Do More Faster

Lecciones de Techstars para acelerar tu startup

Descubre los pilares sobre los que se asienta todo éxito empresarial.

¿Tienes una gran idea de negocio? ¿Te apasiona algo en tu vida? Pues entonces puede que seas el candidato adecuado para hacer crecer un negocio y convertirte en un empresario de éxito.

Por supuesto, tener una idea y ser un apasionado no son garantías de éxito: necesitarás algo más que eso.

Este resumen te hablará de todo lo demás que necesitas para tener éxito en los negocios, incluido cómo convertir tu pasión en tu vocación, perfeccionar tu producto y llegar a los inversores. También encontrarás información sobre a quién contratar y a quién despedir, cómo abordar las cuestiones legales básicas a las que te enfrentarás y, por último, cómo mantener tu vida personal a flote mientras haces despegar tu negocio.

Do More Faster
SPONSOR

También te informaremos sobre todo lo demás que necesitas para tener éxito en tu negocio, incluyendo cómo convertir tu pasión en tu vocación, perfeccionar tu producto y llegar a inversores.

También aprenderás

  • cómo un hombre convirtió su pasión por los cómics en un negocio de éxito;
  • por qué los correos electrónicos deben ser una fuente de ingresos.
  • por qué los correos electrónicos no deben tener más de tres frases; y
  • por qué las reuniones en bicicleta pueden ser muy productivas
  • .

Una buena idea de negocio es importante, pero no tanto como la pasión.

Se pueden robar ideas, pero nadie puede robar la ejecución o la pasión.”

¿Alguna vez has pensado que lo único que necesitabas para poner en marcha tu nuevo negocio era una gran idea? Bueno, la realidad es que una idea fantástica no es el principal requisito para triunfar en el mundo empresarial.

Probablemente haya otras personas que tengan ideas iguales o parecidas, y siempre habrá alguien que pueda llevarla a cabo antes que tú. Una buena idea tampoco garantiza una inversión. Los inversores no buscan necesariamente buenas ideas. Lo que buscan es gente con pasión.

Las ideas son poderosas, pero recuerda: siempre se pueden mejorar. No te conformes con hacer las cosas de una determinada manera. Por eso deberías recibir comentarios sobre los puntos fuertes y débiles de tu proyecto de otros emprendedores, clientes potenciales e inversores, y utilizarlos para mejorar aún más tu idea. Si no escuchas los comentarios, puedes crear un producto que nadie quiera o necesite realmente.

Incluso las mejores ideas pueden no ser tan buenas.

Incluso las mejores ideas siguen siendo secundarias frente al ingrediente más importante en los negocios: la pasión. La historia de Kevin Mann, fundador y director técnico de graphic.ly, es un buen ejemplo.

graphic.ly es un distribuidor digital de cómics. Mann tuvo la idea de crear la empresa después de que una vez condujera 160 km hasta una tienda de cómics sólo para comprar una novedad, sólo para descubrir que ya se había agotado. Se dio cuenta de lo mucho que le apasionaban los cómics y decidió ayudar a hacerlos más accesibles a otros aficionados.

En otras palabras: intenta crear un negocio en torno a algo que realmente te importe, como hizo Mann. La pasión, y no sólo los planes de negocio detallados, es lo que hace que la gente siga adelante cuando está empezando.

No vayas por libre: contrata a miembros de tu equipo que puedan ayudarte y desafiarte.

Las tres cosas más importantes en el Emprendimiento son la gente, la gente, la gente

Los humanos somos criaturas sociales. No lo olvides cuando crees tu empresa.

Nunca intentes crear una empresa tú solo. Hay algunas razones por las que no es posible, aunque tengas todas las habilidades necesarias.

En primer lugar, pasarás por muchos momentos difíciles al principio. Inversores importantes podrían rechazarte o el mercado podría sufrir cambios inesperados. Los miembros positivos del equipo te ayudan a mantener la motivación durante esas luchas. Si estás solo, probablemente tendrás más tentaciones de abandonar.

También hay mucho trabajo por hacer cuando empiezas tu negocio. Tienes que perfeccionar tu producto, atraer clientes e inversores, montar tu espacio de trabajo… ¡y eso es sólo el principio! Avanzarás mucho más rápido si cuentas con un equipo que te ayude con estas tareas.

Cuando tienes a mucha gente a bordo, también minimizas el riesgo de quedarte sin dinero antes de que tu proyecto esté listo para lanzarse, porque puedes ejecutar las tareas importantes más rápidamente y hacer que tu producto esté listo para el mercado.

Pero tienes que ponerte manos a la obra.

Pero tienes que contratar a las personas adecuadas. Hay una regla sencilla que puede ayudarte en este sentido: contrata siempre a personas que sean mejores que tú.

Encuentra miembros del equipo que puedan desafiarte. Los socios empresariales deben trabajar juntos como los atletas: los atletas trabajan constantemente para mantenerse en forma porque su rendimiento se resiente si no lo hacen. Es más fácil para ellos terminar una carrera o ganar un partido cuando mantienen su rutina de ejercicios y trabajan juntos.

Por eso, tómate tiempo para buscar socios que te desafíen.

Así que tómate tu tiempo para buscar a las personas adecuadas. No te precipites en tus decisiones de contratación. Trabajarás con tu equipo durante mucho tiempo, así que es importante conseguir personas con talento y motivadas.

El éxito de una Startup requiere tres cosas clave: un equipo flexible, un producto de alta calidad y correos electrónicos bien escritos.

Ser malo con el correo electrónico es una forma segura de conseguir que tus mentores, inversores potenciales y clientes pierdan interés en ti

¿Qué prefieres: tomar decisiones en grupos pequeños o grandes? Si has experimentado ambos, probablemente sepas que suele ser más fácil en grupos pequeños porque son más flexibles.

Podrías suponer que las grandes empresas te llevan ventaja, pero eso no es necesariamente cierto. Las grandes empresas tienen un gran inconveniente en cuanto a eficacia: la burocracia. Sus procedimientos burocráticos hacen que sean más lentas a la hora de adaptarse a cualquier cambio en el mercado. Al fin y al cabo, tienen múltiples departamentos y capas de gerentes, por lo que es más difícil mantener a todo el mundo en la misma página. Las Startup son completamente diferentes.

Las Startups más pequeñas funcionan mejor por la misma razón: un pequeño grupo de personas puede tomar y ejecutar decisiones de forma más eficaz.

Las Startups más pequeñas funcionan mejor por la misma razón: un pequeño grupo de personas puede tomar y ejecutar decisiones de forma más eficaz.

Sin embargo, la flexibilidad no lo es todo. También necesitas un buen producto. Así que, a la hora de diseñar tu proyecto, prima la calidad sobre la cantidad.

Mantén la sencillez. Dificultarás el uso de tu producto si lo sobrecargas de funciones. Un producto con pocas funciones de alta calidad es mucho más fácil de comercializar que un producto con muchas funciones complicadas.

Piénsalo de esta manera. ¿Qué preferirías: una plancha que alisa las arrugas a la perfección o una plancha mediocre que también es un hervidor de agua y un contestador automático? Los clientes quieren algo que pueda hacer su trabajo, no algo que tenga tantos usos como sea posible.

Una vez que tengas un equipo flexible y un buen producto, es hora de buscar un inversor. Una parte clave para encontrar al adecuado es perfeccionar tus correos electrónicos.

Así que recuerda la regla de las tres frases: reduce el cuerpo de tus correos electrónicos a tres frases o menos. Los correos largos desaniman a la gente ocupada a leerlos. Si están interesados, responderán y podrás enviarles un correo más detallado una vez hayas captado su atención.

Recaudar dinero consiste en convencer a los inversores, pero también hay otras fuentes de financiación.

Los inversores buscan un equipo inteligente con un producto increíble en un mercado increíble.

Tienes que presentarte de la forma adecuada si quieres atraer a los inversores. Así que asegúrate de que eres lo que están buscando

Los inversores invierten cuando están convencidos de que un equipo de Startup puede ejecutar con éxito su idea. No hay ninguna regla rígida al respecto, pero los inversores suelen buscar personas con pasión, inteligencia, empatía y dotes naturales de liderazgo. Cuando te reúnas con un inversor, cuéntale anécdotas que demuestren estas cualidades en ti y en tu equipo.

Un inversor no basará sus decisiones únicamente en el equipo: también querrá ver un producto convincente.

Así que averigua cuál es la forma más eficaz de presentar el tuyo. ¿Le iría mejor a tu producto un vídeo o una demostración en directo? Crea una presentación atractiva e informativa.

También es importante que sepas mucho sobre el mercado al que te diriges. ¿Hay muchos clientes potenciales? ¿Cómo son? Si no tienes un conocimiento profundo de tu mercado, los inversores perderán interés en ti.

Los inversores no se interesan por el mercado.

Los inversores tampoco son la única forma de conseguir fondos. Veamos algunas de tus otras opciones.

Inversores ángeles

Inversores ángeles son personas adineradas a las que les gusta tu idea pero no buscan obtener grandes beneficios. Pueden ayudar a tu empresa a despegar sólo por interés o amabilidad.

Tus clientes también pueden ayudar.

Tus clientes también pueden ayudar. Podría ser ventajoso vender tu producto a un pequeño número de clientes al principio, de modo que puedas recaudar algunos fondos mientras te mantienes independiente de los inversores durante un tiempo.

Las empresas más grandes podrían ayudarte a poner en marcha tu empresa, simplemente por interés o amabilidad.

Las grandes empresas también podrían proporcionarte financiación si estás asociado con ellas. Si tienes una asociación de este tipo, acércate a ellos directamente porque puede que no se les haya ocurrido la idea a ellos mismos.

Por último, estate atento a las subvenciones de I+D para Startups tecnológicas.

Asegúrate de que tienes bien claros los aspectos legales básicos.

¿Estás familiarizado con el derecho mercantil? Si no es así, no te preocupes. De momento, sólo necesitas saber unas pocas cosas. De hecho, sólo hay dos cuestiones legales realmente importantes que debes abordar al principio.

En primer lugar, ¿cuál es el tipo de tu empresa? En Estados Unidos, existen tres tipos generales de formas societarias: S-Corp (sociedad anónima para pequeñas empresas), C-Corp (sociedades anónimas regulares o “clásicas”) y LLC (“sociedad de responsabilidad limitada”). Todas tributan de forma diferente.

Cada tipo tiene sus propias ventajas e inconvenientes, pero para las empresas que intentan conseguir dinero de inversores de capital riesgo, lo mejor es ser una C-Corp.

A continuación, tienes que decidir cómo se dividen las acciones de tu empresa. Es importante establecer normas claras para que las acciones se distribuyan de forma equitativa.

Vesting es una buena estrategia. En la práctica del “vesting”, la gente no adquiere todas sus acciones desde el principio. En lugar de ello, las ganan con el tiempo, normalmente en el transcurso de unos cuatro años.

La adquisición de derechos te ayuda a evitar los problemas que surgen si alguien abandona la empresa antes de tiempo. Imagina una empresa con tres fundadores que poseen cada uno un tercio de las acciones. Si uno de ellos se va después del primer año, seguirá conservando sus acciones, lo que puede ser perjudicial para la empresa. Los derechos adquiridos incentivan a las personas a seguir comprometidas durante más tiempo, y protegen a la empresa si no lo hacen.

Por otra parte, es importante que los fundadores se comprometan con la empresa.

También es importante encontrar al abogado adecuado, así que busca uno con experiencia en tu campo. Es fundamental estar al tanto de las cuestiones legales. Si eres una empresa tecnológica que quiere patentar algo, por ejemplo, tienes que asegurarte de que tu patente es absolutamente correcta. Un competidor podría demandarte si no lo es, lo que podría costarte mucho dinero o incluso obligarte a renunciar.

Mantén un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal y realiza otras actividades o desconecta regularmente del trabajo.

El trabajo puede ser muy divertido si gira en torno a tu pasión. Pero no olvides que la vida no es sólo trabajo.

Mantener un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal es importante por dos razones principales. La primera es: si trabajas demasiado y no te das tiempo para recargar las pilas, acabarás quemándote, lo que podría devolverte a la casilla de salida.

La segunda razón es: si trabajas demasiado y no te das tiempo para recargar las pilas, acabarás quemándote, lo que podría devolverte a la casilla de salida.

La segunda razón es: corres el riesgo de descuidar a las personas de tu vida personal si dedicas todo tu tiempo al trabajo. Tensarás tus relaciones con amigos y familiares si no pasas suficiente tiempo con ellos. Eso sólo te crea más estrés, y te puede seguir al trabajo.

A veces puedes equilibrar el trabajo y la vida de forma creativa, por ejemplo combinando el trabajo con tus actividades de ocio favoritas. A Seth Levine, gerente de Foundry Group, le encanta el ciclismo, así que decidió intentar incorporarlo a su trabajo.

Foundry Group es una empresa de capital riesgo que invierte en Startups. Levine empezó a invitar a los miembros de Startup a discutir sus ideas en paseos en bicicleta. Dice que celebrar estas reuniones en bicicleta le ayuda a tener ideas más creativas y a mantener su forma física al mismo tiempo.

Sin embargo, a veces tienes que desconectar totalmente del trabajo. Regálate una semana de vacaciones de vez en cuando. Las vacaciones no sólo te ayudan a descomprimirte, sino que regeneran tu creatividad, de modo que serás aún más productivo y estarás más motivado cuando vuelvas.

Por lo tanto, incluso cuando tu negocio está en marcha, debes mantenerte en forma.

Así que, incluso cuando tu negocio esté en sus periodos más agitados, no descuides la importancia del equilibrio entre tu vida laboral y personal. Si lo haces, podrías acabar sufriendo tanto en el trabajo como en casa.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Emprender un negocio no debería consistir en rellenar formularios y hacer cálculos. Debería tratarse de pasión. Así que céntrate en un campo o tema que sea significativo para ti y reúne a un equipo apasionado que pueda desafiarte. Preséntate de la forma correcta a los inversores, mantente en el buen camino legalmente y no descuides tu vida personal. El éxito a largo plazo consiste en trabajar duro, ser feliz y equilibrar ambas cosas.

Consejos Accionables:

Acaba con tu empresa.

Termina tus relaciones con empresas más grandes si no son productivas.

Ten cuidado cuando colabores con organizaciones más grandes, porque algunas Startups pierden mucho tiempo aquí. Recuerda: las grandes empresas son más lentas que tú, así que no sigas esperándolas si puedes avanzar más fácilmente sin ellas.

Lecturas recomendadas: Lo difícil de las cosas difíciles de Jake Horowitz

Este resumen explica por qué el trabajo de un director general es uno de los más duros y solitarios del mundo, y cómo puedes sobrevivir a todo el estrés y la angustia que conlleva.

Lo difícil de las cosas difíciles.

Add a comment

Deja un comentario

Advertisement