Construir el imán de la prosperidad y las oportunidades

Ahora, reflexionemos sobre esto. ¿Qué imágenes te vienen a la cabeza cuando sueñas con nadar en una piscina de dinero? ¿Una extensa finca con una flota de coches ostentosos? ¿O con disfrutar de la puesta de sol con una copa de champán en tu yate personal? ¿O puede que el sueño sea una educación de alto nivel para tus hijos?

Sea cual sea tu ensoñación, el hilo conductor está claro. Tu corazón anhela una vida que deletree alegría, bienestar y la sensación de que te cuidan. El dinero no es el billete dorado a tu felicidad ni la varita mágica de la satisfacción, pero seguro que hace que el viaje sea mucho más suave.

No pienses en la prosperidad como un privilegio. Es tu derecho de nacimiento. Tienes derecho a una vida rebosante de alegría, salud y abundancia. Y para sostener esa vida, seguro que te mereces los recursos. Si tu deseo es remodelar tu relación con el dinero y magnetizar la riqueza en el proceso, estás en el lugar adecuado, amigo mío. Sigue leyendo.

Huyamos del glamour de la pobreza

La sociedad y la cultura pop han hecho un trabajo espectacular pintando al dinero como el villano. Dicen que “el dinero es la raíz de todos los males”. Al cine y a la TV les encanta proyectar el dinero como una fuerza maliciosa. Pero aquí está el truco: el dinero no es el hombre del saco. Es simplemente un sistema de trueque.

No hay ningún diablo bailando en esos billetes de dólar, y el ansia por tener más no es un delito. De hecho, tachar al dinero de maligno puede arrojarte a un pozo peligroso.

¿Qué tal si le damos la vuelta al guión y vemos el dinero como un emblema del intercambio?

Cada vez que el pensamiento “necesito más dinero” cruza tu mente, estás expresando esencialmente un deseo de más oportunidades. Oportunidades que abren puertas, ya sea la posibilidad de mimar a tu ser querido con una joya deslumbrante o la libertad de llenar el carro de la compra sin la angustia de que rechacen tu tarjeta. El dinero no es el premio. El premio es lo que el dinero te permite hacer.

Tener hambre de una vida mejor no te convierte en un monstruo. Al contrario, es uno de los instintos humanos más orgánicos. La seguridad, el bienestar, la felicidad, la educación, un futuro prometedor para tus hijos… nada de esto es monstruoso. Entonces, ¿por qué es demoníaco desear la herramienta que puede hacer realidad estos sueños?

Muchas personas albergan un temor subconsciente a perseguir sus ambiciones financieras. Están atrapados en la creencia de que la pobreza es noble y la riqueza malvada.

Claro que la gente puede cometer actos atroces por dinero, y de hecho los comete, y hace cosas terribles con el dinero que adquiere. Pero si consideramos el dinero como un medio de intercambio y no como un fin, todo el argumento de que “el dinero es malo” empieza a desmoronarse. Piensa en ello. La misma electricidad que ilumina tu casa también podría electrocutar a alguien, pero eso no la hace intrínsecamente mala. Tampoco hace que la oscuridad sea virtuosa.

Las nociones preconcebidas sobre la riqueza que nos han transmitido influyen en nuestra relación con el dinero. Así que si estás preparado para mejorar tu realidad financiera, es hora de enfrentarte a la música y hacer frente a tus pensamientos negativos subconscientes. Te mostraremos cómo.

Tus creencias: Los arquitectos de tu vida

He aquí una verdad bomba para ti: nuestras creencias dan forma a nuestro mundo. Se trata de un principio central tanto de la psicología como de la espiritualidad. Significa que la única barrera que te separa de una vida abundante es la creencia de que no puedes tenerla.

Hace tiempo, el autor se cruzó con un tipo australiano que se ganaba la vida limpiando y soñaba con una bata blanca y un estetoscopio. El pobre no podía permitirse la universidad y ni siquiera había terminado el bachillerato. Sus clientes eran los médicos a los que anhelaba emular.

En una situación así, es demasiado fácil ahogarse en un mar de negatividad. “No soy lo bastante listo”. “No puedo permitírmelo”. “Ya he pasado mi mejor momento”.

En lugar de eso, este tipo se iba a la cama visualizando su nombre en los diplomas que limpiaba. No daba rienda suelta a las dudas ni a las suposiciones. Estaba totalmente entregado a su sueño. Cuando uno de los médicos se enteró de su ambición, lo tomó bajo su protección y le enseñó a ser ayudante técnico. Aprendió a esterilizar instrumentos, preparar inyecciones y administrar primeros auxilios básicos.

Inspirado por la pasión y el don para la medicina del conserje convertido en estudiante, el médico patrocinó su educación secundaria y médica. ¿El resultado? El hombre se convirtió en un médico muy respetado en Montreal. Su sueño se había transformado en una creencia, despejando el camino para su realización.

Cuando echas por tierra las suposiciones negativas, abres el camino a nuevas posibilidades. Tus acciones suelen estar dirigidas por los matices subconscientes de tu mente, sentimientos y creencias. Cuando influyes en tu subconsciente, estás fijando tu brújula interna en el camino que te atrae en lo más profundo de tu ser. Como resultado, serás guiado de forma natural hacia el éxito.

Intercambiar el guión de tu mente

El mantra “piensa en positivo” no es precisamente un consejo novedoso, y es más fácil predicarlo que practicarlo. Nuestras mentes suelen estar plagadas de pensamientos negativos subconscientes e intrusivos.

Pero si la prosperidad proviene de una mentalidad, una forma de influir en ella es mediante afirmaciones.

Entra en un estado de meditación. Quizá mientras te duermes por la noche o durante un momento tranquilo del día. Deja que tu mente divague y reflexiona sobre el concepto de riqueza. ¿Qué significa realmente? ¿Dónde se origina? ¿Cómo circula el dinero?

Cuando estés suficientemente relajado, cántate a ti mismo afirmaciones de prosperidad. El autor equipara esto a la oración. Sostiene que Dios creó la abundancia en el mundo, y la riqueza fluye constantemente. Así pues, las oraciones de afirmación financiera pueden ayudar a romper los bloqueos subconscientes que obstaculizan nuestro camino hacia la prosperidad.

Si eres novato en las afirmaciones, no te precipites diciéndote a ti mismo “soy rico” o “tengo éxito”. Si percibes estas afirmaciones como falsas, en realidad pueden reforzar tu creencia en su opuesto. Si sólo tienes diez céntimos, declararte rico puede parecerte absurdo o humillante.

Empieza con afirmaciones en las que tu consciente y tu subconsciente puedan estar de acuerdo. “Mi riqueza crece”. “Cada día tengo más éxito”. Es más fácil convencerse de que estás en una trayectoria ascendente que visualizar que ya has llegado a la cima.

A medida que tu relación con el dinero y el éxito sea más positiva, las afirmaciones más audaces surgirán de forma natural. Si tratas el objetivo como una certeza, los pasos que conducen a él siempre parecen alcanzables.

Robando a tu yo futuro

A estas alturas, ya hemos establecido que para atraer el dinero hacia ti, necesitas albergar ideas positivas sobre tu riqueza y tu estado financiero. Pero también tienes que ser consciente de cómo percibes la prosperidad de los demás.

Celos, envidia, resentimiento: estos sentimientos pueden dañar tu relación con el dinero. Si dejas que estos sentimientos campen a sus anchas, alimentas las partes de tu subconsciente que te hacen sentir privado y frustran tu potencial.

Imagina que un colega consigue un ascenso por encima de ti. Si tu reacción instintiva es sentirte robado, empiezas a desconectarte psicológicamente de tu organización o de tu trabajo. Es fácil obsesionarse con lo que te han “arrebatado”. Pero si eliges conscientemente alegrarte por tu colega, mantienes vivo el compromiso y alimentas relaciones que podrían allanarte el camino hacia el éxito en el futuro.

Del mismo modo, ganar riqueza pisoteando a los demás puede agriar tu relación con el dinero. Imagínate a una mujer que, previendo el racionamiento del café en tiempos de guerra, fue de tienda en tienda, acaparando todo el café que cabía en su casa. Más tarde, sufrió un robo y perdió todas sus existencias de café junto con sus joyas y cubiertos.

La señora argumentaría que nunca se había robado a sí misma. Pero su mentalidad estaba arraigada en la escasez, y su afán de acaparar café se produjo a costa de los demás. Guiada por sus pensamientos negativos, acabó perjudicando a los demás y manifestando su mayor miedo: perderlo todo. El miedo a la carencia creó la carencia.

Recordemos que el dinero es simplemente un símbolo de intercambio. Tener montones de dinero no te hace rico. El dinero es un mecanismo para obtener experiencias y sentimientos de estabilidad. Si tu forma de adquirir dinero pone en peligro tus experiencias o sentimientos futuros, estás robando a tu yo futuro.

Pregúntate: “¿Qué sentido tiene atraer el dinero?”. Esto no es un acertijo ni un juicio moral sobre tener dinero. Es un recordatorio para no perder de vista el objetivo en la persecución del símbolo.

Conclusiones

Desbloquear una vida más rica gira en torno a mejorar tu relación psicológica con el dinero. Cultivar una percepción subconsciente positiva de la riqueza puede allanar el camino hacia decisiones financieras más sanas y una mayor abundancia.

Tus creencias sientan las bases de tu vida, así que controla cómo percibes tu propia prosperidad y la de los demás. Emplea afirmaciones positivas para hacer frente a las reservas subconscientes sobre tu capacidad para amasar riqueza. Recuerda que eres el dueño de tu destino. Dirige tu rumbo hacia la dirección deseada, y el resto se alineará de forma natural.

Posees el potencial para vivir una vida acomodada y tienes los medios económicos para respaldar ese estilo de vida. El único obstáculo en tu camino eres tú. Así pues, adopta la positividad, deshazte de las creencias autolimitadoras y adéntrate en un futuro rebosante de prosperidad y posibilidades.