Coffee Lunch Coffee

Guía práctica para dominar el trabajo en red

Aumenta tu éxito profesional y personal aprendiendo a trabajar en red con eficacia.

Antes, trabajar en red sólo se consideraba una necesidad cuando no teníamos trabajo. Sin embargo, hoy más que nunca, el networking se ha convertido en un requisito previo para el éxito profesional, estemos o no en paro. Cuando se hace bien, el networking nos proporciona una comunidad y nos mantiene abiertos a las novedades del mercado laboral.

Este libro te mostrará cómo tener éxito y apreciar el proceso de creación de redes, cómo construir una comunidad y cómo puedes conectar con otras personas profesionalmente de forma agradable.

En el siguiente resumen, descubrirás:

  • cómo conectar con alguien en 30 segundos,
  • cómo crear una red de contactos.
  • cómo el networking cambió por completo la vida del autor,
  • y

  • cómo alguien transformó una simple experiencia de networking en 25 millones de dólares.
  • .

La creación de redes es una habilidad necesaria para tener éxito y va más allá de coleccionar tarjetas de visita.

“La creación de redes es en parte arte y en parte ciencia”

Independientemente del sector en el que trabajemos, la creación de redes es una habilidad esencial que debemos poseer. De hecho, en un entorno laboral tan cambiante y acelerado como el nuestro, no podemos permitirnos el lujo de evitarla.

Lejos de ser una mera oportunidad para coleccionar tarjetas de visita, el networking consiste en establecer relaciones y ayudar a la gente.

Por ejemplo, la autora y columnista Arianna Huffington asistió una vez a un acto en casa de una mujer en Nueva York para hablar y debatir sobre los retos a los que se enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo. Tras su charla, dio su dirección de correo electrónico privada a todos los presentes. Esto le permitió continuar la conversación que había iniciado con todos los asistentes mucho más allá de la reunión.

Para ser eficaces en el trabajo en red, debemos interesarnos por las personas con las que hablamos, no sólo por ver qué puede hacer la otra persona por nosotros. A largo plazo, ayudar a los demás es beneficioso tanto para nuestra vida profesional como para la personal.

El networking no es una cuestión de trabajo.

El NETWORKING no tiene que ver con la cantidad de contactos, sino con la calidad de nuestras relaciones. Es una habilidad que necesitamos para tener éxito en la vida. Actúa como una red de seguridad en nuestros entornos laborales en evolución y nos ayuda a avanzar en nuestros trabajos.

Puede que no todos seamos profesionales natos de las redes de contactos, pero existen consejos y trucos que cualquiera puede aprender para perfeccionar estas beneficiosas habilidades.

Estos consejos incluyen: asegurarte de que tienes un discurso de ascensor de 30 segundos en el que puedas presentar rápida y fácilmente quién eres y a qué te dedicas; saber qué recursos puedes utilizar para establecer contactos (sitios como linkedin.com y job-hunt.org); cómo contar tu historia para conectar realmente con los demás y cómo crear tu cartera de trabajos.

Trabajar en red.

Conocer bien estas técnicas puede hacer que tu carrera sea satisfactoria y estimulante.

El networking consiste en construir una comunidad y puede cambiar tu vida.

“Una red es una especie de ecosistema. Es orgánica. Es dinámica”

Trabajar en red significa crear relaciones, conectar con la gente y formar parte de una comunidad mayor. Puede que nuestros trabajos cambien, pero las relaciones que cultivamos a través del networking perduran en el tiempo.

La creación de redes es una forma de trabajar.

Trabajar en red es crear una comunidad.

Por ejemplo, después de que la autora dejara su trabajo de 10 años en Sprint Nextel Corp., en lugar de revolcarse en la soledad, se reservó reuniones todos los días durante nueve meses para conectar con nuevas personas y empresas. De este modo, creó una red de seguridad de contactos.

El trabajo en red de Muller le enseñó a adaptarse, a seguir los cambios del mundo empresarial y a reaccionar ante ellos de forma adecuada.

Su horario de trabajo en red también le enseñó a adaptarse a los cambios del mundo empresarial y a reaccionar ante ellos de forma adecuada.

Su programa de networking también le impidió aislarse. Presentarse a 200 personas y asistir a 160 reuniones en nueve meses significaba que tenía que conectar constantemente con los demás.

A su vez, fue capaz de construir una comunidad en la que muchas personas podían comunicarse y trabajar entre sí.

Para sacar el máximo partido al networking, debes tratarlo como un trabajo: levántate temprano y empieza a planificar tus reuniones. Los momentos ideales para reunirte con otras personas son el café de la mañana, la comida del mediodía y el café de la tarde.

Aunque algunos tenemos una inclinación natural a establecer contactos, no a todos nos resulta fácil. Sin embargo, si ejercitas tus músculos de networking -incluso aunque creas que no lo necesitas- siempre estarás preparado para el día en que necesites ayuda de tus contactos.

Además de fomentar la comunidad y servir como red de seguridad, el networking puede incluso cambiarte la vida.

Por ejemplo, después de que la autora dejara su trabajo, consiguió su empleo actual como presidenta de FastTrac de Kauffman, como resultado de sus nueve meses de reuniones.

Para tener éxito en el networking, debes conocer tus objetivos y realizar el trabajo previo necesario.

“… Con cada fibra de mi ser, estoy convencida de que la forma en que el trabajo, que la vida, que todo se hace es a través de las relaciones y la construcción de relaciones – logradas principalmente a través del networking.”

¿Dónde te ves en los próximos meses? ¿Y dentro de un par de años? Responder a estas preguntas puede hacer que el networking sea más eficaz, porque te ayudan a identificar tus objetivos. Y la identificación de tus objetivos te ayuda a intensificar tu trabajo en red.

Cuando te plantees lo que quieres, debes dar prioridad a tus objetivos a largo plazo para que los objetivos a corto plazo puedan llevarte hasta ellos.

Los objetivos a corto plazo pueden ayudarte a conseguirlos.

Los objetivos a corto plazo pueden incluir conocer a quienes están implicados en tu campo, debatir y recibir ideas de ellos y preguntarles cómo podrías ser capaz de ayudarles.

Los objetivos a largo plazo podrían incluir cultivar las relaciones profesionales y personales con tus colegas, conseguir el trabajo de tus sueños o marcar una diferencia positiva para los demás en tu trabajo actual.

Tomarte un tiempo para hacer las siguientes listas te ayudará a conseguir tus objetivos de NETWORKING:

  • Personas de tu comunidad a las que ya conoces
  • Personas a las que quieres conocer
  • Personas de tu comunidad a las que quieres conocer
  • Personas de tu comunidad a las que quieres conocer
  • Empresas a las que quieres conocer
  • Empresas que quieres conocer
  • Empresas que quieres conocer
  • Empresas que quieres conocer
  • Tus “no negociables”
  • Tus “no negociables”.
  • Tu lista de “no negociables” describe las cosas que no estás dispuesto a comprometer por tu nuevo trabajo. Puede tratarse, por ejemplo, de restricciones geográficas o de cómo divides tu vida laboral y familiar.

    Además de hacer una lista de tus objetivos, también debes prepararte para el NETWORKING; en concreto, tu mente, tu cuerpo y tu espíritu.

    Tu mente, tu cuerpo y tu espíritu.

    El trabajo de tu mente es centrarse en tu objetivo final, lo que significa hacer los deberes sobre la persona con la que vas a reunirte.

    El trabajo de tu cuerpo es centrarse en tu objetivo final, lo que significa hacer los deberes sobre la persona con la que vas a reunirte.

    La tarea de tu cuerpo es hacerse cargo de tus emociones en cada reunión. Recuerda que la positividad y la alegría son contagiosas y aumentan las posibilidades de que la reunión sea un éxito.

    Por último, la responsabilidad de tu espíritu es centrarse en los objetivos a largo plazo. Céntrate en dónde te ves en el futuro, cómo puedes ayudar a la persona con la que te reúnes y los puntos principales que quieres comunicar.

    La narración de historias inicia el networking y da vida a tu experiencia laboral.

    Entonces, ¿cómo se pone en marcha el networking? La respuesta es a través de la historia, es decir, compartiendo anécdotas de tu experiencia profesional.

    Tu historia debe comenzar con un correo electrónico introductorio en el que solicites una reunión. La forma en que te presentes aquí es muy importante.

    Si no has recibido tú mismo su información de contacto, menciona quién te dio sus datos y cómo contactaste con ellos.

    En tu correo electrónico, expone brevemente tu experiencia laboral y concluye indicando en qué te interesa trabajar y preguntando si la persona está disponible para quedar.

    En este correo inicial, menciona si la persona está disponible para quedar.

    En este correo inicial, evita enviar un currículum. En su lugar, envíalo en un correo de seguimiento, al confirmar la reunión.

    Cuando estés realmente en la reunión, tu historia debe estar bien elaborada, dar vida a tu experiencia laboral y contener las siguientes características:

    En primer lugar, debes enviar tu currículum.

    En primer lugar, debes mencionar a qué conflictos te enfrentaste en tu trabajo. Por ejemplo, tal vez conseguiste retener a un cliente que estaba pensando en dejar tus servicios.

    Por último, debes mencionar qué conflictos tuviste que afrontar en tu trabajo.

    También deberías tener un héroe -tú, por supuesto-, pero mencionar a colegas especialmente útiles a lo largo del camino también es una buena idea.

    Para mantener el interés de tu compañero, también debe haber anticipación. Después del conflicto, puedes dar razones de por qué fue tan importante.

    A continuación, tu historia debe tener un pico, es decir, ¡cuéntales cómo resolviste el conflicto!

    Después del punto álgido, describe una transformación, contándoles cómo cambiaste a raíz del conflicto.

    Por último, proporciona una figuración, es decir, cuéntales cómo resolviste el conflicto.

    Por último, ofrece una explicación, donde destaques cómo creciste a partir de la experiencia.

    Asegúrate de que tu historia es relevante para tus oyentes y anímales a que te correspondan con sus propias anécdotas.

    Es una buena idea.

    Es una buena idea preparar tus historias de antemano, escribirlas e incluso practicarlas frente al espejo.

    Cuando hagas networking en persona, debes estar totalmente presente y controlar tus niveles de estrés.

    “Me gusta pensar en el networking no como un medio para conseguir un fin, sino como una forma de ser.”

    Es el fatídico día y estás deseando conocer a esa persona. Entonces, ¿qué cosas útiles debes tener en cuenta?

    Lo primero que debes recordar es que tu mente y tu cuerpo deben estar presentes y tranquilos cuando te comuniques con tu interlocutor.

    Lo primero que debes recordar es que tu mente y tu cuerpo deben estar presentes y tranquilos cuando te comuniques con tu interlocutor.

    La primera impresión es clave, así que afronta tus reuniones con confianza, ofreciendo un apretón de manos firme. Ten en cuenta que la reunión debe ser un acontecimiento agradable y algo que hayas estado esperando con impaciencia.

    Asegúrate de que tienes un proceso: acuerda una hora y un lugar que os venga bien a los dos y prepárate con los puntos clave y el mensaje principal que quieres transmitir.

    También asegúrate de que la reunión es lo más importante.

    Asegúrate también de que investigas a la persona antes de entrar en la reunión. Ten preparadas algunas preguntas para hacerle, como: ¿hacia dónde se dirige su empresa? ¿Qué responsabilidades tiene? ¿Cómo te incorporaste a la empresa? ¿Cómo te ha ayudado tu experiencia laboral anterior en este puesto?

    ¡Escuchar es fundamental! Presta atención a las respuestas de tu interlocutor y a cómo conectan con tus intereses profesionales.

    Escuchar ayudará a tu cuerpo y a tu mente a estar presentes y a que la conversación se desarrolle con fluidez.

    Entonces, ¿cómo podemos controlar nuestros niveles de estrés? Los siguientes consejos te ayudarán.

    Usa el contacto visual. Recuerda mirar a la persona con la que hablas a los ojos y evita apartar la mirada cuando estéis hablando.

    Si sientes que los nervios se apoderan de ti y te encuentras sudando y sin aliento, ralentiza y profundiza conscientemente tu respiración. Esto tiene un efecto calmante y refrescante.

    Es importante reducir al mínimo los movimientos de las manos. Si tienes las manos nerviosas, concéntrate en el contacto visual y tus manos te seguirán de forma natural. También puedes mantenerlas dobladas para minimizar su nerviosismo.

    Controlar estas reacciones te hará parecer más cómodo y te ayudará a conectar con la otra persona.

    Trabajar en red eficazmente significa construir tu portafolio.

    Tu portafolio es la imagen completa de cómo te presentas a los demás. Prestar atención a todos los aspectos de tu cartera te permite destacar entre la multitud. En pocas palabras, un portafolio sólido es una herramienta de NETWORKING imprescindible.

    Tu portafolio debe incluir una introducción, tarjetas de visita, un currículum y tu biografía.

    Tu introducción debe ser un discurso de ascensor de 30 segundos. Es una oportunidad para anunciarte. Utiliza este espacio de tiempo de 30 segundos en un ascensor o mientras caminas entre habitaciones con alguien. Durante este tiempo, cuéntales un breve fragmento sobre quién eres, tu historia profesional y tus objetivos.

    A continuación, debes tener siempre a mano tus tarjetas de visita. Incluso puedes considerar la posibilidad de tener una tarjeta personal en la que se indique tu campo de especialización, además de tu tarjeta de visita estándar.

    Tu portafolio también debe incluir un currículum. Asegúrate de mantenerlo relevante y actualizado. Según el gurú del networking Eric Morgenstern, un currículum es como un picardías: debe ser lo suficientemente revelador como para atraer a la otra parte, ¡pero sin revelarlo todo! Asegúrate también de tener una foto tuya actualizada y profesional para adjuntarla a tu currículum.

    También querrás tener una biografía profesional para dársela a las personas con las que te reúnas. Muller recomienda tener una versión breve de unas 200 palabras y una versión más detallada de unas 500 palabras.

    Ten en cuenta que tu cartera debe seguir ampliándose, incluso después de la reunión. Asegúrate de escribir un correo electrónico de seguimiento agradeciendo a la otra parte su tiempo y, si procede, envía un correo electrónico de agradecimiento a la persona que te recomendó.

    Recapitula lo que aprendiste en la reunión, ya que recordar los detalles de la primera reunión es fundamental para establecer relaciones profesionales sólidas.

    Confeccionar una cartera de esta forma te ayudará a destacar y a conectar con los demás tanto profesional como personalmente.

    El networking implica asumir riesgos y salir de tu zona de confort.

    Además de programar reuniones individuales, también hay otras situaciones en las que podemos establecer contactos de forma más espontánea. Puede parecer desalentador, pero es una parte vital de tu formación en NETWORKING. Te permite salir de tu zona de confort y explorar tu comunidad.

    Asumir riesgos implica empujarte a ti mismo. Al hacerlo, empezarás a ver oportunidades de networking donde antes no las veías.

    La realidad es que el networking no se produce automáticamente cuando programas una reunión. Debes estar preparado para convertir las situaciones que se producen de forma natural en una oportunidad para establecer contactos.

    Laurel Touby, fundadora del sitio web de networking y búsqueda de empleo Mediabistro, lo hace muy bien. Después de la universidad, Laurel se trasladó a Nueva York para iniciar su carrera como escritora y, tras cierta experiencia trabajando para revistas, decidió pasarse al trabajo por cuenta propia.

    Laurel Touby es muy buena en eso.

    Considerando que el trabajo por cuenta propia era bastante aislante, Laurel empezó a organizar eventos semanales con una de sus amigas autónomas, a los que cada una podía invitar a sus amigos para relacionarse entre sí y hablar de su trabajo.

    Lo que empezó como una reunión de amigos para hablar de su trabajo, se convirtió en una reunión de amigos.

    Lo que empezó como una forma sencilla de conocer y conectar con gente nueva pronto se convirtió en un evento de NETWORKING.

    Viendo el éxito obtenido, Laurel decidió transformar el concepto en un sitio web de búsqueda de empleo y networking, donde los empresarios pudieran publicar ofertas de trabajo. Si los empresarios encontraban a alguien, ella ganaría una comisión.

    La idea de Laurel tuvo tanto éxito que pudo vender su empresa por 25 millones de dólares.

    ¿La moraleja de la historia? Aunque no todos podamos convertir una reunión de networking en un negocio multimillonario, es imposible conocer las oportunidades que pueden surgir de las reuniones informales, a menos que participemos en ellas.
    ¡

    Laurel demostró ser una networker de gran éxito precisamente porque no se propuso organizar estas reuniones con vistas a ganar dinero, sino como una oportunidad para conocer gente.

    Rehusarse a rendirse es la clave para dominar el networking.

    “Resulta que nunca estamos del todo cocinados, amigos! Siempre hay algo más que podemos hacer para aprender, para ampliar nuestros conocimientos, para mejorar nuestra destreza en cualquier tarea que tengamos entre manos.”

    Como en todas las profesiones, convertirse en un experto requiere esfuerzo. Convertirse en un excelente networker requiere dedicación, perseverancia y llevar a cabo tareas cotidianas como reunirse con otras personas, escuchar atentamente, hacer un seguimiento y estar dispuesto a devolver algo a los demás.

    Es importante que te pongas en contacto con los demás.

    Es importante reconocer que dominar el NETWORKING es una tarea que dura toda la vida y que requiere paciencia y la voluntad de dedicarle el tiempo necesario.

    La mayoría de las personas que aprenden a trabajar en red lo hacen a lo largo de toda su vida.

    Al igual que ocurre con el aprendizaje de un idioma, debes dedicarle las horas necesarias si quieres llegar a dominarlo. En otras palabras, debes estar abierto a aprender en todo momento y a recopilar conocimientos de tus contactos.

    Tender la mano y hacer preguntas es vital, ya que a menudo se aprende algo nuevo.

    Las preguntas pueden ser triviales, como preguntar a qué destinos ir de vacaciones o cómo funciona el diafragma de una cámara, o más importantes, como cómo puedes ayudar a alguien en una empresa en la que te gustaría trabajar.

    Dominar el lenguaje del NETWORKING no consiste sólo en hablar de negocios pensando únicamente en tus propios intereses. Se trata de escuchar a los demás y establecer una conexión personal con ellos.

    También debes tener en cuenta que el éxito y los beneficios significativos no siempre surgen del networking.

    No olvides que en esos nueve meses anteriores a su actual trabajo como presidenta de Kauffman FastTrac, Muller asistió a un total de 160 reuniones y conoció a 200 personas nuevas. Así que la perseverancia es la clave.

    El networking consiste en fomentar las relaciones; como cultivar un jardín, sería absurdo esperar resultados instantáneos. Las relaciones necesitan tiempo y atención para crecer.

    Como estudiante permanente y profesional del networking, debes buscar siempre formas de conectar con la gente y estar preparado para no dejar nunca de aprender

    Conclusiones

    El mensaje clave de este libro:

    Networking es una habilidad esencial en nuestro mundo de los negocios en constante cambio. Saber cómo conectar con otros y construir relaciones profesionales duraderas. relaciones ayudarán a en tus profesionales y personales. Si buscas un trabajo o simplemente quieres. explorar más oportunidades para crecer en tu trabajo actual, networking ayudará a alcanzar tus objetivos.

    Consejos Accionables:

    Consigue tus objetivos.

    Concierta reuniones de networking!

    El NETWORKING no es sólo para las personas que quieren cambiar de trabajo; nos ayuda a conocer gente nueva y a ampliar nuestro círculo profesional aunque estemos satisfechos en nuestro trabajo actual. Propónte trabajar en red y reunirte con un número determinado de personas a la semana o al mes. Procura mantener el contacto con esas personas mientras conoces a gente nueva.

    Elimina redes ideas de tus interacciones sociales.

    La próxima vez que estés socializando, toma nota mentalmente de lo que os hace sentir cómodos a ti y a la persona con la que estás socializando, y cómo puedes aplicar esos mismos métodos a tus interacciones de networking. Piensa en formas de conectar con otras personas en situaciones ajenas al networking que puedas aplicar a tus reuniones de networking profesional para que sean más eficaces, memorables y agradables.

    ¿Tienes algún comentario?

    ¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

  • Deja una respuesta
    Related Posts