Building Social Business

El nuevo tipo de capitalismo al servicio de las necesidades más acuciantes de la humanidad

Aprende qué es una empresa social y cómo puedes crear la tuya.

Aunque el capitalismo ha traído prosperidad a muchas partes del mundo, demasiadas personas han quedado excluidas de sus beneficios y viven una vida de pobreza aplastante. Pero, ¿qué podemos hacer para que el mundo sea un lugar mejor? Pues bien, un gran primer paso es crear una empresa social.

Empresa social.

La caridad, la iniciativa empresarial social, las organizaciones no lucrativas, las organizaciones no gubernamentales, etc., tienen todas la finalidad de apoyar una buena causa, pero un negocio social es algo totalmente distinto.

En este resumen, aprenderás en qué consiste un negocio social y qué lo diferencia de otras empresas sociales. Recibirás consejos sobre cómo idear tu propio negocio social y cómo ponerlo en marcha.

También aprenderás

  • cómo los pobres de Bangladesh gestionan un banco;
  • ¿Por qué?
  • por qué una empresa social debe aspirar a obtener beneficios; y
  • por qué el capitalismo está incompleto sin las empresas sociales
  • .

Hay una forma diferente de hacer negocios que consiste en resolver los problemas de la sociedad en lugar de enriquecerse.

Es probable que ya hayas oído hablar del término “empresa social”, pero ¿qué significa realmente?

Por qué el capitalismo está incompleto sin las empresas sociales.

Fundamentalmente, una empresa social no se basa únicamente en su cuenta de resultados. La mayoría de las empresas, sobre todo las privadas, se centran en maximizar los beneficios; en la otra cara de la moneda están las organizaciones sin ánimo de lucro que dependen principalmente de donaciones filantrópicas. Pero una empresa social es distinta de ambas.

El objetivo principal de una empresa social es resolver problemas sociales, económicos o medioambientales. Para lograr este objetivo, estas empresas emplean métodos empresariales normales, como la producción y venta de un producto o servicio que hace que la empresa sea autosuficiente.

Por ejemplo, Grameen Danone fabrica y vende productos de yogur asequibles cargados de micronutrientes, y su objetivo primordial es combatir la desnutrición entre los niños de Bangladesh.

Pero no es tan sencillo. De hecho, existen dos formas de empresa social: Tipo I y Tipo II. Una empresa social de Tipo I produce beneficios pero no reparte dividendos, es decir, no paga regularmente un porcentaje de sus beneficios a los propietarios de la empresa.

Por tanto, aunque las empresas sociales de Tipo I siguen siendo propiedad de los inversores, todos los beneficios se reinvierten en la empresa, por lo que no suponen ni una ganancia ni una pérdida para los inversores. Grameen Danone es un ejemplo de empresa social de Tipo I, ya que funciona sin dividendos.

Por otro lado, una empresa social de Tipo II funciona como una típica empresa con ánimo de lucro. Sin embargo, a diferencia de una empresa social de Tipo I, es propiedad de personas pobres y no de inversores ricos. Como resultado, los beneficios de la empresa se destinan directamente a las personas con bajos ingresos y, por tanto, cumplen una función social, a saber, el alivio de la pobreza.

Por ejemplo, el Banco Grameen es una empresa social de Tipo II. Es propiedad de los pobres de Bangladesh y concede préstamos a ciudadanos con bajos ingresos.

Una empresa social es distinta de otras organizaciones benéficas y de orientación social.

Hay mucha confusión en torno a las empresas sociales, y es probable que en los debates sobre ellas aparezcan términos como iniciativa empresarial social, ONG, empresa social y fundación. Sin embargo, todas estas empresas son diferentes de los negocios sociales.

Para empezar, un negocio social no es lo mismo que el emprendimiento social. El Emprendimiento Social gira en torno a una persona -el emprendedor- y su idea. Por tanto, aunque estas iniciativas pueden tener un impacto social, pueden estar impulsadas por intenciones no económicas, caritativas o empresariales.

Así pues, aunque el emprendedor en cuestión tenga una visión social, su iniciativa empresarial social puede adoptar muchas formas y, por tanto, es diferente de una empresa social, que ahora sabes que es una empresa económicamente estable con una misión social y sin pérdidas ni dividendos.

En segundo lugar, contrariamente a lo que muchos pueden suponer, una empresa social no es una organización sin ánimo de lucro. Piensa en una fundación, un tipo de organización sin ánimo de lucro. Aunque pueden tener una agenda social, se diferencian de las empresas sociales porque no son económicamente sostenibles; no generan beneficios ni ingresos, simplemente distribuyen donaciones benéficas.

De forma similar, las organizaciones no gubernamentales, u ONG, también se diferencian de las empresas sociales, ya que las ONG son organizaciones puramente sin ánimo de lucro con fines benéficos. Funcionan con donaciones filantrópicas y, por tanto, carecen de sostenibilidad económica. Además, dedican gran parte de su tiempo y energía a recaudar fondos, lo que les dificulta expandirse de forma sostenible.

Así que ahora te interesa una empresa social, pero ¿cómo puedes crear la tuya propia? Eso es lo que aprenderás a continuación, ¡y todo comienza con la formación de una idea!

Comienza tu empresa social identificando un problema que creas que puedes resolver.

Piensa en una empresa estándar que maximice los beneficios. Al fundar una empresa de este tipo, los empresarios suelen buscar un hueco o nicho en el mercado que puedan llenar. Su principal intención al hacerlo es ganar tanto dinero como sea posible.

Sin embargo, a la hora de poner en marcha una empresa social, es esencial empezar por identificar un problema social que quieras resolver y que estés especialmente capacitado para abordar. Como empresa social, cumplirás por definición una función social, lo que hace que obtener beneficios sea un requisito, no un objetivo, para tu empresa.

Por tanto, para identificar un problema social, empieza por preguntarte qué se necesita en el mundo y qué es lo que más te molesta. ¿Qué hace que surjan estas necesidades?

Entonces pregúntate, teniendo en cuenta mis habilidades y talentos, ¿puedo construir un negocio social que ayude a resolver esos problemas y a cubrir esas necesidades?

Por ejemplo, Cure2Children, que colabora con Grameen Healthcare Trust. Esta empresa social fue fundada por un médico y un empresario que vieron la necesidad de asistencia sanitaria en los países empobrecidos.

Específicamente, vieron la necesidad de tratar la enfermedad genética talasemia, una afección que afecta actualmente a unos 100.000 niños en todo el mundo. El Dr. Faulkner, el médico, aprendió a tratar la talasemia y la pareja tuvo su idea.

Después de identificar una necesidad, elige el problema que crees que tienes posibilidades de resolver. Al fin y al cabo, no puedes salvar al mundo entero de una vez. Ten en cuenta que eres nuevo en el juego, que acabas de aprender a dirigir un negocio social, y que es importante empezar de forma sencilla.

Después de todo, si te lanzas de cabeza a uno de los mayores y más complicados problemas a los que se enfrenta el mundo, es probable que luches durante meses o incluso años para ponerte en marcha.

Atrae inversores con un plan de negocio razonable y fíjate en las empresas con ánimo de lucro a la hora de crear tu empresa social.

Ahora que tienes una idea, el siguiente paso es conseguir financiación. ¿Pero cómo exactamente?

Bueno, es importante elaborar un plan de negocio razonable para atraer a posibles inversores. Este plan debe incluir un presupuesto detallado a cinco años y una previsión de funcionamiento de la empresa, con estructuras de costes e ingresos.

Además, el presupuesto que generes debe demostrar que tu idea es viable: los ingresos deben cubrir todos los costes y, preferiblemente, dejarte un pequeño excedente para los días de lluvia.

Pero también es importante demostrar que tu flujo de caja está equilibrado tanto semanal como mensualmente. Al fin y al cabo, puede que necesites más liquidez en abril que en agosto, y si tus ingresos no están lo suficientemente equilibrados como para compensar la diferencia, tu negocio podría estar frito al final del verano.

Por último, es una buena idea construir tu negocio social en torno a la estructura de una empresa con ánimo de lucro. Aunque esto pueda parecer sorprendente a primera vista, a continuación te explicamos por qué es realmente muy útil:

Las empresas sociales son empresas con ánimo de lucro.

Las empresas sociales no están reconocidas actualmente como una categoría legal de empresa, lo que significa que probablemente no te quedará más remedio que dirigir una empresa con ánimo de lucro que haga de un objetivo social el núcleo de sus operaciones. Sin embargo, las empresas sociales que operan con esta estructura corren el riesgo de ser demandadas, ya que algunos países tienen leyes que exigen que las empresas con ánimo de lucro maximicen los beneficios para sus propietarios.

Aunque este riesgo puede reducirse haciendo que tus inversores firmen un documento que certifique que no pueden recibir beneficios más allá de su inversión original, el planteamiento sigue sin ser el ideal. Por otra parte, esta solución es mejor que utilizar la estructura de una organización sin ánimo de lucro, ya que este tipo de organizaciones están muy vigiladas debido a las exenciones fiscales de que disfrutan.

El capitalismo ha significado prosperidad para algunos, pero es incompleto e injusto sin las empresas sociales.

Cuando la Segunda Guerra Mundial tocaba a su fin, las perspectivas mundiales parecían sombrías. La pobreza y las penurias se extendían por todo el planeta.

Con el paso de los años, el capitalismo avanzó, produciendo cambios positivos para muchos, pero no para todos a la vez. En las décadas transcurridas desde la Segunda Guerra Mundial, muchas economías han ido muy bien, sobre todo las de Europa y Norteamérica, aumentando significativamente la riqueza y la calidad de vida de cientos de millones de personas. Pero aún más personas quedaron empobrecidas tras esta bonanza.

Así que, en un intento de abordar la brecha entre ricos y pobres, las Naciones Unidas establecieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que incluían el objetivo de reducir a la mitad la tasa de pobreza mundial. Lo que siguió fueron grandes mejoras para los pobres.

Por ejemplo, en 1991, la tasa de pobreza en Bangladesh era del 57%, pero en 2005 llegó a ser del 40%. Aunque esta cifra sigue siendo demasiado elevada, continúa descendiendo en torno a un dos por ciento anual.

Pero más allá de eso, está claro que el sistema capitalista actual está fracasando. No hay más que ver las secuelas de la crisis financiera de 2008, en la que se produjo una crisis alimentaria que dejó a millones de personas hambrientas. Los precios del arroz, el maíz y el trigo habían subido demasiado para que los pobres pudieran permitírselos. Estas crisis son el resultado directo de un sistema mundial que no tiene en cuenta las necesidades de todas las personas, sino sólo las de unos pocos afortunados y ricos.

Y por eso los negocios sociales son tan esenciales. Las empresas sociales no ignoran el sistema capitalista, sino que añaden el importante aspecto de hacer el bien social a la labor de mantener una empresa. No hay más que ver el negocio social Grameen Veolia Water, o GVW, una empresa conjunta de Grameen y Veolia Water.

GVW se esfuerza por aumentar y mejorar el acceso al agua potable en las zonas rurales de Bangladesh. Por ejemplo, en el pueblo de Goalmari, ¡proporcionan agua limpia y asequible a unas 20.000 personas!

Conclusiones

El mensaje clave de este libro:

Las empresas sociales son un tipo distinto de empresas que hacen del mundo un lugar más equitativo. Estas empresas sitúan un objetivo social, económico o medioambiental en el centro de sus operaciones, dejando de lado la exigencia de obtener beneficios para los inversores.

Consejos Accionables:

Pregunta para encontrar un problema que resolver:

Si te cuesta decidirte por una idea para tu negocio social, simplemente intenta proponer ideas a la gente. Sigue preguntándote quién crees que necesita ayuda y recuerda que puede ser cualquier persona, desde discapacitados hasta niños o ancianos. Simplemente hablando con la gente sobre los problemas que encuentran, seguro que encuentras algo que merezca tu atención.

¿Tienes comentarios?

¡Nos encantaría conocer tu opinión sobre nuestros contenidos! Envíanos un correo electrónico a libros@pathmba.com con el título de este libro como asunto y comparte tus opiniones.

Sugerencias más lectura: Arcilla Agua Ladrillo de Jessica Jackley

Arcilla, Agua, Ladrilloexplora la inusual trayectoria empresarial de la autora en relación con historias de microempresarios de éxito de todo el mundo. Este resumen revela las estrategias de emprendedores que hacen algo de la nada al tiempo que marcan la diferencia en comunidades con dificultades.

Deja una respuesta
Related Posts