Chaos Monkeys

Fortuna obscena y fracaso aleatorio en Silicon Valley

He aquí la nueva economía de Silicon Valley.

Las últimas décadas han sido testigo del vertiginoso ascenso de muchas empresas de Silicon Valley, California. Estas empresas se encuentran ahora entre las más influyentes del mundo; sería difícil exagerar la enormidad del papel que desempeñan en la vida de la mayoría de los occidentales.

Pero, al igual que muchas otras empresas, las empresas de Silicon Valley son las más influyentes del mundo.

Pero, como en muchas historias de éxito, no todo son arco iris y sol.

Un análisis más detallado de cómo funcionan realmente estas empresas revela un panorama más tormentoso.

En este resumen, descubrirás

  • por qué los trabajadores extranjeros de las empresas tecnológicas soportan condiciones realmente pésimas;
  • cómo Google ha abandonado a la mayoría de los trabajadores extranjeros.
  • cómo Google ha dejado la mayor parte del trabajo en manos de personas no humanas; y
  • por qué ser inteligente no es necesariamente lo más importante para triunfar en Silicon Valley
  • .

La inmigración a Silicon Valley es tan dura que los inmigrantes a veces recurren a matrimonios falsos.

Cuando los europeos intentaban llegar a América en el siglo XVIII, muchos pagaban su pasaje sometiéndose a varios años de servidumbre. Aunque los frikis tecnológicos que buscan trabajo en los Estados Unidos del siglo XXI no lo tienen tan mal, siguen enfrentándose a un trato bastante duro.

Permitir trabajar en Silicon Valley no es fácil para un inmigrante, y el proceso a menudo conduce a la explotación.

Una solución es obtener un visado H-1B: un visado de no inmigrante para trabajadores extranjeros. Sin embargo, sólo se dispone de un número limitado de ellos. En 2013, 200.000 trabajadores extranjeros que esperaban encontrar empleo en Silicon Valley solicitaron un visado H-1B, pero sólo se aprobaron 16.000.

Los que tuvieron la suerte de obtener un visado H-1B son los más vulnerables.

Y los que tienen la suerte de que se les conceda están totalmente a merced de su jefe.

Si les despiden o la empresa cierra, su visado deja de ser válido, un estado de inseguridad que a menudo provoca que se sientan obligados a aceptar un salario inferior al de sus colegas americanos.

Si les despiden o la empresa cierra, su visado deja de ser válido, un estado de inseguridad que a menudo provoca que se sientan obligados a aceptar un salario inferior al de sus colegas americanos.

En consecuencia, las empresas son las grandes beneficiadas. Consiguen empleados altamente cualificados que trabajarán por menos, y estos empleados tienen que soportar cinco años de esta explotación antes de poder solicitar una tarjeta verde, que les otorga mejores derechos y la condición de residentes permanentes.

No es de extrañar que los inmigrantes quieran evitar todo esto. Y la forma más fácil de hacerlo es con un matrimonio falso.

El sistema de inmigración estadounidense es más amigable con quienes intentan formar una familia. De hecho, los visados para parientes inmediatos o de preferencia familiar representan dos tercios de todas las solicitudes de inmigración aceptadas.

Sorprendentemente, para que este método funcione, ni siquiera tienes que casarte con un ciudadano americano.

Stanis Argyris es un informático griego que en 2008 quiso unirse al equipo de la Startup del autor. Así que Argyris se casó con una turca que, con un visado de estudiante, estudiaba en la Universidad de Stanford. Ahora Argyris podía obtener un visado de estudiante-cónyuge, permanecer en el país y, finalmente, trabajar en la empresa del autor.

Google gana cantidades asombrosas de dinero a través de su sistema de publicidad automatizada.

Seguro que la vida sería mucho más fácil si pudieras imprimir tu propio dinero. Pero como esto es un delito muy penado, lo siguiente mejor sería crear una empresa como Google.

Google, uno de los mayores éxitos de Silicon Valley, es una sensacional máquina de hacer dinero.

Cada año, Google genera alrededor de 70.000 millones de dólares en ingresos, una cifra tan asombrosamente grande que te estarás preguntando: “¿Cómo puede un motor de búsqueda generar tanto dinero?”

Para empezar, ofrece respuestas a muchas de las preguntas apremiantes de la vida, desde “¿Cuál es la mejor cámara de menos de 300 $?” a “¿Quién es un buen abogado de divorcios en la zona?”. Pero Google también genera anuncios de empresas relacionadas con tus búsquedas, y gana dinero cada vez que alguien hace clic en uno de ellos.

La cantidad de dinero que Google gana por un clic determinado depende de la palabra clave que se utilice y de cuántas empresas pujen por ella. Una tan popular como “seguros” puede llegar a valer 54 $ por clic.

Quizás lo más sorprendente es que Google apenas suda al tratar con todas las empresas que pujan, ya que tiene una ingeniosa forma de dejar que los ordenadores hagan el trabajo por ellos.

Esto, por supuesto, no es un problema.

Esto, por supuesto, tiene sentido. Hay miles de millones de palabras clave diferentes que la gente busca, y averiguar cómo vender espacio publicitario individual para cada una de ellas sería prácticamente imposible.

Para resolver este problema, Google organiza una subasta automatizada, instantánea y rapidísima.

Comienza en el momento en que se inicia una búsqueda: Los ordenadores de Google escanean rápidamente todas las pujas precolocadas que las empresas anunciantes han hecho por esa palabra clave.

Cuando esto ocurre, se tienen en cuenta dos cosas: las pujas más altas y quién tiene más posibilidades de que se haga clic en él. El anuncio que mejor combine estos dos criterios aparecerá en la parte superior de los resultados de búsqueda.

Este es el motivo por el que varias búsquedas del mismo término pueden producir resultados diferentes. Si hoy buscas “Muebles de Londres”, la oferta ganadora podría ser para la empresa de muebles artesanales Swoon Editions; la semana que viene, sin embargo, podría ser para los proveedores de muebles de lujo Unum Design.

Invertir en una Startup es arriesgado, por lo que las empresas lo compensan con ofertas especiales.

“Los empresarios alardean de su cifra de capitalización como si fuera una valoración real de la empresa, pero es puramente hipotética”

Si eres un buscador de emociones que busca una aventura arriesgada, podrías probar a hacer puenting o rafting en aguas bravas. O podrías eludir el viaje y el riesgo para tu cuerpo invirtiendo en una Startup.

Saltar al vacío.

Lo más probable es que no te cueste encontrar una oportunidad, ya que las Startups siempre buscan inversores dispuestos a asumir riesgos.

Una Startup comienza su búsqueda de financiación con lo que se denomina una ronda semilla. Es entonces cuando los empresarios de la empresa recaudan dinero de amigos y familiares, mientras esperan conseguir grandes inversores.

Estos primeros inversores se encuentran en una posición de riesgo por dos razones: La empresa podría fracasar y no volverían a ver su dinero, o la empresa podría tener demasiado éxito y acabarían con una participación microscópica.

Pongamos que un amigo ofrece 100.000 $ en capital inicial, y que este préstamo original se convierte en una inversión de capital después de que la empresa, que ha tenido buenos resultados, decida salir a bolsa. Y digamos que la Startup está valorada en 10 millones de dólares: como 100.000 dividido por 10 millones es igual a 0,01, el amigo que invirtió 100.000 dólares sería ahora el orgulloso propietario del uno por ciento de la empresa.

Obviamente, el uno por ciento no es un gran resultado, así que para ayudar a evitar que el fantasma de tales escenarios ahuyente a los inversores potenciales, las Startups ofrecen ofertas especiales.

Una oferta atractiva es poner un tope, o una cantidad máxima, a la valoración de la empresa. Así se evita que la parte de un inversor sea demasiado pequeña.

Volvamos al amigo que invirtió 100.000 $, y digamos que la empresa acordó poner un tope de 3 millones de $ a su valoración inicial. Esto daría al amigo un 3,3% de la propiedad cuando la empresa se ponga en marcha. Incluso si la empresa se valorara finalmente en 100 millones de dólares, el porcentaje inicial del amigo crecería junto con la empresa.

Aunque esta oferta puede hacer que uno de los riesgos parezca menos problemático, el hecho de que la empresa pueda fracasar sigue siendo una preocupación inevitable.

Bill Gates y Steve Jobs empezaron su andadura participando en algunos tratos engañosos.

Muchos padres sueñan con tener hijos que crezcan para tener éxito y ser realmente bondadosos. Puede que estos padres no quieran que sus hijos entren en el mundo de las Startups. Allí, el éxito no es el resultado de la amabilidad.

Como veremos, tanto Bill Gates como Steve Jobs utilizaron métodos bastante despiadados en el camino hacia la riqueza.

Procedente de una familia adinerada de Seattle, Bill Gates abandonó la Universidad de Harvard antes de crear una pequeña empresa tecnológica llamada Microsoft en 1975.

Por aquel entonces, unos contactos de confianza de IBM le dijeron a Gates que el gigante informático estaba buscando un nuevo sistema operativo.

Y Gates conocía a un tipo perfecto para el trabajo: el genio informático Gary Kildall. Pero para sorpresa de Gates, Kildall se negó a aceptar las condiciones del contrato de IBM.

En ese momento, Gates dejó de hacerse el simpático. Sabiendo que Kildall estaba sentado sobre una mina de oro, hizo que un programador de Microsoft copiara el sistema operativo de Kildall y le cambiara el nombre por el de Sistema Operativo de Disco (DOS) de IBM.

Después de que Gates registrara los derechos de autor a su nombre, el innovador sistema, que hacía posible que los equipos informáticos fueran intercambiables, pasó a ser propiedad de Microsoft. De ahí el conocido acrónimo MS-DOS.

Como resultado, tanto Kildall como IBM no vieron ni un céntimo de los miles de millones que empezaron a lloverle a Gates.

Steve Jobs era un gran empresario.

Steve Jobs también era conocido por su falta de amabilidad, incluso cuando empezó.

Jobs empezó como un empleado impopular en Atari, la empresa creadora del videojuego Pong, parecido al tenis de mesa. En 1975, el director general de la empresa, Nolan Bushnell, ofreció una recompensa de varios miles de dólares a quien pudiera crear una versión para un solo jugador de Pong.

Ensioso por ganar, Steve Jobs recurrió a la ayuda de su amigo Steve Wozniak, que podía resolver casi cualquier problema técnico. Jobs se esforzó hasta que Wozniak finalmente resolvió el problema. Jobs ganó el premio en metálico.

Entonces Jobs le dijo a Wozniak que el premio era de sólo 700 $ -no de unos cuantos miles- y le dio sólo 350 $ por sus problemas.

Lanzar una Startup requiere obsesión y la voluntad de no rendirse nunca.

De acuerdo, así que los gigantes tecnológicos multimillonarios como Gates y Jobs también tienen fama de ser bastante listos. Pero si quieres triunfar en el mundo de Silicon Valley, hay otras cualidades que superan a la inteligencia.

Una de estas cualidades -quizás la más importante a la hora de lanzar una Startup- es la obsesión.

Antes de que el autor fundara AdGrok, una Startup que optimiza GoogleAds, era el último de su promoción de doctorado, e incluso tuvo que repetir varios exámenes.

Envidiaba a muchos de los programadores informáticos de su entorno, gente mucho más brillante y con más talento que él.

Aunque no era tan inteligente como otros, Martínez era obsesivo. Y ésta es la cualidad que le llevó al éxito en Silicon Valley.

Mientras trabajaba en el proyecto AdGrok, estaba tan concentrado que nada más le importaba. La vida era simplemente un evento tecnológico o un retiro de empresa tras otro; trabajaba horas ridículas cada día; y veía crecer y cambiar a sus hijas por Skype en lugar de en persona.

El trabajo eclipsaba su vida.

El trabajo eclipsó su vida. Renunció a su vida familiar. Renunció a sus aficiones. Dejó de leer libros y ver películas, y eliminó todas las distracciones hasta que se lanzó AdGrok.

No es una forma agradable de vivir, pero Martínez fue recompensado por su obsesión. En 2011, Twitter compró AdGrok por más de 10 millones de dólares.

Otra cualidad extremadamente importante que puede ayudar a lanzar una Startup es la negativa a rendirse.

Algunas personas, como el autor, desarrollan esta cualidad muy pronto. Martínez atribuye su éxito al hecho de haber superado una dura infancia que incluía una hermana mayor sádica, un padre acosador y frecuentes peleas en el patio del colegio.

Al perseverar en su empeño, Martínez se convirtió en un gran empresario.

Al perseverar durante una infancia dura, Martínez desarrolló una actitud de no rendirse nunca que más tarde aplicó al tiempo que pasó en el parqué de Wall Street y a los interminables retos a los que se enfrentó durante el lanzamiento de AdGrok.

El liderazgo decidido y los empleados obsesivamente leales de Facebook superaron el reto de Google Plus.

El tipo de determinación y voluntad de ganar que muestra Martínez es contagioso. Y, en la historia de las Startups, quizá no haya mejor ejemplo de un equipo obsesivamente dedicado a superar un reto que lo que ocurrió en la sede de Facebook en 2011.

Ese fue el año en que Google desafió el estatus de Facebook como principal plataforma social con el lanzamiento de Google Plus.

Era un reto serio. Google había perdido a algunos de sus empleados con más talento en favor de la Startup más joven, y ahora era el momento de pasar finalmente a la ofensiva. Google ya tenía muchos productos populares, como Gmail y YouTube, que promocionaban Google Plus. Y cuando se lanzó, su diseño, sus funciones para compartir fotos y sus políticas publicitarias eran superiores a las de Facebook.

Pero Facebook no estaba dispuesto a hacer nada.

Pero Facebook no se iba a dar por vencido; su reacción fue inmediata y demostró que la empresa había cultivado un equipo de empleados leales y dedicados.

Pero Facebook no se iba a dar por vencido.

Lo único que necesitaban era la motivación adecuada, y eso es exactamente lo que su líder, Mark Zuckerberg, les proporcionó.

Una vez que se enteró de la existencia de Google Plus, puso inmediatamente a la empresa en “Bloqueo”, ordenando a todos los empleados que permanecieran en el lugar y trabajaran 24 horas al día, 7 días a la semana, hasta que se neutralizara la amenaza.

Zuckerberg no es un orador dotado por naturaleza, pero para congregar a sus empleados, estuvo a la altura de las circunstancias y pronunció un encendido discurso en el que exigió que se mejorara la calidad de Facebook en un tiempo récord. Para el clímax del discurso, Zuckerberg citó al senador romano Catón el Viejo declarando: “Cartago debe ser destruida”. Obviamente, Google Plus era Cartago para la Roma de Zuckerberg.

Sus empleados respondieron.

Sus empleados respondieron. Convirtieron el desafío en un acontecimiento, preparando disfraces y carteles romanos y rediseñando rápidamente la funcionalidad de Facebook y las opciones de compartir fotos para que estuvieran en consonancia con Google Plus.

Así que, al final, los clientes de Facebook vieron pocas razones para marcharse. Y Zuckerberg demostró que una empresa con una cultura corporativa leal y ávida de motivación puede superar los retos más difíciles.

Hay buenas razones por las que el equipo de seguridad de Facebook se mantiene alejado de los focos.

Se ha informado ampliamente sobre algunas de las principales batallas de Facebook. Pero, entre bastidores, hay una serie constante de escaramuzas, y un equipo de empleados que siempre están en la refriega, protegiendo a los clientes de Facebook.

Si tienes Facebook, no te preocupes.

Si tienes Facebook, probablemente lo utilizas para mantenerte en contacto con tus amigos, jugar y estar al día de la actualidad. Pero probablemente no sepas que, mientras miras fotos y chateas con tus amigos, el equipo de seguridad de Facebook te protege de contenidos molestos.

La seguridad en línea es uno de los mayores retos para las nuevas empresas de Internet, y los equipos de seguridad deben revisar todos los anuncios y estar atentos a toda una serie de amenazas en línea: estafadores, depredadores sexuales, pornógrafos, etc.

La seguridad en línea es uno de los mayores retos para las nuevas empresas de Internet.

Dado que este trabajo se realiza en gran medida en la sombra, es un trabajo ingrato. Tiende a ser reconocido sólo cuando algo va mal o se escapa por las grietas, en cuyo caso la seguridad es arrojada a los lobos.

De hecho, la mayoría de las veces la gente se enfada por el trabajo que hacen y les acusa de censura cuando marcan accidentalmente algo como una foto de lactancia materna.

Dado que los usuarios a menudo se olvidan de mostrar gratitud por la precisa y beneficiosa señalización de contenido perjudicial, y quizás también para compensar su habitual anonimato, el equipo de seguridad de Facebook creó un grupo en Facebook llamado Scalps@Facebook. En él, las fotos y los perfiles de los delincuentes que han eliminado aparecen junto a una descripción de los delitos que han cometido.

Pero aparte de esta página de grupo, hay buenas razones para que Facebook mantenga en secreto el trabajo del equipo. La razón principal es que si la gente conociera los sórdidos detalles de todos los delitos e intentos de delito, podría disuadir a la gente de utilizar Facebook.

Muchos usuarios ya están preocupados por su privacidad y seguridad en Internet, y si se les informara de todos los delincuentes sexuales y estafadores descubiertos en Facebook, podrían pensárselo dos veces antes de utilizarlo. Aunque el equipo de seguridad se sentiría honrado, los padres probablemente se asegurarían de que sus hijos se mantuvieran alejados del todo.

Al final, es otro ejemplo de las muchas cosas emocionantes -e inquietantes- que ocurren entre bastidores en Silicon Valley.

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Silicon Valley puede ser un lugar despiadado y competitivo. Sí, se sabe de amigos que se apuñalan por la espalda para alcanzar el siguiente peldaño en la escalera del éxito, pero Silicon Valley también ofrece algunas historias divertidas e inspiradoras. Para quienes estén dispuestos a sacrificarlo todo por una oportunidad de convertirse en el próximo millonario de Startup, Silicon Valley puede ser el lugar adecuado.

Consejos Accionables

Desarrolla tus agallas.

Si crees que te gustaría poner en marcha una Startup, pero no estás seguro de tener las agallas necesarias, empieza por cruzar un continente a pie o un océano a vela. Si lo consigues, es muy posible que hayas desarrollado la resistencia necesaria para triunfar también en el mundo de las Startups.

¿Tienes algo que decir?

¿Tienes algún comentario?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Sugerencias más lectura: Disrupted de Dan Lyons

Disrupted (2016) desmitifica la cultura y las prácticas de las Startups tecnológicas echando un revelador vistazo entre bastidores a la empresa de software HubSpot de Boston. Tras 25 años como periodista tecnológico, Dan Lyons fue despedido de Newsweek y aceptó un nuevo trabajo en una Startup. Este resumen sigue el accidentado y humorístico viaje de Lyons mientras intenta navegar por un nuevo y extraño mundo lleno de paredes de caramelo y otros extraños casos de HubSpottiness.

Deja una respuesta
Related Posts