Employee to Entrepreneur

Cómo ganarse la libertad y hacer un trabajo importante

Descubre los secretos del éxito del Emprendimiento.

Saca buenas notas, persigue un título universitario y asciende por la escalera corporativa hacia una cómoda jubilación. Esta es la trayectoria vital estándar que sigue dominando la sociedad moderna. Pero ante el progreso tecnológico, la forma en que vivimos y trabajamos está cambiando por completo, lo que hace que hoy sea más fácil crear una empresa que en cualquier otro momento de la historia.

Y, sin embargo, a pesar de que el mundo de los negocios se ha vuelto más competitivo que nunca, no es fácil crear una empresa.

Y sin embargo, aunque el Emprendimiento se está convirtiendo en una vía más generalizada, el camino no es necesariamente para todos. De hecho, la transición de un sueldo predecible a una mayor precariedad requiere algo más que conocimientos empresariales: exige un cambio fundamental de mentalidad.

Employee to Entrepreneur
SPONSOR

Independientemente de que quieras o no crear una empresa, desarrollar las características mentales de un emprendedor te ofrece la mejor oportunidad de llevar una vida plena en el siglo XXI, en rápida evolución.

En este resumen, te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a conseguirlo.

En este resumen, aprenderás

  • cómo los incentivos monetarios pueden, en realidad, perjudicar la motivación;
  • cómo los incentivos monetarios pueden, en realidad, perjudicar la motivación
  • por qué la maleta moderna sólo se inventó cinco milenios después de los albores de la rueda; y
  • por qué un fondo de alto riesgo celebra periódicamente reuniones para recibir críticas negativas.
  • .

Aprender a adaptarse al cambio es fundamental para tener éxito en nuestro mundo moderno.

Imagina que hace sólo diez años alguien te hubiera dicho que podrías pulsar un botón de tu teléfono y, en cuestión de minutos, un coche se pondría en marcha sólo para ti. No sólo eso, sino que podrías pagar el servicio sin ningún intercambio físico y llegar a tu destino exacto sin pronunciar una palabra al respecto. Probablemente no les habrías creído.

Por supuesto, hoy en día, las aplicaciones para compartir coche como Uber pueden no parecer un milagro. De hecho, se han convertido en algo tan común en la última década que, hoy en día, podrías incluso quejarte si tu transporte llega unos minutos tarde.

Esta disparidad demuestra lo rápido que la tecnología está transformando nuestras normas socioculturales. Y está ocurriendo a un ritmo que sólo va a acelerarse, según un concepto conocido como ley de Moore.

El mensaje clave aquí es: Aprender a adaptarse al cambio es fundamental para tener éxito en nuestro mundo moderno.

La ley de Moore observa que, desde la década de 1960, la potencia informática se duplica cada 18 o 24 meses. Para visualizar el impacto de tal crecimiento exponencial, imagina que caminas un metro hacia delante y luego doblas la distancia cada día durante 30 días. Empezarías dando pequeños pasos pero, al final del trigésimo día, habrías caminado mil setenta y tres millones de metros.

Del mismo modo, ideas como la realidad virtual inmersiva, los coches autónomos y las naves espaciales comerciales están pasando cada vez más rápidamente de la ciencia ficción a la ciencia hecho. Al mismo tiempo, el crecimiento exponencial de las tecnologías informáticas está trastornando los modelos empresariales tradicionales y los costes de la cadena de suministro. Y no sólo está conduciendo a la automatización de los empleos humanos, sino que también parece estar creando una mano de obra más miserable.

La mayoría de las grandes organizaciones actuales están plagadas de culturas que no se adaptan al rápido ritmo cambiante del mundo. Los empleados de las empresas tienden a cargar con culturas anticuadas de planificación excesiva, reuniones innecesarias, política de oficina y excesos presupuestarios. Por eso no es de extrañar que la mayoría de los trabajadores asalariados de las economías occidentales, desde EE.UU. hasta Australia, se muestren insatisfechos con su trabajo.

Los empresarios, por otra parte, están bien posicionados para prosperar en respuesta a estos cambios económicos y sociales en curso. Tampoco es casualidad que, desde 2014, la economía de los autónomos en EE.UU. haya crecido tres veces más rápido que el resto de la economía laboral. Mientras tanto, la financiación mundial de capital riesgo aumentó un 50% sólo en 2017.

Aprender a adaptarse al cambio es fundamental para el Emprendimiento, pero también es una característica necesaria si quieres prosperar en un mundo que seguirá moviéndose a un ritmo sin precedentes. Analicemos más detenidamente la mentalidad emprendedora en el siguiente resumen.

Abordar el fracaso y la incomodidad es el principal vehículo para el crecimiento.

¿Alguna vez has intentado aprender una nueva habilidad y has decidido que simplemente no era para ti? Tal vez decidiste coger una guitarra, pero no pasaste de un par de acordes antes de guardarla en el armario para que cogiera polvo. O tal vez te topaste con un muro al aprender un nuevo idioma, y concluiste que simplemente no eras una persona de idiomas. Si alguna vez te has resignado a pensar: Esto no es para mí, o No sirvo para esto, eres culpable de tener una mentalidad fija.

El mensaje clave aquí es: Aceptar el fracaso y la incomodidad es el principal vehículo para el crecimiento.

La psicóloga Carol Dweck cree que hay dos tipos de mentalidad: una mentalidad fija y una mentalidad de crecimiento. Una mentalidad fija presupone que naces con un cierto nivel de inteligencia y capacidad creativa que determina el éxito que puedes tener a lo largo de tu vida. Por otra parte, una mentalidad de crecimiento considera que todas las características son adaptables, y todos los fracasos son una forma de retroalimentación que impulsa el crecimiento personal.

Para tener éxito en cualquier cosa nueva, ya sea aprender un idioma o crear tu primera empresa, es absolutamente crucial tener una mentalidad de crecimiento. Esto se debe a que aprender cualquier habilidad nueva implica inevitablemente experimentar cierto nivel de incomodidad y golpes a tu ego. Puede que tengas que practicar el mismo acorde 70 veces antes de que te salga bien, y es probable que tu frustración aumente por el camino. Pero si no puedes confiar en que es una parte natural del proceso de aprendizaje a pesar de la incomodidad, entonces no es probable que mantengas el rumbo.

Para soportar un reto así, tu confianza en ti mismo debe provenir de algo distinto a la validación externa. De hecho, llegar a crear un entorno que fomente la crítica negativa puede ser una herramienta poderosa para el desarrollo personal y empresarial. Tomemos como ejemplo el fondo de cobertura Bridgewater Associates, que ha organizado reuniones periódicas conocidas como redes de desafío para fomentar la crítica en el lugar de trabajo. La idea es que, al enfrentarte a comentarios negativos que también son constructivos, puedes darte cuenta de lo que te está frenando.

Al igual que transformar la cultura de la empresa, formar una mentalidad que acepte el fracaso requiere práctica. Pero también es crucial, porque el viaje empresarial es un maratón, no un sprint. Al final, aunque la mentalidad es primordial, en última instancia necesitas un propósito impulsor que te lleve a través de la carrera.

Comprende tus motivos antes de embarcarte en tu viaje empresarial.

Pongamos que sales a cenar con un amigo y te comprometes a saltarte el postre. Pero cuando llega el momento, la vista de la reluciente porción de tarta de chocolate de tu amigo te hace la boca agua. Estás a punto de volver a llamar al camarero cuando recuerdas esa reciente advertencia de tu médico sobre tu riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. A pesar de que suspiras por ese trozo, te resistes, y por una buena razón.

Éste es el mensaje clave: Comprende tus motivos antes de embarcarte en tu viaje empresarial.

Soportar un reto difícil es más fácil cuando te impulsa un propósito claro, tanto en la vida como en los negocios. En los años 70, el psicólogo Edward Deci llevó a cabo un experimento que demostró cómo los estudiantes a los que se pagaba por participar estaban en realidad menos interesados en trabajar para resolver determinados problemas que los que no habían recibido ningún incentivo monetario.

La motivación intrínseca no sólo es un potente potenciador del rendimiento, sino que también es lo que proporciona ese punto de anclaje esencial cuando los tiempos se ponen difíciles. De hecho, la mayoría de los empresarios pasan por lo que se conoce como el tramo de la desesperación, o periodos temporales de soledad y desilusión. Sólo cuando crees en lo que haces puedes soportar los momentos bajos sin sentirte abrumado por las dudas sobre ti mismo.

Pero, para aclarar tus ideas, tienes que ser claro.

Pero para aclarar tu propósito, tienes que ser honesto sobre por qué quieres embarcarte en el viaje empresarial en primer lugar. No pienses sólo en las consecuencias inmediatas de dejar tu trabajo actual y en las posibilidades que podría conllevar. Pregúntate si realmente necesitas dejar tu trabajo: ¿quizás te conformarías con una actividad paralela como autónomo en lugar de dedicarte por completo a ello?

Para llegar a la raíz de tus verdaderos motivos, prueba el método de las cinco efes del autor. Se trata de un ejercicio que puedes hacer cada pocos meses para hacer un inventario de tu vida de forma mensurable. Coge algunas notas adhesivas y anota las cinco F: libertad, independencia económica, realización, forma física y amigos y familia. A continuación, califícate objetivamente sobre diez en cada uno de estos aspectos. Poniendo un número a cada área de tu vida, podrás evaluar si ha llegado o no el momento de dar un paso valiente.

Es posible que te encuentres en una situación en la que no te sientas bien.

Es posible que cuando hayas reflexionado sobre tu situación, te des cuenta de que en realidad no es tan mala. Pero si te encuentras con carencias en tres o más de estas cinco áreas, entonces tienes un motivo claro para hacer un gran cambio.

Recoger y conectar ideas forman la base del Emprendimiento.

He aquí un experimento mental: imagina que tienes un monopatín, una bicicleta y una moto. Ahora, deconstruye cada objeto en sus partes esenciales. El monopatín se compone de una cubierta, ruedas y ruedas. La bicicleta tiene manillar, sillín, radios y cadena. La moto tiene motor, depósito de aceite, embrague y frenos. Ahora, piensa cómo podrías combinar estas piezas individuales para construir un objeto nuevo. Por ejemplo, tal vez podrías construir una moto acuática combinando la cubierta del monopatín, el sillín de la bicicleta, y el depósito y el motor de la moto.

Este proceso de deconstrucción de la moto y del monopatín es el que se ha descrito anteriormente.

Este proceso de deconstrucción y reconstrucción se conoce como pensamiento de primeros principios, y es una herramienta utilizada por algunos de los emprendedores con más éxito del mundo, como Elon Musk y Jeff Bezos.

Pensamiento de primeros principios.

El mensaje clave aquí es: La recopilación y conexión de ideas constituye la base del Emprendimiento.

El pensamiento de los primeros principios ayuda a transformar las ideas existentes en propuestas innovadoras, en lugar de limitarse a mejorar incrementalmente la forma de los servicios y productos existentes. Aunque en teoría parece sencillo, en la práctica es otra historia.

Un ejemplo clásico para demostrar el reto del pensamiento de primeros principios lo encontramos en la maleta moderna. Aunque las maletas y los carros con ruedas se remontan a la Antigua Roma, a nadie se le ocurrió combinar ambas cosas hasta 1970, cuando Bernard Sadow observó a un trabajador de un aeropuerto transportando una pesada pieza de maquinaria sobre una plataforma con ruedas. Y así, cinco milenios después de la invención de la rueda, se inventó la primera pieza de equipaje con ruedas.

La mayoría de los empresarios de éxito conectan los puntos entre las observaciones que hacen en la vida real para llegar a nuevas ideas. Pero antes de conectar los puntos, tienes que reunirlos.

La mejor forma de hacerlo es reservar entre dos y cuatro horas a la semana para aprender. Busca contenido útil y programa tiempo para consumirlo, ya sea durante el trayecto matutino al trabajo o mientras estás en el gimnasio. No subestimes nunca tu capacidad intuitiva para asimilar información cuando lees libros o escuchas podcasts.

Los puntos se acumulan.

Recoger puntos es lo que te proporciona las fuentes de las que puedes inspirarte para encontrar tu propósito empresarial. Cuantos más puntos recojas, más oportunidades identificarás para resolver los problemas del mundo. Y, en última instancia, enriquecer tu comprensión del mundo te ayudará a conectar los puntos.

Prueba siempre tu propuesta antes de llevar a cabo tu idea.

Pongamos que se te enciende la bombilla cuando te das cuenta de que te gustaría tener más tiempo para comprar productos frescos. Viendo una oportunidad, decides lanzar un servicio de suscripción de cajas de fruta. Supones que tus amigos se apuntarán y se armará un revuelo, pero decides no decírselo a nadie hasta que descubras todos los entresijos.

Así que no pierdes tiempo e inviertes todos tus ahorros en dar vida a tu Startup. Te asocias con un mayorista, contratas a un desarrollador de software y creas la aplicación. Llega el día del lanzamiento: te sorprende la falta de descargas. ¿Qué ha fallado? Bueno, resulta que, en realidad, la mayoría de tus amigos preferirían seguir comprando fruta en el supermercado si les dieran la opción.

El mensaje clave aquí es: Pon siempre a prueba tu propuesta antes de llevar a cabo tu idea.

Nunca es buena idea lanzarse a por todas en el primer intento y, sin embargo, sacar conclusiones precipitadas es uno de los errores más comunes que cometen los empresarios. Un escollo igualmente común es mantener tu idea demasiado cerca de tu corazón antes de compartirla con nadie, o lo que se conoce como análisis de parálisis. Como resultado de estos hábitos erróneos, casi la mitad de todas las Startup fracasan en el mercado.

La mayoría de las empresas de nueva creación fracasan en el mercado.

Por suerte, existen estrategias de bajo coste para evitar tanto las conclusiones precipitadas como el análisis de parálisis. La clave está en probar tu idea en tu segmento de clientes ante todo. Después de todo, ¿cómo puedes saber si tu idea funcionará a menos que sepas que tus clientes realmente la quieren? Cuando pongas a prueba tu idea, prioriza los supuestos que pones a prueba en función de su nivel de riesgo, lo que también se conoce como identificar tu supuesto decisivo. En otras palabras, céntrate en las hipótesis más críticas para tu negocio.

Por ejemplo, los fundadores de Uber, Travis Kalanick y Garrett Camp, hicieron un par de suposiciones de bajo riesgo sobre su plataforma de conexión entre conductores y pasajeros: la mayoría de la gente tiene teléfonos inteligentes y está dispuesta a pagar con ellos. Lo que no podían asumir de forma fiable es que la gente se subiría de buena gana a la parte trasera del coche de un desconocido. Sin encuestar primero a los clientes sobre este factor de confianza fundamental, Uber nunca se habría convertido en un éxito de mercado.

Para conocer los motivos de tus clientes, haz que participen. Asegúrate de utilizar preguntas abiertas -como ¿por qué?– para descubrir el significado más profundo de sus deseos y necesidades. Esto es lo que te ayudará a centrarte en lo que no sabes, para que puedas comprender objetivamente el valor de tu propuesta.

Tu tiempo es oro. Limita tu concentración y elimina las distracciones.

Todos los días tenemos que tomar decisiones. Algunas pueden parecer menores, como usar o no el hilo dental. Pero las malas decisiones repetidas durante mucho tiempo pueden tener un impacto catastrófico. Si piensas que cada día que no te pasas el hilo dental es un paso más hacia la caries dental, te resultará más fácil ver el valor de lo que podría parecer una actividad trivial.

Por ejemplo, si te pasas el hilo dental cada día que no te pasas el hilo dental es un paso más hacia la caries dental.

De forma similar, revisar tu correo electrónico cada 15 minutos puede parecer intrascendente en el momento. Pero cuando lo haces a diario, se va acumulando. Piensa que una persona media toca su teléfono 2617 veces al día. Si además tenemos en cuenta que se tarda entre 5 y 45 minutos en volver a la zona, está claro que los hábitos imprudentes de estar frente a la pantalla nos roban un tiempo precioso.

Los hábitos imprudentes de estar frente a la pantalla nos roban un tiempo precioso.

El mensaje clave aquí es: Tu tiempo es precioso. Limita tu concentración y elimina las distracciones.

Reflexiona sobre cuánto tiempo pasas reaccionando a las notificaciones push sobre el último correo electrónico o titular. Comprueba tus estadísticas de tiempo frente a la pantalla. Si estás al teléfono tres horas al día, ponte como objetivo reducir esa cifra a 60 minutos. A continuación, adapta tu entorno a tus objetivos: desactiva las notificaciones mientras trabajas y programa tres momentos al día para consultar el correo electrónico.

Lo mismo ocurre en los negocios, donde cada día tienes que elegir a qué tareas dedicas tu tiempo y energía. La cuestión es cómo determinar qué tarea merece la pena.

Los procesos administrativos, como generar informes o mantener la presencia en la web, son cruciales para el negocio, pero ¿también están ocupando todo tu tiempo? Puede parecer que estássólo dedicando dos horas a tareas que generan 10 $ por hora mientras te centras en tareas de 50 $ por hora el resto del día. Pero a lo largo de un año, se acumulan en una pérdida considerable.

Para mantener la concentración, considera la posibilidad de externalizar tareas que no generen mucho valor. Si un servicio automatizado puede producir los mismos informes por 10 $ al mes, es lógico optar por él. Para los trabajos que requieren atención humana, considera la posibilidad de contratar a un asistente virtual por 10 $ la hora en sitios web de contratación como Fiverr o Upwork. Por supuesto, tienes que evaluar las habilidades individuales e invertir en formación. Pero hacer la contratación te permitirá centrar tu energía en actividades que añadan valor.

En última instancia, limitar tu enfoque te permite maximizar tu productividad sin quemarte. Al fin y al cabo, si quieres ser empresario y vivir una vida plena, tienes que aprender a trabajar de forma más inteligente, no durante más tiempo.

Conclusiones

El mensaje clave de estas conclusiones:

Hacer la transición de empleado a empresario puede ser intimidante. Aunque no es el camino adecuado para todo el mundo, adoptar la mentalidad de un empresario te ayudará en última instancia a obtener un propósito de tu trabajo y de tu vida. Aprender a pensar como un empresario te animará a aceptar la incertidumbre, la exploración y el fracaso como herramientas de crecimiento personal. Para soportar los altibajos del viaje emprendedor -y disfrutar del viaje- es crucial adoptar estrategias para trabajar de forma más eficiente, en lugar de simplemente más.

Consejos para la acción

Consejos Accionables:

Reflexiona antes de reaccionar.

Durante los próximos 21 días, cada vez que surja una emoción negativa -como la ira o la frustración- deja de reaccionar y reflexiona conscientemente sobre cómo vas a responder. Como un ejercicio de desarrollo muscular, cuanto más practiques no reaccionar a tus emociones, más capacidad de elección tendrás sobre cómo interpretar y responder a los desencadenantes externos. A medida que mejores en la toma de decisiones correctas, los beneficios se harán evidentes tanto en los negocios como en la vida.

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestro contenido! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el asunto De Empleado a Empresario y cuéntanos lo que piensas

.

Qué leer a continuación: Cómo construí esto, de Guy Raz

Acabas de aprender cómo hacer la transición de empleado a empresario. Pero, ¿cómo han hecho otros para abrazar el espíritu emprendedor? Por suerte, en nuestro resumen de Cómo construí esto, tendrás la oportunidad de escuchar las historias de vida de emprendedores de éxito y cómo construyeron sus caminos hacia el éxito.

A lo largo del camino, aprenderás cómo es en la práctica el viaje empresarial. También verás cómo los fundadores de Startups transformaron sus propias vidas -y el mundo- ejecutando sus ideas, todo ello mientras luchaban contra diversas pruebas y tribulaciones que se interponían en su camino.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement