Ego is the Enemy

La lucha para dominar a nuestro mayor oponente

Aprende a domar a tu peor enemigo: tu ego.

Tu principal enemigo no es externo. No es la mala suerte ni los malos padres. No son los adversarios intrigantes ni las crueldades del capitalismo tardío. Tu principal enemigo reside dentro de ti. Se llama ego.

No estamos hablando del concepto psicoanalítico desarrollado por Freud: el Ego con mayúscula E. Estamos utilizando la palabra “ego” tal y como se entiende más comúnmente: autoestima malsana, ambición egoísta, arrogancia directa.

Ryan Holiday señala que siempre nos encontramos en una de estas tres etapas. Estas tres etapas son: Aspiración, Éxito y Fracaso. Siempre estamos en una, y siempre avanzamos hacia otra. Supongamos que tienes éxito en tu carrera. ¿Qué ocurrirá después? O bien encontrarás dificultades y fracasarás, o bien seguirás teniendo éxito y aspirarás a conseguir más. O quizá estés fracasando en tu relación. ¿Qué ocurrirá después? O sigues fracasando y entonces aspiras a empezar una nueva relación o aspiras a arreglar la que tienes. ¿Ves cómo funciona esto? Siempre estás en un ciclo: Aspirar. Éxito. Fracaso.

Y pase lo que pase, estés en la etapa que estés, tu ego es tu enemigo. Algunos podrían argumentar que el ego es necesario para empezar o para seguir adelante. Pero ego no es lo mismo que ambición. El ego no es lo mismo que la confianza. El ego frustrará tus sueños, deshará tus relaciones, demolerá la vida que has construido e impedirá que te desempolves e intentes construir de nuevo.

El ego es el enemigo de la ambición.

Tu ego se manifestará de distintas formas según la etapa en la que te encuentres. Pero adopte la forma que adopte, siempre será tu enemigo.

El propósito de este resumen es ayudarte a reconocer las manifestaciones del ego para que puedas resistirte a él y evitar que se formen malos hábitos. Al final del Resumen, deberías tener las herramientas para sustituir el ego por su opuesto: la humildad. En palabras de Ryan Holiday, tendrás las herramientas para ser humilde en tus aspiraciones, cortés en tu éxito,y resistente en tu fracaso

En este resumen, también aprenderás

  • la diferencia entre ego y ambición;
  • la diferencia entre ego y confianza; y
  • la diferencia entre ego y confianza; y
  • por qué debes centrarte en lo que es importante para .
  • Aspira: El ego te impide mejorar.

    Los dos primeros capítulos de este resumen tratarán sobre cómo el ego te descarrila cuando estás empezando – cuando estás aspirando. No importa a qué aspires. Puede ser cualquier cosa: aprender una nueva habilidad, por ejemplo, o emprender una nueva carrera profesional. En esta fase, tu ego sobrevalora tus capacidades. Te dice que, como tienes talento, como eres inteligente, no necesitas esforzarte. No necesitas practicar. No necesitas dedicar horas. Puedes arreglártelas con pura brillantez.

    Pero recordemos las palabras del filósofo estoico Epicteto: “Es imposible aprender lo que uno cree que ya sabe”.

    No cabe duda de que el talento puede contribuir al éxito. Pero la humildad y la diligencia, esa voluntad de practicar, de dedicar tiempo, es mucho más probable que te lleven de la aspiración al logro.

    Si sobrevaloras tu talento, nunca mejorarás. Si crees que tienes todas las respuestas, nunca aprenderás. Así pues, en esta etapa, la habilidad más importante que puedes poseer podría ser ésta: la capacidad de evaluar con precisión tu propia capacidad.

    Para que te hagas una idea de cómo es esto en la práctica, repasemos la carrera de William Tecumseh Sherman, general del Ejército de la Unión durante la Guerra Civil Americana. Sherman alcanzó gran fama. Fue, y es, considerado uno de los más grandes generales estadounidenses, si no el más grande. Pero su ascenso no fue ni rápido ni esperado.

    Como joven oficial, se trasladó de un puesto a otro, recorriendo EE.UU. a caballo. En cada nuevo destino, adquiría nuevos conocimientos. Cuando comenzó la Guerra Civil, luchó. Más tarde, cuando el Ejército de la Unión sufría una escasez de líderes, Sherman se reunió con el presidente Lincoln, quien le ofreció un ascenso. Y aquí es donde entra la aguda autoevaluación de Sherman: dijo que aceptaría el ascenso pero que no quería un mando superior.

    Sherman tenía una clara comprensión de sus habilidades. Mientras que la mayoría de la gente habría aprovechado la oportunidad de aumentar su poder, Sherman dijo que no, consciente de que sería más eficaz donde ya estaba.

    Cuando Sherman dio un paso adelante y encabezó su propio plan estratégico, éste se basaba por completo en su experiencia, en el trabajo que había realizado y en las lecciones que había aprendido, y no en una temeraria confianza en sí mismo. Y su plan salió bien. Al final de la guerra, era uno de los hombres más célebres de Estados Unidos.

    Ésta es la diferencia entre confianza y ego. La confianza se basa en el trabajo duro, en una autoevaluación precisa, en logros reales. El ego carece de fundamento. En palabras de Holiday “El ego se roba. La confianza se gana”. Durante toda su carrera, Sherman dejó su ego en la puerta, y esto le valió no sólo la confianza, sino el éxito.

    Dentro de un rato, volveremos a hablar de Sherman y de cómo gestionó ese éxito (alerta de spoiler: lo gestionó bien) – pero, por ahora, tómate un momento para evaluarte a ti mismo. Sé inquebrantable. Sé objetivo. Sé implacable. Esto es duro. Puede ser un poco doloroso. Pero no se trata de hacerte daño, sino de humillarte. Si tienes una comprensión desinflada y sin exageraciones de tus verdaderas capacidades, tendrás muchas más probabilidades de tener éxito – porque estarás dispuesto a esforzarte.

    Aspira: Tres consejos para contrarrestar el ego.

    Especialmente cuando estás aspirando, cuando estás empezando, el trabajo duro y sin glamour es de lo que se trata. El camino hacia la grandeza está pavimentado con pequeñas acciones. Está bien tener una gran visión: querer escribir un libro o dominar una habilidad difícil. Pero un libro se escribe palabra a palabra, frase a frase. Una habilidad se domina hora a hora, error a error.

    Se necesita trabajo.

    Ponerte a trabajar es la mejor forma de contrarrestar tu ego, de sustituirlo por confianza. También es el camino más seguro hacia la siguiente etapa: El éxito.

    Holiday da ocho consejos para contrarrestar el ego en la etapa Aspirar. Más de la mitad de estos consejos tratan sobre la acción, sobre hacer algo en lugar de intentar ser alguien, sobre estar dispuesto a trabajar. Veamos tres de ellos.

    En primer lugar: habla menos. Hablar es peligroso. Lo que ocurre con la charla es que consume los mismos recursos que requiere el trabajo: tiempo y energía mental. Y cuanto más difícil o desalentadora sea una tarea, más tentador puede resultar hablar de ella. Pero, por supuesto, después de tanto hablar, no estarás más cerca de completarla, y tus recursos (tiempo, energía) se agotarán. Hablar de una tarea también crea la ilusión del progreso. Si pasas horas y horas considerando, explicando y discutiendo algo, puedes empezar a pensar que realmente lo has hecho. Así que ten cuidado con el exceso de palabrería. Hesíodo, el poeta de la Antigua Grecia, lo expresó muy bien: “El mejor tesoro de un hombre es una lengua ahorrativa.”

    Siguiente consejo: trabaja, trabaja y trabaja, y disfruta del proceso. El trabajo no termina con el logro. No eres escritor porque hayas escrito una novela. Eres escritor porque escribes, día tras día. No eres corredor porque hayas corrido un maratón. Eres un corredor porque corres varias veces a la semana, todas las semanas. El ego considera el logro como un punto final: un único éxito significa que eres un éxito. Pero el éxito es un proceso, el proceso de esforzarse. Así que aprende a disfrutar de ese proceso. Disfruta del trabajo, no de los elogios ni de la admiración que el trabajo te pueda proporcionar.

    En resumen: habla menos, trabaja más. Hablar agota tu energía, se come tu tiempo y no te lleva a ninguna parte. El éxito no es el trabajo que has hecho; es el trabajo que estás haciendo. Así que sigue trabajando, y disfruta del trabajo en sí, no de las recompensas que el trabajo conlleva. El trabajo es la recompensa.

    El tercer consejo es que te conviertas en estudiante. Es una gran transición a la etapa que viene después de Aspirar – la etapa del Éxito. Así que pasemos al siguiente capítulo y hablemos de lo que significa ser un estudiante.

    Éxito: Sé un estudiante perpetuo.

    El ego está lleno de autoestima. Te dirá que eres mejor, que eres más listo, que ya eres un experto. Cuando estés aspirando, puedes contrarrestar tu ego recordándote a ti mismo que siempre hay algo que aprender.

    Toma el ejemplo de Kirk Hammett. En 1983, cuando tenía veinte años, su vida cambió para siempre: Metallica le invitó a convertirse en su guitarrista principal. Hammett ya era un músico increíble. Aun así, aunque acababa de convertirse en miembro de una de las bandas de rock más famosas de todos los tiempos, sabía que no había terminado de aprender, que todavía quedaba trabajo por hacer. Así que Hammett se convirtió en alumno de Joe Satriani, un virtuoso profesor de guitarra. Satriani era duro con sus alumnos. Muchos de ellos, controlados por el ego, dejaron de estudiar con él, reacios a practicar de la forma que les indicaba. Hammett no. Estudiaba y practicaba. Trabajó. Veinte años después, en 2003, fue clasificado como el undécimo mejor guitarrista de todos los tiempos por Rolling Stone

    Si has obtenido reconocimiento por tu trabajo, si ahora tienes algún título impresionante, te resultará aún más difícil mantenerte humilde, resistirte a las palabras autocomplacientes de tu ego. Hammett ya era un profesional cuando se unió a Metallica. Pero no dejó que sus logros se interpusieran en su desarrollo. Dicho de otro modo, no dejó que su orgullo le impidiera mejorar.

    Imagina qué habría pasado si algunos de los mayores inventores del mundo hubieran dejado que sus primeros logros se les subieran a la cabeza. ¿Y si, por ejemplo, Steve Jobs se hubiera dormido en los laureles tras crear el ordenador Apple II? Exacto: probablemente viviríamos en un mundo sin iPhones ni iPads.

    Dormirnos en los laureles es el resultado de nuestro orgullo. El orgullo y el ego no son lo mismo, pero sin duda van de la mano. El orgullo nos ayuda a justificar nuestro ego, haciéndonos sentir que un solo éxito es señal de lo especiales que somos. Estamos demasiado ocupados dándonos palmaditas en la espalda para ver que hay margen de mejora, o que podríamos lograr cosas aún mayores. 

    Una buena forma de luchar contra esto es seguir siendo un estudiante. Durante la etapa de Aspiración, puede que hayas estudiado con alguien. Cuando llegues a la etapa de Éxito, aunque no haya ningún maestro con más conocimientos o habilidades que tú, debes mantener esa mentalidad de estudiante. Sé un estudiante de tu oficio. Siempre hay algo más que aprender. Recordártelo mantendrá bajo control tanto tu orgullo como tu ego, lo que te permitirá seguir sobresaliendo mientras otros se quedan en el camino.

    Éxito: Céntrate en lo importante.

    ¿Qué es importante para ti? No para la sociedad, ni para tus padres, ni para quien creas que debes impresionar. Sino para ti. Es importante que lo averigües porque, si no lo haces, tu ego te llevará por mal camino. Puede que empieces a perseguir objetivos o puestos que, más allá del estatus que transmiten, significan poco para ti, y ésa es una receta para el desastre.

    Considera la historia del ex presidente estadounidense Ulysses S. Grant. Grant luchó junto a William Tecumseh Sherman en la Guerra Civil Americana, y luchó bien, alcanzando el rango de general. De hecho, en términos de éxito militar, él y Sherman estuvieron codo con codo. Fueron dos de las personas más famosas de Estados Unidos, honrados por todos como héroes.

    Aquí es donde empiezan las diferencias. Después de la guerra, Grant se presentó a las elecciones presidenciales y ganó. Pero aunque Grant fuera popular en el ejército, no tenía mucha experiencia en la esfera política. No importaba. Quería conseguir el cargo político más alto de su país. Creía que era el hombre adecuado para el puesto.

    Ahora, quizá estés pensando que no hay nada malo en esto. Grant era simplemente ambicioso. Pero aquí hay que hacer una distinción.

    La ambición, a diferencia del ego, se basa en una base sólida de logros reales. Sherman, por ejemplo, era un hombre ambicioso. También deseaba el éxito y se lo ganó, construyendo una sólida base de experiencia dentro de su rango antes de pasar al siguiente peldaño en la escala de la carrera militar. Nunca se postuló para un trabajo que no estuviera seguro de poder hacer bien.

    Pero volvamos a Grant.

    Ganó las elecciones presidenciales de 1868. Su victoria, sin embargo, no fue una gran ganancia para el país. Su administración fue ineficaz y corrupta. Grant, una persona verdaderamente bondadosa y recta, no estaba hecho para los tejemanejes de Washington. Le cogió por sorpresa. Tras dos mandatos estresantes y difíciles, dejó el cargo, disgustado por muchos, aparentemente desconcertado por su propia mala actuación. Más tarde, Grant quebró a causa de un esquema Ponzi, una vez más descarriado por un deseo (de dinero fácil, esta vez) que sólo le llevó a la ruina.

    A diferencia de Sherman -que nunca estuvo interesado en convertirse en presidente, que prefirió seguir trabajando duro en su campo de especialización-, Grant no pudo averiguar qué era lo que le importaba a él. Sherman sabía que su éxito en un campo no podía trasladarse necesariamente a otro, y le parecía bien. Grant hizo lo que muchos de nosotros hacemos: alcanzó cierto éxito e inmediatamente quiso más, sin considerar si el más que deseaba tenía alguna importancia para él personalmente. 

    No es que sea el único. Todos hacemos esto, todo el tiempo. Nos dejamos atrapar por la carrera. Olvidamos que nosotros determinamos dónde está la línea de meta. Esto es el ego encarnado: la necesidad de tener – tener más poder, más dinero, experiencias más excitantes- sin considerar si el poder, el dinero, las experiencias nos acercarán a lo que nos importa a nosotros

    ¿Qué es importante para ti? Tal vez quieras más tiempo con tu familia. O puede que realmente quieras más dinero. Ambas cosas están bien. Lo importante es que lo sepas. Perseguir tu objetivo, sea el que sea, requerirá hacer concesiones – y el ego no permite concesiones.

    La clave para conseguir lo que persigues es saber lo que persigues. Una vez que lo sepas, podrás ignorar todo lo que pueda interponerse en tu camino.

    El éxito: Mantén tu ego bajo control aprendiendo a delegar tareas y a confiar en tu equipo.

    “Juega por el nombre de la parte delantera de la camiseta, y recordarán el nombre de la parte trasera” – Tony Adams (ex futbolista inglés)

    ¿Tienes problemas para confiar en tus compañeros de equipo o de trabajo? ¿Alguna vez has sentido que no puedes encargarles tareas porque no harían un trabajo tan bueno como el tuyo? Estos son signos reveladores de que probablemente tu ego necesita ser refrenado un poco. Intenta confiar en el trabajo de los demás. Tú y tu equipo os beneficiaréis de ello.

    A medida que asciendas en tu carrera profesional y asumas un papel más directivo, es probable que te enfrentes a tu ego. Tal vez estés acostumbrado a recibir reconocimiento por tu trabajo. Pero ahora, en tu nueva función, no obtienes mucho reconocimiento; supervisas el trabajo de otros, y ellos obtienen el reconocimiento.

    Lucha contra la tentación de hacer el trabajo que deberías delegar. ¿Esa voz en tu cabeza que te dice que sólo sabes hacer las cosas correctamente? Es tu ego. Resístete. Delega esas tareas. Y aprecia los beneficios de la delegación. Puede que descubras que otras personas son igual de capaces de ocuparse de todo lo que antes tenías entre manos, y de repente tendrás tiempo para dedicarte a cosas nuevas. Confía en los demás. Respeta su trabajo. Y aprovecha tu nuevo tiempo.

    ¿Aún no estás convencido de que delegar sea bueno? Bueno, ten en cuenta que los costes de negarse a delegar pueden ser bastante elevados – tan elevados, de hecho, que pueden arruinar empresas enteras. 

    Toma como ejemplo la historia del fabricante de coches John DeLorean. Creyendo que entendía mejor el negocio de la fabricación de coches que sus jefes de General Motors, DeLorean dejó su trabajo en GM para fundar su propia empresa. El problema era que esta creencia no se basaba en gran cosa. No tenía los conocimientos ni la experiencia. No tenía capacidad de gestión. Todo lo cual pronto quedó dolorosamente claro.

    En su nueva empresa, desechó las estructuras estables de responsabilidad descendente que hicieron prosperar a GM. En su lugar, DeLorean -y su ego- tenían que opinar en todas y cada una de las decisiones, un estilo de gestión dictatorial que era, como mínimo, insostenible. La historia acaba como podrías sospechar.

    La empresa de DeLorean fracasó y acabó en bancarrota.

    Fracaso: Averigua por qué fracasaste.

    Si una de tus grandes ideas es rechazada o no consigues el trabajo que solicitaste, es natural que te sientas frustrado. Al fin y al cabo, nuestro ego nos dice que tenemos derecho a recibir recompensas, pero el mundo no siempre funciona de acuerdo con nuestros planes.

    A veces no conseguimos ese ascenso o cerramos ese trato seguro, aunque lo hayamos hecho lo mejor que hemos podido. Entonces, ¿cómo nos enfrentamos a esto?

    En lugar de sentirnos decepcionados, podemos empezar por reconocer el trabajo que hemos hecho y reconocer que no siempre podemos controlar el resultado de ese trabajo, ni la opinión que la gente tiene de nosotros. Un resultado inesperado debe acogerse como una oportunidad para reflexionar honestamente sobre nuestra actuación.

    Y por otro lado, debemos recordar que los golpes de suerte no son lo mismo que el éxito que proviene del trabajo duro. Así que, de nuevo, tenemos que ser honestos con nosotros mismos sobre nuestro rendimiento.

    Toma el ejemplo del equipo de fútbol americano Patriotas de Nueva Inglaterra. Seleccionaron a Tom Brady en la sexta ronda de un draft de entrada, y resultó ser uno de los mejores quarterbacks de la historia de la NFL, llevando a los Patriots a cuatro títulos de la Super Bowl.

    Sin embargo, en lugar de felicitarse por haber encontrado a un jugador tan genial en unas circunstancias tan inesperadas, los Patriots estaban decididos a mejorar su programa de ojeadores, para poder volver a identificar a talentos como Tom Brady. No celebraron su golpe de suerte. Volvieron al consejo de diseño.

    La próxima vez que algo no salga como esperas – e incluso cuando algo salga bien por pura suerte- tómate el tiempo necesario para comprender por qué. Mejora tus mejores esfuerzos y tendrás más posibilidades en el futuro.

    Conclusiones

    El mensaje clave de este resumen es sencillo: evita el ego, evítalo ahora, evítalo en el futuro, evítalo siempre. La aspiración es el camino hacia el éxito, y también, potencialmente, hacia los obstáculos. El éxito traerá consigo nuevos obstáculos, aunque también debería generar nuevas ambiciones. Y los obstáculos son caminos hacia nuevas aspiraciones y nuevos éxitos. El bucle nunca termina. Si fracasas, aprovecha ese fracaso como una oportunidad para aprender, para mejorar, para seguir adelante más fuerte y más preparado. El ego es lo único que te detiene.

    Todos los gigantes de la historia se enfrentaron a obstáculos, a dificultades. Todos cometieron errores. Pero convirtieron esos obstáculos en una ventaja, o aprendieron de ellos – aunque la única lección fuera que nadie está a prueba de errores y que el mundo no siempre se pliega a la voluntad de uno.

    Todos los gigantes de la historia se enfrentaron a obstáculos, se enfrentaron a dificultades.

    Si no hubieran aprendido, si no hubieran tenido la autoconciencia y la humildad de tomarse la lección a pecho, nunca habrían mejorado ni habrían llegado a conseguir grandes cosas. Lo único que te impide seguir un camino similar, prosperar independientemente de la fase en la que te encuentres – Aspirar, Éxito o Fracaso – es el ego. 

    Puedes aspirar sin ego. Puedes tener éxito sin ego. Puedes fracasar con fuerza – pero nunca con ego. El ego es el enemigo.

Deja una respuesta
Related Posts