Descubre qué llevó a Elon Musk a la cima del éxito.

Sólo hay unos pocos empresarios en el mundo tan conocidos y admirados como Elon Musk. Sus éxitos en diversas áreas, desde los coches eléctricos hasta los viajes espaciales, le han convertido en un nombre muy conocido.

¿Pero qué es lo que hace a Elon Musk tan especial? Este resumen pone al descubierto sus intereses y pasiones, las fuerzas que le impulsaron a convertirse en el hombre que es hoy. Describen la pasión única de Musk: el deseo de salvar a la humanidad de la destrucción. Es este objetivo el que alimentó su trabajo sobre la energía solar, los coches eléctricos y la exploración espacial, y, en última instancia, le condujo a su prodigioso éxito.

En este resumen, aprenderás

    • por qué Musk se casó, se divorció, se volvió a casar y luego se divorció de su segunda esposa;
    • cómo unos ratones fornicadores dieron el pistoletazo de salida a la misión de Elon Musk a Marte;
    • y
    • cómo Elon Musk hizo sexys los coches eléctricos
    • .

    Salvar a la raza humana es lo que mueve a Elon Musk.

    Conseguir el éxito en la industria de la tecnología sostenible no es fácil. Muchos lo intentan y la mayoría fracasa. Sin embargo, Elon Musk, fundador de Tesla Motors y SolarCity, ha conseguido triunfar no una, sino dos veces. ¿Cómo lo ha conseguido?

    Se reduce a su forma de ver el mundo. Musk no es el típico empresario del Valle del Silicio obsesionado por el dinero. Posee una especie de empatía universal. Musk alberga una profunda preocupación por toda la humanidad y le mueve un único objetivo: salvarnos a nosotros, la raza humana, trasladando a la humanidad a Marte. En opinión de Musk, la Tierra, vulnerable a los asteroides y con recursos cada vez más escasos, ya no es un hogar sostenible.

    Esta preocupación nunca abandona su mente, y le ha inculcado una determinación inquebrantable para hacer las cosas. Por supuesto, esto no siempre se manifiesta bien. Musk tiene fama de fijar objetivos poco realistas, asignar cargas de trabajo increíbles y maltratar verbalmente a sus empleados.

    Musk llegó a reñir a sus empleados con el fin de que no le hicieran caso.

    Musk incluso reprendió a un empleado que, en lugar de asistir a un acto de la empresa, optó por estar presente en el nacimiento de su hijo. Musk le exigió que se planteara cuáles eran sus verdaderas prioridades. En opinión de Musk, puedes comprometerte al 100% a cambiar la historia del mundo o no hacerlo en absoluto.

    Lo ames o lo odies, Musk es respetado por sus empleados por su sentido de la misión. Saben que trae el éxito. Y tampoco es un hipócrita. El sentido de propósito de Musk es claramente evidente en su agotadora agenda semanal. El lunes empieza en SpaceX, en Los Ángeles, donde trabaja hasta el martes por la noche. Después vuela a Silicon Valley, donde pasa el miércoles y el jueves en Tesla. Es imposible que alguien pueda comprometerse con un estilo de vida así sin creer en lo que hace.

    La infancia infeliz de Musk forjó su carácter innovador y ambicioso.

    Gracias a un sentido del propósito único y poderoso, Elon Musk es uno de los empresarios con más éxito de la sociedad moderna. Pero, ¿cómo llegó a verse a sí mismo y al mundo de la forma en que lo hace? Todo empezó con una difícil educación en Sudáfrica.

    El joven Elon Musk, casi sin amigos, tenía una relación difícil con su padre, Errol. Sin embargo, cuando los padres de Musk se separaron, Musk decidió vivir con su padre para darle la compañía que tanto necesitaba. Pero la vida con su padre era difícil. Además de la agitación en casa, Musk sufría a menudo el acoso de sus compañeros de clase, y en una ocasión recibió una paliza tan severa que no pudo ir a la escuela durante una semana.

    Para escapar de esta situación, Musk decidió vivir con su padre.

    Para escapar de ello, Musk se refugió en la lectura y el estudio. Poseedor de una asombrosa memoria fotográfica, Musk era capaz de leer dos enciclopedias y recordarlo todo. La Guía del autoestopista galáctico fue un libro que influyó profundamente en Musk; le hizo darse cuenta de que responder a una pregunta es fácil, pero que formular la pregunta correcta es mucho más difícil.

    En esta etapa temprana, Musk ya se planteaba preguntas que podrían ampliar y mejorar la civilización humana. Cuando empezó el instituto, ya tenía opiniones firmes sobre la energía solar, la conquista de otros planetas, la banca sin papel y los cohetes espaciales. También estaba adquiriendo conciencia empresarial, y vendió su creación de videojuegos, Blastar, por 500 dólares cuando sólo tenía 12 años.

    La confianza y determinación de Musk florecieron aún más durante sus años universitarios.

    En 1988, Elon Musk decidió que no quería hacer el servicio militar en Sudáfrica. Así que abandonó el país. Aunque soñaba con trasladarse a EEUU, Musk se fue primero a Canadá. Su primer año fue duro, ya que iba de pariente en pariente y deambulaba entre trabajos esporádicos. Luego se matriculó en la Queen’s University, donde, a medida que su confianza en sí mismo empezaba a dispararse, su carácter fue tomando forma definitivamente.

    Musk era más ambicioso que nunca.

    Musk era más ambicioso en la universidad que en el instituto. Se presentó a concursos de oratoria, estudió empresariales e incluso consiguió cortejar a la mujer de sus sueños, Justine Wilson, que más tarde se convertiría en su primera esposa y en la madre de sus 6 hijos.

    Su noviazgo fue romántico y competitivo. Al principio, Wilson no estaba interesada en Elon Musk. Pero no aceptaba un no por respuesta. Cuando le dejaron plantado para su primera cita en una heladería, averiguó dónde estudiaba ella y preguntó a una amiga suya cuál era su helado favorito. Entonces se presentó con dos helados de chocolate. Esta táctica de éxito a través de la determinación se convirtió en un enfoque distintivo en todos los ámbitos de la vida de Musk.

    Tras dos años en Queen’s, se trasladó a la Universidad de Pensilvania y siguió prosperando. A medida que se sentía más cómodo entre sus compañeros de física, Musk hizo amigos que le resultaron valiosos, y no sólo personalmente, sino también monetariamente. Musk y Adeo Ressi, un buen amigo, organizaban fiestas en una casa de 14 habitaciones que habían alquilado; la entrada costaba 5 dólares, y Musk, siempre sobrio y honesto, obtuvo considerables beneficios. Una noche incluso consiguió dinero suficiente para pagar el alquiler de un mes.

    La primera Startup de Musk le convirtió en un millonario de las puntocom del Valle del Silicio.

    Recién salido de la universidad y deseoso de subirse al carro de las puntocom, Musk creó su primera empresa. En 1995, él y su hermano fundaron Global Link Information Network, que más tarde pasó a llamarse Zip2. Su objetivo era ayudar a las empresas que no tenían ni idea de Internet a conectarse por primera vez.

    Pocas pequeñas empresas comprendían las consecuencias de Internet; no tenían ni idea de cómo entrar en la red, y veían poco valor en publicar su negocio en Internet o en tener su propio sitio web. Las cosas fueron difíciles al principio, Musk y su hermano trabajaron muy duro y aun así no vendieron. Recibieron muchos rechazos, los más amables declarando que Internet era “la cosa más tonta de la que habían oído hablar”.

    Las cosas empezaron a cambiar cuando Mohr Davidow Ventures, la empresa de capital riesgo, invirtió en la Startup tras quedar impresionada por la energía y el empuje de Musk. Ascendieron a Musk y contrataron a Rich Sorkin como director general. Y, cuando empezó a entrar dinero, contrataron a mejores ingenieros, que cambiaron y acortaron gran parte de la voluminosa codificación. Esto puso de los nervios a Elon. Al fin y al cabo, era un programador autodidacta.

    Sin embargo, Mohr Davidow también aportó una estructura más refinada y trazó objetivos más realistas. Jim Ambras, vicepresidente de ingeniería de Zip2, sabía que cuando Musk decía que una tarea debía completarse en una hora, en realidad tardaría uno o dos días. Cuando Musk decía que algo tardaría un día en completarse, en realidad tardaría una semana o dos.

    Finalmente, en febrero de 1999, el fabricante de PC Compaq Computer ofreció pagar 307 millones de dólares en efectivo por Zip2. Pero Musk nunca pensó en quedarse en Compaq y ya estaba pensando en nuevos proyectos. Quería convertirse en un consejero delegado de éxito.

    Perder la guerra por Paypal dejó a Musk con millones.

    Musk, con su nuevo dinero, se unió al club de los peces gordos. Utilizó sus ganancias de Compaq para comprar un coche deportivo McLaren, un apartamento y un pequeño avión de hélice. Pero el resto de su dinero fue directamente a su siguiente negocio: X.com.

    En aquella época, la gente era reacia a comprar libros por Internet, y mucho menos a compartir datos bancarios. Pero al asociarse con Barclays, Musk consiguió establecer X.com como uno de los primeros bancos en línea del mundo, respaldado por el seguro de la FDIC y tres fondos de inversión entre los que podían elegir los inversores.

    Las cosas iban bien, pero, muy pronto, llegó una competencia importante. Max Levchin y Peter Thiel habían estado trabajando en su propio sistema de pago en Confinity, antes de crear la primera versión de PayPal.

    Tras una breve batalla, las empresas decidieron, en marzo de 2000, unir sus fuerzas: Confinity poseía el producto más atractivo (PayPal), y X.com tenía el dinero y productos bancarios superiores, por lo que la fusión tenía sentido.

    Pero Musk pronto volvería a ser apartado en su propia empresa. Dos meses después de la fusión, Thiel dimitió, Levchin amenazó con hacer lo mismo y Musk se encontró a cargo de una empresa dividida. Aunque la mayoría de sus compañeros eran partidarios de PayPal, Musk persistió en promover la marca X.com. Mientras tanto, los sistemas informáticos fallaban con regularidad y el sitio web se bloqueaba semanalmente.

    Entonces se produjo uno de los golpes más mezquinos de la historia de Silicon Valley: mientras Musk y su esposa Justine subían a un avión para su atrasada luna de miel, los ejecutivos se dirigieron al consejo de la empresa y pidieron a Thiel que volviera como consejero delegado y degradara a Musk. El golpe tuvo éxito, y Musk quedó como asesor.

    La empresa cambió su nombre de X.com a PayPal y finalmente fue vendida a eBay, en julio de 2002, por 1.500 millones de dólares. Musk ganó 250 millones de dólares, suficientes para hacer realidad sus sueños más descabellados.

    La determinación de Musk le llevó a otra frontera: la industria espacial.

    Después de cumplir 30 años en 2001, Musk decidió escapar de la carrera de ratas. Trasladó a su familia a Los Ángeles, justo a la vuelta de la esquina del centro de la industria espacial.

    Musk siempre había tenido ganas de dedicarse al espacio. Por aquel entonces, la Sociedad Marciana estaba desarrollando un plan para probar la viabilidad de poner vida en Marte enviando ratones fornicadores a la órbita. Musk pensó que el plan era bueno; la única mejora, pensó, sería enviar los ratones directamente a Marte.

    Al final, el plan se abandonó, pero eso no impidió que Musk entrara en la industria espacial. Decidió debutar explorando cómo se podrían construir cohetes más baratos. En junio de 2002 nació Space Exploration Technologies (SpaceX), con la misión de convertirse en las Aerolíneas del Suroeste del Espacio. En una época en la que enviar una carga útil de 500 libras costaba 30 millones de dólares, el Falcon 1 transportaba una carga útil de 1.400 libras por 6,9 millones de dólares.

    Como era de esperar, las exigencias de Musk eran poco realistas. Su calendario original preveía un primer motor terminado en mayo de 2003; un segundo motor en junio; el cuerpo del cohete en julio; y todo ensamblado en septiembre. El primer lanzamiento estaba previsto para noviembre, ¡sólo 15 meses después de la creación de la empresa!

    Increíblemente, SpaceX tardó unos 4 años en lanzar con éxito un cohete. Aunque a Musk no le gusta la falta de un plan de ataque claro, comprende que las cosas no siempre salen bien a la primera, el fracaso es sólo una parte del proceso. La realidad es que la mayoría de los lanzamientos fracasan. Sabe que 9 de cada 20 lanzamientos del Atlas han tenido éxito, por lo que el fracaso es la norma. Pero, contra viento y marea, estaba decidido a utilizar sus habilidades para garantizar que SpaceX triunfara al final.

    Su visión del futuro.

    Su pasión y empuje, sin embargo, resultaron inspiradores. SpaceX se convirtió en la primera empresa comercial en llevar la cápsula Dragon al espacio y recuperarla sana y salva tras un aterrizaje en el océano. La empresa sigue desarrollándose de forma increíble, como descubriremos en un resumen posterior.

    Con Musk, Tesla Motors dio un futuro al coche eléctrico.

    “Elon Musk había construido el equivalente automovilístico del iPhone.”

    Los coches eléctricos solían tener una reputación poco atractiva; desde luego, no estaban a la altura de marcas de gran potencia como Jaguar y Ferrari. Pero si has visto alguno de los nuevos coches de Fórmula E, sabrás que las cosas están cambiando. Un hombre se esforzó más que los demás para hacer que los coches eléctricos molaran y fueran deseables, y ese hombre fue Elon Musk.

    Musk ayudó al mundo a reconocer la tecnología de los coches eléctricos como lo que era: emocionante y siempre en progreso.

    Todo empezó cuando J. B. Straubel y, sin que él lo supiera, Martin Eberhard y Marc Tarpenning, trabajaban en coches eléctricos propulsados por baterías de iones de litio. El 1 de julio de 2003, Eberhard y Tarpenning fundaron Tesla Motors; Straubel se unió más tarde.

    La idea era licenciar la tecnología que había desarrollado AC Propulsion para propulsar el tzero (¡un coche totalmente eléctrico que acelera más rápido que un Ferrari!), y utilizar el chasis del Lotus Elise para la carrocería del coche. Pero los inversores de capital riesgo no invirtieron y no vieron más allá del chapucero acabado en plástico del tzero.

    Musk, sin embargo, decidió invertir 6,5 millones de dólares, convirtiéndose en el único accionista y presidente. Pensaba que el proyecto podría revolucionar los coches eléctricos, haciéndolos populares y eficientes, y el mundo un lugar menos contaminado.

    Para él, el proyecto podría revolucionar el mundo de los coches eléctricos.

    A pesar de un comienzo lento y poco ceremonioso, Tesla emergió como un gran éxito. A mediados de 2012, el sedán Modelo S de Tesla cambió el transporte para siempre. ¡Con acceso continuo a Internet y un sensor que permitía al conductor arrancar el motor sin tocar un solo botón, se ha dicho de él que era un “ordenador con ruedas”

    Tesla!

    En noviembre de 2012, Motor Trend lo nombró coche del año, y más tarde, Consumer Reports le dio la puntuación más alta de su historia (99/100), ¡declarándolo probablemente el mejor coche jamás construido! Estados Unidos no había visto una empresa automovilística de tanto éxito desde la aparición de Chrysler, en 1925.

    Este logro es bastante sorprendente, ya que Silicon Valley se había implicado poco en la industria automovilística, y Musk ni siquiera había fabricado coches antes. Pero si tenemos en cuenta la determinación de Musk, este éxito quizá no sea una sorpresa tan grande después de todo.

    De SolarCity a Tesla, las empresas de Musk están unificadas.

    El poder de estrella de Musk proviene de tres empresas simultáneamente: SpaceX, Tesla y SolarCity. Esto se debe a que todas ellas le ayudan en última instancia a perseguir su objetivo real y unificador: la supervivencia de la especie humana.

    Musk llevaba tiempo queriendo dedicarse a la energía solar, pero antes de crear SpaceX no pensaba que hubiera dinero en ello. Así que cuando sus primos, los hermanos Rive, estaban pensando en una nueva empresa, Musk sugirió la energía solar.

    Los hermanos pasaron dos años estudiando el sector de la energía solar antes de dar con su idea. Aunque los paneles solares eran cada vez más asequibles, el coste y el esfuerzo de instalación eran suficientes para ahuyentar a muchos consumidores. Así que los hermanos Rive decidieron dar a los clientes lo que realmente querían: alguien que se ocupara de todo el proceso, desde la selección hasta la compra y la instalación.

    Musk ayudó a sus primos a idear la estructura y se convirtió en presidente y principal accionista. Seis años después, SolarCity se ha convertido en el mayor instalador de paneles solares de EE.UU., cumpliendo su objetivo de hacer que la instalación de paneles solares sea sencilla. Se ha expandido desde clientes particulares a empresas como Walmart e Intel y, en 2014, se valoró en cerca de 7.000 millones de dólares.

    La empresa se ha convertido en una de las mayores del mundo.

    Los negocios de Musk, aunque tienen éxito individualmente, también se complementan estratégicamente. Tesla fabrica paquetes de baterías que SolarCity puede vender a los clientes finales, y SolarCity suministra paneles solares a las estaciones de carga de Tesla.

    Por ejemplo, SolarCity suministra paneles solares a las estaciones de carga de Tesla.

    Esto se debe a que, a pesar de ser un apasionado de los coches, los paneles solares y las baterías, todo ello no son más que proyectos secundarios para Musk. Su principal objetivo sigue siendo garantizar que los seres humanos empiecen a vivir de forma sostenible ahora para que la humanidad tenga un futuro. De este modo, todos sus esfuerzos están unidos por un objetivo ambicioso.

    Musk aspira a transformar aún más las industrias aeroespacial, automovilística y solar con el Hyperloop y otros proyectos.

    “Cuanto más sabes de Musk, más difícil resulta situarlo entre sus iguales”

    Musk siempre ha tenido grandes planes, tan grandes que la gente a menudo los encuentra un poco descabellados. En agosto de 2013, desveló más de estos planes: el Hyperloop, así como otros desarrollos de Tesla y SpaceX.

    El Hyperloop es un proyecto de la empresa Tesla.

    El Hyperloop es un nuevo modo de transporte para distancias bastante cortas. Se trata de un tubo neumático a gran escala, como los que se utilizan para enviar el correo por las oficinas, pero, en este caso, para transportar personas y coches en cápsulas.

    Ya se han propuesto ideas similares, pero la de Musk es diferente. Su diseño funciona a baja presión, mientras las cápsulas flotan sobre un lecho de aire. Cada cápsula es impulsada hacia delante por un impulso electromagnético, y los motores repartidos por el tubo dan a las cápsulas un impulso de potencia adicional cuando es necesario.

    Estos mecanismos alimentados por energía solar podrían mantener las cápsulas en marcha a 800 millas por hora; a esa velocidad, podrías ir de Los Ángeles a San Francisco en 30 minutos.

    Para Tesla, la energía solar es un factor clave.

    Para Tesla y SpaceX, Musk tiene otros planes. El principal objetivo de Tesla en 2015 será sacar al mercado el SUV Modelo X. Luego, previsto para 2017, está el muy esperado Modelo 3. Este coche costará sólo 35.000 $, en lugar de más de 100.000 $, el precio de un Modelo S típico.

    Por qué no te lo vas a creer?

    En 2014, Musk también anunció planes para construir una Gigafactoría, la mayor planta de fabricación de iones de litio del mundo. Eso aumentará las baterías disponibles en el mercado, una parte crucial de la estrategia para hacer que los coches Tesla puedan conducirse a largas distancias, incluso sin acceso a una estación de recarga.

    En un futuro próximo, SpaceX empezará a probar su capacidad para llevar personas al espacio. SpaceX pretende realizar un vuelo de prueba tripulado en 2016, y llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional para la NASA al año siguiente.

    Es probable que SpaceX también se dedique a la construcción y venta de satélites, una de las áreas más lucrativas del sector. Se dice que Musk sueña despierto con convertirse en el primer hombre que pise Marte.

    El éxito de Musk viene acompañado de una turbulenta vida personal.

    A lo largo de este resumen, hemos visto que Musk no siempre es una persona fácil de llevar. Incluso sus matrimonios son testimonio de ello.

    Casado tres veces, dos de ellas con la misma mujer, Musk es romántico y apasionado. Su primer matrimonio fue apasionado. Sin embargo, no siempre fue un marido compasivo: Justine recuerda que una vez le recordó, exasperada, que era su esposa, no su empleada. Musk respondió diciéndole que si fuera su empleada, la habría despedido.

    Según Justine, Musk le dio un ultimátum en junio de 2008: o arreglaban su matrimonio ese mismo día o él solicitaría el divorcio a la mañana siguiente. Justine pidió esperar una semana más, así que Musk se adelantó y solicitó el divorcio al día siguiente.

    No obstante, Musk sufrió emocionalmente tras el divorcio, y su amigo Bill Lee intentó levantarle el ánimo con unas vacaciones en Londres. Allí, Musk conoció a la actriz Talulah Riley, que entonces tenía 22 años y se convirtió en su segunda esposa.

    Se divorció de Riley en 2012, declarando que “siempre la querría, pero que ya no estaba enamorado de ella”. Se volvieron a casar justo después de que finalizara el divorcio, cuando a él le resultó imposible tener citas mientras mantenía su increíblemente apretada agenda. (Según sus cálculos, una mujer requiere un mínimo de 10 horas semanales). A finales de 2014, se divorciaron de nuevo.

    Muchos piensan que Musk puede ser duro hasta el punto de ser mezquino y caprichoso. Algunos incluso dicen que carece por completo de empatía, citando como ejemplo el despido de su ayudante más leal, Mary Beth Brown. Ella, que prácticamente lo hacía todo por él, había sido durante mucho tiempo el único vínculo entre Musk y todos sus intereses. Sin embargo, cuando le pidió que le pagara lo mismo que a los demás ejecutivos de SpaceX, le dijo que se tomara dos semanas de vacaciones y que él se encargaría de su trabajo para evaluar si la petición tenía fundamento. Cuando volvió, le dijo que ya no la necesitaba.

    Sin embargo, a pesar de estos fallos personales, las personas más cercanas a Musk afirman que en el fondo es una persona cariñosa y atenta. Y Riley afirma que, a pesar de su agenda increíblemente apretada, siempre intentaba llegar a casa para cenar con su familia y jugar al ordenador con sus hijos.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    Elon Musk es un hombre excepcional. Ambicioso, apasionado y motivado, nunca acepta un no por respuesta. Su profunda preocupación por la supervivencia de la humanidad va unida a una personalidad alargeego y difícil. Independientemente de lo que los demás piensen de él, Elon Musk ha impulsado la tecnología sostenible hasta nuevas cotas asombrosas, y seguirá haciéndolo, como uno de los líderes, si no el líder, de las industrias aeroespacial, automovilística y solar.

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables:

    Consejos Accionables.

    Piensa a lo grande.

    La próxima vez que tengas una idea, no te preocupes por lo descabellada que parezca. Sigue el ejemplo de Elon Musk. ¿Ratones fornicando en Marte, coches eléctricos más rápidos que los Ferrari, casarse dos veces con la misma mujer? Nada es demasiado absurdo. Piensa en lo imposible y hazlo realidad.

    ¿Qué opinas?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

    Qué leer a continuación: TLos Innovadores, de Walter Isaacson

    Elon Musk puede que sea uno de los mayores empresarios tecnológicos de la actualidad, pero está subido a hombros de gigantes. Sus logros son sólo los últimos de una larga serie de innovaciones e inventos que se remontan a siglos atrás. En Los Innovadores, Walter Isaacson, autor de varias biografías superventas, entre ellas Benjamin Franklin, Einstein y Steve Jobs (todas disponibles en AstraEd), examina las vidas de algunas de las figuras clave en la historia de los ordenadores e Internet.

    Innovadores

    Resulta que, aunque los individuos brillantes desempeñan un papel importante, los mayores saltos en la innovación en estos campos fueron los logros de muchos.

    Si quieres saber más, consulta Steve Jobs.

    Si quieres saber más sobre la historia de la innovación y cómo colaboran las grandes mentes -incluido el papel que desempeñó la hija del poeta inglés Lord Byron en los inicios de la informática- te recomendamos el resumen de Los Innovadores.

Leave a comment