Un viaje a la extraordinaria vida de un entrenador e innovador que cambió el juego.

La saga de Bill Bowerman es tan vasta que fácilmente podría llenar varias vidas, y sin embargo, él lo atiborró todo en una.

En este Resumen de “Bowerman y los hombres de Oregón”, de Kenny Moore, profundizarás en los antecedentes de Bowerman, sus vanguardistas técnicas de entrenamiento y su implacable dedicación, que dio origen a una era de atletas supremos. Bowerman instigó una revolución que afectó a miles de millones de personas en todo el mundo a través de Nike, empresa que ayudó a crear, y de la cultura del footing que fomenta.

Lecciones del desollador de mulas

En la cena anual de bienvenida organizada por el venerado y temido Bill Bowerman para el equipo de atletismo de la Universidad de Oregón, los estudiantes de primer año siempre esperaban una gran oratoria que diera forma a su principio rector.

En lugar de ello, se les presentó la parábola fundacional de Bowerman:

Una mula testaruda se niega a comer o beber. El dueño trae a un desollador de mulas. Al llegar, el desollador empuña una viga de madera de dos por cuatro y golpea a la mula entre las orejas, y luego la golpea de nuevo entre los ojos. El conmocionado propietario escucha la filosofía que guía al desollador: El primer paso para un buen comportamiento es llamar la atención de la mula.

Bill Bowerman conocía esta verdad íntimamente. Criado en Fossil, Oregón, era un alborotador testarudo que despreciaba la autoridad, dormía al raso y parecía ansiar el peligro. Esta rebeldía se agravó tras el divorcio de sus padres, el ex gobernador de Oregón Jay Bowerman y la educadora Lizzie Hoover. El joven Bill también llevaba las cicatrices emocionales de haber presenciado el accidente mortal de ascensor de su hermano gemelo.

Incapaz de soportar las travesuras de Bill, su hermano Dan envió a Bill, de 14 años, a conocer a Ercel Hedrick, superintendente escolar de Medford y desollador de mulas titulado.

Hedrick le propinó una paliza verbal, increpando al chico por el vergonzoso trato que daba a su madre. Aquel día, Bill Bowerman salió de la oficina transformado, redirigiendo su energía contenida hacia una disciplina que elevó sus notas y su rendimiento atlético.

Como entrenador y experto desollador de mulas, Bill Bowerman se aseguró de que todos los grupos de atletas supieran que la desobediencia tenía repercusiones.

La formación de un entrenador

Una cosa que Bill Bowerman no podía dominar era su apetito. En una cena para jugadores de fútbol americano de instituto, sentado detrás de la igualmente estrafalaria Barbara Young, Bill cogía un plato de costillas y patatas asadas de una camarera, equilibraba un plato sobre cada rodilla y lanzaba una encantadora sonrisa a otra camarera.

Bill devoraba sus tres comidas en silencio antes de ofrecer la mano a Barbara, admitiendo ante su compañera de baile que ya había comido antes de asistir a la fiesta. La relación entre Bill y Barbara fue intermitente, pero cuando por fin sentaron la cabeza, nunca se separaron.

Bill fue rechazado dos veces por el entrenador de fútbol americano del instituto Medford, Prince Callison, por ser demasiado ligero. Así que continuó como clarinetista en la banda de la escuela. Pero después de que derrotara dos veces en un solo día a un ex futbolista de Medford por unas pelotas de tenis robadas, el entrenador Callison dejó que Bill jugara al fútbol.

Bill desempeñó un papel crucial ayudando al instituto Medford a ganar los campeonatos estatales de Oregón en 1927 y 1928, y también ganó el título de baloncesto. Llegó a ganar el premio All-American, una distinción que se concede a los atletas aficionados de élite.

En la Universidad de Oregón, el venerado entrenador de atletismo Bill Hayward aceptó ayudar a Bill a mejorar su forma de correr para potenciar su velocidad en el fútbol. Bowerman no podía participar en carreras debido a las restricciones de su entrenador de fútbol en atletismo.

Hayward se convirtió en un mentor de confianza para Bowerman, enseñándole sobre lesiones, prótesis, tácticas y la necesidad del alto rendimiento para crear atletas de talla mundial.

La variada educación de Bowerman incluía negocios, periodismo, oratoria y clases de pre-medicina. Se licenció en Educación Física.

Tras graduarse, enseñó historia y entrenó fútbol en el Instituto Medford. Su récord futbolístico en Medford es impresionante: 59 victorias, 13 derrotas y ocho empates en nueve años. Aquí también empezó a entrenar atletismo, ayudando a Medford a formar un equipo de atletismo por primera vez en 15 años. Ese equipo ganó tres campeonatos estatales.

Bowerman era muy detallista. Incluso llevaba el agua de Medford a partidos cruciales fuera de casa. Una vez, cuando Bob Newland, quarterback de Medford, se saltó el toque de queda, entró a hurtadillas en su habitación y se encontró a Bill Bowerman esperándole en la cama.

Un domingo, mientras conducían de vuelta a casa, Bill y Barbara se enteraron del bombardeo japonés de Pearl Harbor. Bill Bowerman dio media vuelta y condujo directamente al puesto militar más cercano, donde fue reclutado.

 

El nacimiento de Nike

En 1964, Bowerman cofundó Blue Ribbon Sports con uno de sus antiguos atletas, Phil Knight. Bowerman se había dado cuenta de que los mejores atletas de atletismo del mundo llevaban Adidas, y quería dar a sus atletas de Oregón las mismas oportunidades. La empresa se creó inicialmente como distribuidora del fabricante de calzado japonés Onitsuka Tiger.

Bowerman no se conformaba con distribuir otras marcas. Le interesaba diseñar zapatillas que ayudaran a los atletas a conseguir un mejor rendimiento. A menudo hacía modificaciones en las zapatillas que compraba, llegando incluso a utilizar la gofrera de su mujer para crear una suela con mejor tracción. Esto condujo a la invención de la “waffle trainer”, un diseño revolucionario que cambió las zapatillas de correr para siempre.

A finales de los 60, empezaron a surgir tensiones entre Blue Ribbon Sports y Onitsuka Tiger. Bowerman y Knight decidieron separarse de la empresa japonesa y crear su propia línea de calzado deportivo. Rebautizaron la empresa como Nike, en honor a la diosa griega de la victoria.

El logotipo Swoosh de Nike, diseñado por la estudiante de diseño gráfico Carolyn Davidson, se convirtió en un símbolo icónico en el mundo del deporte. La empresa salió a bolsa en 1980 y se convirtió en una sensación mundial, en gran parte debido a la dedicación de Bowerman a crear zapatillas de correr de alta calidad.

Bowerman siguió centrándose en entrenar a sus atletas, incluso cuando estaba profundamente involucrado con Nike. Su carrera como entrenador llegó a su fin en 1972, pero siguió influyendo en el mundo del atletismo a través de su trabajo con Nike y de la cultura del running que ayudó a inspirar.

Legado

La influencia de Bowerman va más allá de sus logros como entrenador y empresario. Inspiró a sus atletas a superar sus límites, revolucionó el calzado deportivo con Nike y cultivó una cultura del running que sigue prosperando.

Fue un firme defensor de los atletas aficionados, haciendo campaña por sus derechos a beneficiarse de su duro trabajo. Bowerman también dedicó su tiempo y sus recursos a fomentar jóvenes talentos y a convertir la Universidad de Oregón en una potencia del atletismo.

A pesar de su muerte en 1999, el legado de Bowerman sigue vivo en los atletas que entrenó, en la marca Nike y en las innumerables personas de todo el mundo que se han inspirado en su historia para empezar a correr. Su vida es un testimonio del poder de la determinación, la innovación y la firme creencia en las propias capacidades. Sus métodos únicos y su enfoque visionario cambiaron para siempre el panorama del atletismo, el calzado deportivo y el atletismo aficionado.

A lo largo de su vida, Bill Bowerman enseñó muchas lecciones, pero quizá la más poderosa sea ésta: con dedicación, innovación y una pizca de terquedad de piel de mula, se puede cambiar el mundo, paso a paso.

Triunfo ante la Tragedia: Munich, 1972

Cuando Bill Bowerman recibió el encargo de entrenar al equipo olímpico estadounidense en las Olimpiadas de 1972 celebradas en Munich, no era de los que mantenían sus preocupaciones en secreto. Cuando se instalaron en el hotel, las medidas de seguridad le parecieron inquietantes. Sus temores no sentaron bien ni al Comité Olímpico Internacional (COI) ni al gobierno de Alemania Occidental, deseosos ambos de presentar una fachada amable tras las manchas de la II Guerra Mundial.

El horrible giro que tomaron los acontecimientos el 5 de septiembre de 1972 fue una sombría validación de sus temores. Ocho miembros del movimiento de liberación palestino Septiembre Negro se infiltraron en los cuarteles israelíes de la Villa Olímpica, dejando a su paso doce víctimas mortales. Bowerman entró en acción al conocer la noticia, asegurando el hotel de su equipo y ofreciendo refugio a un atleta israelí.

Mientras tanto, el entrenador se encontró pisando con cuidado sobre hielo delgado con su equipo. Las tensiones raciales eran elevadas y proliferaban los llamamientos al boicot, impulsados por los atletas negros si se permitía competir a la Rodesia del Apartheid. Al final, el COI expulsó a Rodesia, una decisión que, aunque pudo disgustar a algunos, se hizo eco del profundo respeto de Bowerman por la humanidad, por encima de todo.

Bowerman, a pesar de sus diferencias con el COI, encarnó la empatía y el liderazgo en estos tiempos difíciles. Fue más allá para consolar a su equipo, alentó sus pensamientos sobre la continuación de la competición y validó sus emociones. Para él, las Olimpiadas eran un testimonio del espíritu del hombre, un faro de paz en la tormenta de la guerra.

Historia de un zapatero: el meteórico ascenso de Nike

Impulsado por un implacable deseo de optimizar el rendimiento atlético, Bill Bowerman vio oportunidades donde otros veían obstáculos. Uno de esos obstáculos eran las zapatillas de correr de sus atletas. Insatisfecho, se embarcó en un viaje para crear la zapatilla perfecta, sin inmutarse por su falta de experiencia en la fabricación de calzado.

Armado con un afán de excelencia y una plancha de gofres, experimentó sin descanso, creando zapatillas adaptadas a las necesidades únicas de cada atleta. Estos esfuerzos sentaron las bases de lo que se convertiría en la icónica línea Waffle de Nike.

Su antiguo aprendiz, Phil Knight, compartía su ambición. El sueño era sencillo: democratizar el calzado deportivo. ¿El plan? Desafiar a Adidas ofreciendo zapatillas asequibles y de alta calidad tanto a los atletas como al público en general. Esto condujo a una fructífera asociación con el fabricante de calzado japonés Onitsuka y al nacimiento de Blue Ribbon Sports, una empresa nacida de una inversión de 500 dólares.

Sin embargo, los socios pronto se encontraron con un reto formidable. Onitsuka, en busca de otros distribuidores en EEUU, amenazó la existencia de Blue Ribbon Sports. Pero Knight y Bowerman no estaban dispuestos a echarse atrás. Pivotaron, fundaron Nike -nombre de la diosa griega de la victoria- y empezaron a fabricar calzado en el país.

Mientras Onitsuka libraba una batalla legal, los tribunales fallaron a favor de Nike, allanando el camino para que los diseños de Bowerman se produjeran bajo su propia marca. Al salir a bolsa en 1980, Nike evolucionó rápidamente hasta convertirse en una marca reconocida en todo el mundo. Bowerman utilizó su prosperidad para devolver algo a la comunidad, financiando becas, haciendo donaciones a la Universidad de Oregón y creando la Fundación Steve Prefontaine.

Footing: Un deporte para todos

Durante un intercambio con el entrenador neozelandés Arthur Lydiard, Bowerman conoció la revolución del jogging. Intrigado por la visión de gente de todas las edades participando, decidió intentarlo, a pesar de no ser él mismo un corredor.

Aunque al principio le costó, Bowerman perseveró durante seis semanas, volviendo a casa vigorizado y, según su esposa Barbara, con un aspecto una década más joven. Inspirado, organizó un evento de footing en el Hayward Field de la Universidad de Oregón, reuniendo a un equipo de profesionales para diseñar principios de footing adecuados para distintas edades y pesos.

Al ver paralelismos entre sus atletas y el corredor cotidiano, Bowerman se deleitó al darse cuenta de que la actividad física no era una búsqueda de talla única. Sin embargo, hizo hincapié en la diversión y el crecimiento personal por encima de la competición para el público en general. Sus descubrimientos y recomendaciones culminaron en el libro “Jogging”, que se convirtió en un éxito instantáneo, vendiendo un millón de copias y haciendo del footing un deporte para todos.

Conclusiones

La vida de Bill Bowerman fue un testimonio del poder de la dedicación, la innovación y el liderazgo. Desde ser olímpico, veterano de la Segunda Guerra Mundial, educador, entrenador y cofundador de Nike, hasta desencadenar la revolución del footing, Bowerman dejó su huella en el mundo de múltiples maneras antes de fallecer en 1999.

En 1979, en una reunión anual de ventas de Nike, se proyectó un montaje de su vida al son de “My Way”. No había ni un ojo seco en la sala. El recuerdo de Bowerman hizo llorar a todos, un testimonio del profundo impacto que tuvo en los hombres de Oregón y en el mundo en general.