar de lo que digan los que lo odian.

    Todo el mundo tiene miedos, y ser valiente consiste en superar esos miedos y aceptar el fracaso.

    El éxito no elimina los miedos de una persona. Sólo crea nuevas preocupaciones, como el miedo a no estar a la altura del éxito anterior.

    Por tanto, se puede afirmar que todo el mundo tiene miedo a exponer su trabajo al mundo, sea quien sea. Por eso es importante que te importe lo que haces y que tengas unos valores sólidos. Puede que esto no haga desaparecer los miedos, pero debería reducirlos, ya que estarás menos interesado en la respuesta de los demás.

    Jarvis tiene muchos miedos. De hecho, en una larga entrada de su blog, enumeró cada uno de ellos. En respuesta a esta extensa lista, un lector señaló que los miedos suelen ser una señal de que tienes cosas que aprecias y no quieres perder. Así que, en cierto modo, los miedos son algo por lo que estar agradecido

    Para superar tus miedos, necesitas valor. Ahora bien, algunas personas confunden la valentía con la intrepidez, pero la verdadera valentía consiste en reconocer el miedo y superarlo para hacer lo que hay que hacer.

    Para que esto te resulte un poco más fácil, puedes darte una serie de pequeños pasos, ya que siempre es más fácil dar pequeños pasos que dar un gran y aterrador salto. Entre los muchos miedos de Jarvis está el miedo a las multitudes, especialmente a actuar delante de la gente y a recibir críticas. Así que puede que te sorprenda saber que también es músico de gira en una banda.

    Jarvis no perdió repentinamente estos miedos para ser músico de gira; superó el miedo en una serie de pequeños pasos. Primero tocó música al aire libre, actuando en parques para los transeúntes. Luego pasó a las noches de micro abierto en locales de música locales. Después, empezó a contratar actuaciones en clubes.

    Después de cada paso se dio cuenta de que en realidad no hay tanto de lo que preocuparse. Incluso después de actuaciones que Jarvis pensaba que habían ido fatal, se le han acercado fans y le han dicho que había sido su mejor actuación hasta la fecha.

    Además, no merece la pena temer el fracaso, ya que forma parte del proceso creativo de cualquier empresario y artista.

    Piénsalo: nadie ha surgido con un gran producto u obra de arte sin dejar tras de sí una serie de fracasos, accidentes y contratiempos. Lo importante es aceptar estos fracasos como oportunidades importantes para aprender, crecer y mejorar.

    Las intenciones y una fuerte bandera de unión pueden ayudar a que tu trabajo resuene en los demás.

    El miedo al fracaso es sólo una pobre excusa para no hacer algo que realmente quieres hacer. Las otras grandes razones son no tener suficiente tiempo y no tener suficiente dinero, pero estas barreras están lejos de ser insuperables.

    En lo que respecta al tiempo, siempre tienes opciones que elegir y siempre puedes optar por dar prioridad a una cosa sobre otra. Así, en lugar de dedicar tiempo a las redes sociales, puedes ponerte a escribir tu propio libro y, si no tienes mucho dinero, puedes autopublicarlo como libro electrónico, que es lo que hizo Paul Jarvis.

    Por ejemplo, puedes dedicar tu tiempo a escribir tu propio libro y, si no tienes mucho dinero, puedes autopublicarlo como libro electrónico, que es lo que hizo Paul Jarvis.

    Además de establecer tus valores, también es importante definir tus intenciones, o por qué quieres hacer algo en primer lugar. Cuando tienes un fuerte deseo y unas intenciones puras, es más fácil superar el miedo y hacer los sacrificios necesarios con tu tiempo y dinero.

    Pregúntate En primer lugar, ¿por qué quiero hacer esto? ¿Qué quiero conseguir? ¿Cómo añade valor mi producto o servicio al mundo?

    Cuando tienes buenas intenciones, la gente lo reconocerá. Y a la inversa, cuando mientas sobre tus intenciones, la gente se dará cuenta. Basta con contrastar las intenciones de Blue Bottle Coffee con las de Starbucks. La declaración de intenciones de Blue Bottle suena claramente a seres humanos que quieren ayudar, mientras que la de Starbucks suena como si la hubiera escrito un comité corporativo sin rostro. Así que llena tus intenciones de humor, pasión y amor: todas las cosas de las que están hechos los seres humanos y a las que responden.

    Cuando realmente crees y te importa el trabajo único que compartes con el mundo, es probable que tu historia personal se refleje en el producto final. Es decir, tu producto reflejará quién eres. Y es mucho más probable que la gente se sienta atraída por este tipo de trabajo que por una copia genérica de otra cosa. Pero también ayuda utilizar una bandera de reunión para llamar la atención de tu público.

    Una bandera movilizadora puede ser muchas cosas, pero lo que nunca debe ser es confusa o aburrida. Puede ser una declaración de intenciones audaz, un manifiesto, un vídeo… cualquier cosa que adopte una postura, trace una línea firme en la arena y diga esto es lo que tú y tu trabajo representáis, ¡así que ven a formar parte de la aventura!

    Encuentra tu intersección, ten cuidado con las distracciones y céntrate en tus valores más que en tus objetivos.

    “No creo en ‘seguir tu pasión’. Odio los consejos, y éste es un consejo horrible. La pasión es buena, pero necesita un examen frecuente”

    Probablemente hayas oído a alguien decirlo como una forma de consejo profesional: “Sigue tu pasión”. Suena bien, pero, en realidad, seguir tu pasión no es suficiente. También tienes que dedicar tiempo y esfuerzo a desarrollar tu oficio, generar tantas ideas como puedas y cuestionarte si tu pasión está en consonancia con tus valores.

    El mejor consejo es que sigas tu pasión.

    El mejor consejo es que encuentres tu intersección, y esto pasa por conocer tu pasión y saber dónde se cruza con tus habilidades y cómo esas habilidades ayudan a los demás.

    Por ejemplo, si tu pasión se cruza con tus habilidades y cómo esas habilidades ayudan a los demás, entonces tienes que encontrar tu sección.

    Por ejemplo, si te apasiona proteger el medio ambiente y eres experto en diseño web, tu intersección con la ayuda a las personas y, por tanto, con la remuneración por tu trabajo, podría ser el diseño de sitios web para empresas ecológicas. Pero saber esto es sólo la mitad de la batalla, ya que luego tienes que idear tu bandera de reunión y conseguir que tu público se entusiasme y apasione tanto como tú.

    Y luego está la cuestión de seguir adelante, terminar tu trabajo y hacerlo lo mejor posible. Esto significa mantenerse centrado en el trabajo real y evitar las muchas distracciones que la gente suele confundir con parte del trabajo real.

    Mucha gente parece pensar que el trabajo real es el trabajo de los demás.

    Mucha gente parece pensar que la autopromoción y mantener una presencia activa en las redes sociales es una parte sustancial de su trabajo, pero esto es un error. La promoción es secundaria con respecto al oficio de hacer el trabajo. Irónicamente, si las personas que se promocionan pasaran tanto tiempo desarrollando su oficio y haciendo el trabajo real como componiendo el tweet perfecto, probablemente no necesitarían promocionarse tanto.

    Hacer un trabajo fantástico para un cliente es promoción en sí mismo, ya que lo más probable es que ese cliente te recomiende a todos los de su círculo. Como Jarvis sitúa la calidad de su trabajo muy arriba en sus valores, nunca ha tenido que gastar ni un céntimo en publicidad. Twitter y Facebook podrían desaparecer y su negocio no se vería afectado.

    Por último, hay otro consejo común que Jarvis cuestiona: el uso de objetivos.

    Jarvis está en contra de los objetivos, ya que tienden a encerrarte en un determinado camino que puede impedirte experimentar y buscar alternativas. En su lugar, Jarvis utiliza sus valores para guiarse. Puesto que sus valores principales son “hacer un gran trabajo” y “ayudar a la gente”, es libre de explorar todas las formas posibles de conseguirlo.

    El robo y la copia pueden ayudarte a empezar, pero evita el mimetismo y la comparación de tu trabajo con el de los demás.

    Ahora que nos hemos quitado las excusas de encima, es hora de dejar de procrastinar y empezar tu propia aventura. Así que pongámonos en marcha con tu gran idea de un producto o servicio que realmente pueda ayudar a la gente y hacer el mundo un poco mejor.

    Si necesitas algo de inspiración para ponerte en marcha, no es mala idea observar detenidamente el trabajo de las personas a las que admiras. Pero ten en cuenta que hay una gran diferencia entre copiar, robar e imitar.

    Copiar puede ser muy útil para desarrollar tu oficio. Cuando Jarvis estaba empezando, recreaba sitios web que le gustaban para aprender técnicas y cómo se hacían ciertas cosas. Luego, veía cómo podía hacer que los sitios recreados fueran mejores, funcionaran más rápido y tuvieran más estilo. Copiar también era una buena forma de aprender a mezclar varios estilos de diseño web.

    El robo también puede servirte de inspiración para tu propio trabajo. Jarvis ha robado montones de diseños y detalles encontrados en el arte, la naturaleza, la arquitectura y otros lugares. Luego incorpora y mezcla estos detalles en su propio trabajo y los convierte en parte de su estilo individual. Lo más probable es que, si te hablara de la idea que robó, ni siquiera la reconocerías en su propio trabajo, pero de todos modos fue una parte importante del proceso.

    El mimetismo es una parte importante de su trabajo.

    El mimetismo, por otra parte, consiste en tomar la idea de otra persona y hacerla pasar por propia, lo cual es sencillamente de mala educación. Todos tomamos fragmentos de otros creadores pasados y presentes, y a veces ni siquiera somos conscientes de la influencia externa. Pero estas ideas inspiradoras deben ser puntos de partida para hacer algo único y totalmente propio.

    Aunque está bien fijarse en el trabajo de los demás en busca de inspiración y formas de mejorar tu propio arte, también puede generar sentimientos negativos si empiezas a comparar tu trabajo o tu popularidad con los suyos. En última instancia, este tipo de comparación no te servirá de mucho. Lo que realmente importa es cómo te sientes con tu trabajo y no con el esfuerzo de otra persona.

    Así que intenta centrarte en el proceso, ya que es ahí donde está la recompensa real y duradera. Si pones todas tus esperanzas en el resultado final, verás que la satisfacción es efímera. Puede que te sientas bien durante un día, pero luego será hora de pasar a lo siguiente. Cuando te centras en el proceso de hacer y realizar un buen trabajo, las recompensas estarán ahí todos los días.

    No tengas miedo de decir que no, aprovecha los tiempos lentos y no te rindas.

    No importa qué tipo de aventura estés planeando emprender, todo empieza por tomarte un momento para hacerte algunas preguntas importantes: ¿Cuáles son mis intenciones y motivaciones? ¿Cuáles son mis valores fundamentales? Con las respuestas a estas preguntas puedes crear tu bandera de reunión y una declaración de misión que te ayudarán a guiar tus decisiones.

    Empezar un gran proyecto puede ser abrumador. Tanto que a menudo está lleno de momentos en los que estarás tentado de abandonar. Así que, para mantener el impulso, es bueno que descubras cómo puedes dividir el lanzamiento del proyecto en pasos pequeños y factibles.

    Empezar un gran proyecto.

    Una vez en marcha, es importante evitar el agotamiento sabiendo cuándo decir no. El tiempo y la energía son recursos valiosos y no deben malgastarse con clientes que no coinciden con tus valores. Cuando te esfuerzas demasiado, todos los proyectos se resienten.

    Por supuesto, no siempre podemos permitirnos el lujo de rechazar clientes, pero si tienes dificultades para conseguirlos, puedes aprovechar el anonimato con alguna experimentación audaz.

    Ten en cuenta que el anonimato es un recurso muy valioso.

    Ten en cuenta que tanto la fama como la oscuridad tienen sus pros y sus contras. Con la fama y el éxito, viene mucha presión para seguir cumpliendo y mantener tu reputación, mientras que el anonimato proporciona una oportunidad emocionante para experimentar, fracasar, aprender y desarrollar tu experiencia en relativa paz.

    Cuando ganas algunos seguidores, es importante seguir aprendiendo y mantenerse flexible. Ser un experto sólo significa que los demás respetan y valoran tu opinión. Para conservar ese estatus tienes que estar al tanto de los avances en tu campo y aceptar el hecho de que es un proceso continuo. Las opiniones pueden cambiar a medida que una persona sigue desarrollándose y adquiriendo nuevos conocimientos.

    Por último, no te rindas. Aunque sientas que has fracasado tantas veces que te sientes maldito, basta un éxito para que las cosas cambien. Por el lado bueno, debes saber que a menudo se siente más oscuro justo antes del amanecer. Así que sigue aprendiendo de tus fracasos, haciendo esos ajustes e intentándolo de nuevo. ¿Qué tienes que perder?

    Conclusiones

    El mensaje clave de estos resúmenes:

    No hay nada como hacer tu propio trabajo único que refleje tus valores. El trabajo emocionante e innovador proviene de las personas que se liberan del anodino pensamiento corporativo y hacen lo suyo. Todo el mundo, incluso las personas de éxito, tiene miedo a exponerse a la crítica y al fracaso, pero estos miedos pueden superarse. El fracaso y la crítica no son el final; de hecho, pueden ser útiles para aprender, pivotar y seguir creando un trabajo aún mejor.

    Consejos Accionables:

    Los fracasos no son el final.

    En lugar de desear más dinero, desea suficiente dinero.

    Una vez que Jarvis gana lo suficiente para cubrir sus gastos del año y ahorrar algo de dinero, deja de aceptar clientes durante el resto del año. De este modo, puede trabajar seis meses y pasar los seis siguientes viajando, escribiendo, haciendo música, trabajando en proyectos paralelos y explorando sus aficiones, algunas de las cuales acaban reportándole algún dinero extra. Ésta es sólo una de las ventajas de ser tu propio jefe.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: Cambio por diseño, de Tim Brown

    Acabas de aprender que para hacer un trabajo verdaderamente significativo tienes que liberarte del pensamiento dogmático y seguir tus propias pasiones y valores, aunque te resulte desalentador. Pero, por muy creativo y valiente que seas, inevitablemente a veces te enfrentarás a problemas aparentemente insuperables que te harán querer levantar las manos y exclamar: “¡Me rindo!”

    ¿Qué debes hacer en estas situaciones?

    En Cambio por diseño, Tim Brown, director ejecutivo de la legendaria empresa de diseño IDEO, aboga por un enfoque de la resolución de problemas basado en métodos de diseño, tanto si eres empleado como si tienes tu propia empresa. Así que si quieres saber más sobre cómo atacar cualquier problema con una mentalidad de diseño, dirígete al resumen de Cambio por diseño.

Leave a comment