168 Hours

Tienes más tiempo del que crees

Aprende a encajar todo lo que importa en tu vida.

¿Te encuentras a menudo deseando tener más horas al día? ¿Te gustaría pasar más tiempo de calidad con tu cónyuge y tus hijos, hacer ejercicio con regularidad, escribir esa novela, o incluso tomarte un descanso de vez en cuando?

¿Qué me importa?

Con demasiada frecuencia, las exigencias del trabajo y la vida familiar son tan implacables que no hay espacio para añadir nada más a tu calendario. Así que luchas cada semana, deseando que la rutina diaria no te deje agotado e insatisfecho.

La verdad es que hay una forma diferente de llevar tu vida, una que te hará más feliz y más exitoso sin tener que renunciar a lo que es importante. Pero para vivir de esta manera, tienes que replantearte tu idea del tiempo, ¡y tomar el control de cada semana de 168 horas!

En este resumen, aprenderás

  • cómo se relaciona el trabajo de tus sueños con tu infancia;
  • por qué deberías dejar de preparar tus propias comidas;y
  • qué tareas insondables figuraban antes en la lista de tareas de toda ama de casa.
  • Qué es lo que más te gusta hacer?

No estás demasiado ocupada, simplemente no controlas tu tiempo.

Theresa Daytner lleva una vida plena. Esta madre de seis hijos es propietaria de Daytner Construction Group, una empresa con doce empleados y unos ingresos de siete cifras. Pero su vida no es sólo trabajo y nada de diversión. Daytner es entrenadora de fútbol, se hace masajes con regularidad, le gusta montar a caballo y se relaja viendo la serie de televisión de acción 24.

Probablemente estés pensando: “¿Duerme alguna vez?”. Eso mismo se preguntaba Barack Obama cuando la conoció. Pero Daytner duerme siete horas cada noche. Su secreto para hacer tantas cosas al día no es un viaje en el tiempo al estilo del Dr. Who. Es una mentalidad. Daytner se apropia totalmente de su tiempo, empleándolo sólo en las cosas que valora: su familia, su negocio y ella misma. En lugar de pensar: “Estoy demasiado ocupada”, se pregunta: “¿Es esto una prioridad?”. Si no lo es, Daytner simplemente lo deja pasar. Así puede centrarse en lo que hace bien y en lo que enriquece su vida.

El mensaje clave aquí es: No estás demasiado ocupada, simplemente no controlas tu tiempo.

Las presiones de la vida moderna hacen que muchos de nosotros nos sintamos faltos de tiempo. Estamos más ocupados que nunca, trabajando muchas horas. Nuestros smartphones nos mantienen bajo una presión constante para estar “encendidos”. Casi nunca conseguimos sacar tiempo para nuestra salud física y mental, y podemos olvidarnos de mantener una conversación decente con nuestra pareja o nuestros hijos. Al final de la semana, nos sentimos agotados, desconectados e insatisfechos, sin esperanzas de dedicarnos a nada que nos apasione de verdad.

Pero la investigación ha demostrado que la mayoría de las personas que se dedican a su trabajo no lo hacen.

Pero la investigación ha demostrado que no tenemos tan poco tiempo como pensamos. Un estudio llamado Encuesta Americana sobre el Uso del Tiempo descubrió que la mayoría de los estadounidenses duermen ocho horas cada noche, y que los padres que tienen un empleo remunerado a tiempo completo no trabajan más de 43 horas a la semana. Eso deja 69 horas para todo lo demás: tiempo de sobra para las tareas domésticas, el cuidado de los niños, el ejercicio y las aficiones. Sin embargo, de alguna manera, pocos de nosotros nos sentimos ricos en tiempo.

La buena noticia es que puedes tomar el control de tu tiempo cambiando la forma en que organizas tu vida. Pero antes de hacerlo, tienes que saber cómo empleas realmente las 168 horas de tu semana. Para averiguarlo, crea un registro del tiempo. Dibuja cuadrículas con siete columnas para los días de la semana y una celda para cada hora del día. Después, dedica dos o tres semanas a anotar cómo pasas cada hora. Esto te dará una idea precisa de lo que haces con tu tiempo.

Para vivir una vida plena, céntrate en tus competencias básicas.

Jackie Camborde adora el fitness en grupo, una pasión que la llevó a abrir el Santa Fe Fitness Studio en Nuevo México. Pero Camborde no siempre se dedicó al ejercicio. Su andadura comenzó en los años 90, cuando quiso perder el peso que había ganado tras dejar de fumar. Estaba tan entusiasmada con el fitness en grupo que su instructor la animó a convertirse en profesora titulada. Poco después se dio cuenta de que la enseñanza era su verdadera vocación. Y unos años más tarde, dejó su trabajo de recaudación de fondos para poner en marcha su propio estudio.

Las empresas con más éxito son las que se centran en áreas en las que eclipsan a la competencia. Lo mismo ocurre con las personas de éxito. Si inviertes en las habilidades que realmente se te dan bien y que te gustan, acabarás viviendo tu mejor vida.

Las empresas de más éxito son las que se centran en áreas en las que superan a la competencia.

El mensaje clave aquí es: Para vivir una vida plena, céntrate en tus competencias básicas.

Las personas de éxito fomentan intencionadamente sus puntos fuertes. Invierten todo el tiempo posible en utilizarlas, al tiempo que restan prioridad a las actividades que no se alinean con esas habilidades. Para que una habilidad sea una competencia básica, debe ser significativa para ti. Debe ser lo bastante flexible como para aplicarla a muchas áreas de tu vida. Y debe ser algo que hagas mejor que los demás. Puede ser algo tan sencillo como ser una persona cariñosa; no hace falta ser un genio para vivir una vida plena.

Para identificar tus competencias básicas, escribe una lista de 100 cosas que quieras hacer antes de morir. Tu lista podría incluir habilidades que quieras desarrollar, lugares a los que quieras viajar y experiencias que quieras vivir. También deberías añadir hitos personales, como encontrar pareja, ser padre o graduarte. Añade también a tu lista los sueños que ya has conseguido

A continuación, lee tu lista e identifica todo lo que sea fácil de hacer. Pon en marcha esas cosas lo antes posible y luego reflexiona sobre lo mucho que te han gustado. Con el tiempo, te harás una idea de lo que se te da realmente bien y de lo que te divierte hacer. Estas actividades reflejan tus competencias básicas.

Una vez que hayas identificado dos o tres competencias básicas, puedes utilizarlas para evaluar cómo empleas tu tiempo. En el resumen que sigue, veremos esto en acción, tanto en el trabajo como en casa.

Elegir un trabajo que utilice tus competencias básicas energiza toda tu vida.

“Cualquier ‘trabajo’ que no te haga avanzar hacia la vida profesional que deseas no debería contar como trabajo. Es tiempo perdido”.

Después de 40 años trabajando como bióloga marina, Sylvia Earle seguía apasionada por su trabajo. Había soportado horarios exigentes, viajes agotadores y un sexismo flagrante en el sector científico. Pero a los 62 años, Earle seguía entusiasmada con la perspectiva de vivir en un laboratorio submarino, a 60 pies bajo la superficie, para poder estudiar la vida marina. Había alcanzado la edad media de jubilación en EEUU, pero la jubilación no estaba en la agenda de Earle. Su trabajo era una fuente de intensa alegría.

Libros como La semana laboral de 4 horas pueden ser best sellers. Pero en 2002, la Encuesta Social General descubrió que la mayoría de la gente seguiría eligiendo seguir trabajando de alguna manera, aunque no lo necesitara. Si, como a Earle, te apasiona tu trabajo, querrás trabajar más de cuatro horas a la semana. Ahora sólo tienes que encontrar ese trabajo.

El mensaje clave aquí es: Elegir un trabajo en el que utilices tus competencias básicas da energía a toda tu vida.

En el fondo, probablemente sabes qué tipo de trabajo te entusiasma. Será uno que aproveche tus habilidades y tu creatividad y que, al mismo tiempo, te motive hablando de tus valores. A menudo, las cosas que más nos emocionan se remontan a nuestra infancia. En sus memorias Sea Change, Earle cuenta que quedó hechizada por el océano después de que una ola la derribara cuando sólo tenía tres años. Si te cuesta imaginar cuál podría ser tu trabajo ideal, repasa tu lista de 100 sueños. ¿Se hace eco alguno de ellos de una pasión de la infancia? Ese sueño podría servirte de pista para encontrar un trabajo en el que puedas prosperar.

El flujo es otro indicador útil de que has encontrado el trabajo adecuado. El flujo es el estado de estar tan absorto en una actividad que todas las demás preocupaciones desaparecen. Se produce cuando se te plantea un reto al nivel adecuado, y fomenta una maravillosa sensación de felicidad. Cuanto más feliz seas, más productivo serás.

Si no experimentas el flujo en el trabajo, dedica algún tiempo a reflexionar sobre si lo experimentas en otros momentos. ¿Qué haces en esos momentos? ¿Puedes pensar en un trabajo que implique actividades similares? Un trabajo que las incorpore se basará en tus competencias básicas, transformando tu vida laboral de un medio para ganar dinero en una experiencia que amas.

Trabajo de flujo.

Para ser rico en tiempo debes controlar tu calendario laboral.

La bióloga Carol Fassbinder-Orth tiene la costumbre de excusarse de las reuniones. Muchos de nosotros estaríamos demasiado nerviosos para hablar, pero Fassbinder-Orth adopta otro punto de vista. Si se da cuenta de que una reunión no es relevante para ella, reconoce que es una pérdida de tiempo. Y ese tiempo estaría mejor empleado en actividades que hicieran avanzar su carrera.

Fassbinder-Orth es una maestra en el uso eficaz del tiempo para alcanzar objetivos. Se doctoró en inmunología aviar sin dedicar las 80 horas semanales habituales. Como había tenido a su primer hijo durante su primer año en la escuela de posgrado, no podía pasar todas las horas en el laboratorio. En su lugar, Fassbinder-Orth aprendió a estructurar su horario para maximizar su progreso. En cinco años, había terminado su doctorado, conseguido un puesto de profesora y estaba embarazada de ocho meses de su segundo hijo.

El mensaje clave aquí es: Para ser rico en tiempo debes controlar tu calendario laboral.

Para seguir el ejemplo de Fassbinder-Orth, identifica lo que quieres conseguir en tu carrera. Una vez lo tengas claro, estarás en mejores condiciones para evaluar tus prioridades. Un año equivale a unas 2.000 horas de trabajo. Aunque no es una cantidad infinita de tiempo, sin duda te da margen para perseguir tus sueños.

Trabajando a partir de dónde quieres estar dentro de cinco años, establece un objetivo anual, y luego divídelo en hitos mensuales. Cada domingo, escribe una lista de objetivos para la semana y calcula cuánto tiempo te llevará cada tarea. Programa esas actividades en tu calendario, y comprométete a hacerlas, pase lo que pase.

Para ayudarte a cumplir tu compromiso, tendrás que sentirte cómodo desechando las actividades que quedan fuera de tus competencias básicas. Hacer tareas que no se te dan bien significa que estás perdiendo tiempo que sería mejor emplear en otra cosa. Si no puedes abandonar una tarea por completo, minimiza el tiempo que ocupa en tu calendario. Las reuniones de equipo, por ejemplo, absorben una gran parte de tu jornada laboral. Para crear más eficiencia, pregunta a tu jefe si el número de reuniones de varias personas puede sustituirse por reuniones individuales entre los empleados pertinentes. De ese modo, el resto podréis dedicaros a las tareas que realmente importan.

Recuerda, no tienes que hacerlo todo sólo porque seas capaz. Si otra persona sabe hacer algo mejor que tú, intenta delegarle esa tarea.

Para lograr un avance profesional, combina la estrategia con la historia.

“Hay mucho azar en el universo, pero las personas verdaderamente afortunadas reconocen que las hadas madrinas son perezosas.”

Leah Ingram es autora de Súbitamente frugal, un libro que explica cómo las familias americanas pueden ahorrar 25.000 dólares al año. Para una persona ajena a la profesión, su viaje para ser publicada puede parecer repentino. En noviembre de 2008, su agente presentó su libro a las editoriales y, a finales de mes, había conseguido un contrato y el gran avance que deseaba.

Pero este “avance” se produjo tras dos años de bloguear a diario sobre la vida frugal. Cuando su familia se mudó a la casa de sus sueños en New Hope, Pensilvania, descubrieron que tenían que hacer frente a enormes gastos de mantenimiento y tuvieron que apretarse el cinturón. Aburrida de su trabajo habitual sobre bodas y etiqueta, Ingram decidió que había llegado el momento de cambiar y se comprometió a escribir un blog sobre cómo vivir con un presupuesto ajustado.

Las claves de la vida.

El mensaje clave aquí es: Para lograr un avance en tu carrera, combina la estrategia con la historia.

Ingram comprendió que los guardianes de su sueño -las editoriales- querrían pruebas de que era una buena inversión antes de ofrecerle un contrato. Así que, durante ese primer año de blog, se centró en crear una audiencia. Al segundo año, su blog recibía 5.000 visitas al día. Siendo estratégica y comprometida, Ingram pudo presentar a los posibles editores indicadores que sugerían que su libro se vendería.

Si estás buscando tu propio avance profesional, piensa en las métricas que impresionarán a los guardianes de tu sector. Podrían ser una cartera respetable, cifras de asistencia de público o resultados de recaudación de fondos. Si no estás seguro, busca a un guardián y pregúntale qué punto de referencia tendrías que alcanzar para llevar tu carrera al siguiente nivel.

Una historia convincente también apoyará tu causa. Reserva una hora para reflexionar sobre lo que escribiría un periodista si te hiciera un perfil en el New Yorker. Por ejemplo, ¿empezó tu carrera empresarial cuando eras un niño aplicado que consultaba el tiempo y luego vendía limonada en los días calurosos? Una historia así crea un gancho que capta la atención de la gente.

Por supuesto, siempre hay un elemento de suerte en la realización de un sueño, pero aprovechar las oportunidades puede cambiar las probabilidades a tu favor. Acostúmbrate a salir ahí fuera, tanto si te sientes preparada como si no.

Puedes mejorar las relaciones con tus hijos si te centras en tus competencias básicas.

En los años 50 y 60, tareas como “planchar mantas eléctricas” y “aspirar el techo” aparecían en las listas de tareas de las mujeres corrientes. En esa época, la mayoría de las madres americanas dedicaban 34,5 horas a la semana a limpiar. Afortunadamente, hoy esta cifra está más cerca de las 16 horas.

Ahora que muchas madres también tienen un trabajo remunerado, simplemente no hay tiempo para limpiar con el mismo vigor. Y aunque ahora los padres pasan más tiempo con sus hijos que en los años 50 y 60, puede que te sorprenda lo poco que es ese tiempo en realidad. En EE.UU., las madres que se quedan en casa a tiempo completo dedican unas 22,5 horas semanales al cuidado de niños menores de seis años. Esto equivale a poco más de tres horas al día. Así que si ése es todo el tiempo de que dispones para cuidar a tu hijo, probablemente querrás aprovecharlo al máximo.

El mensaje clave aquí es: Puedes mejorar las relaciones con tus hijos si te centras en tus competencias básicas.

Hoy en día, muchos padres se sienten presionados para ir más allá. Envían a su hijo de cuatro años al fútbol Pee Wee, hacen regalos de San Valentín para todos los niños de la clase o preparan la comida del bebé desde cero. Pero estas actividades no fomentan necesariamente una relación afectuosa con tu hijo.

Como padre, cuidar a tu hijo es una de tus competencias básicas. Recordar esto puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo en familia. Si no te va la repostería, compra una tarta para darte un capricho. Puedes utilizar el tiempo que has ahorrado en la cocina para leerle a tu hijo, utilizando voces divertidas para dar vida a la historia.

Busca pasiones compartidas entre tu hijo y tú pidiéndole que escriba su propia lista de 100 sueños. Si a los dos os gusta nadar, programad salidas regulares a la piscina local. El amor por la música puede significar cantar juntos. Es más probable que los niños mayores participen si hacéis algo que os gusta a los dos y ven que deseas sinceramente pasar tiempo con ellos. Recuerda, esto significa tratar ese tiempo como valioso, apagando tu smartphone.

Haz planes conscientemente que te alejen del televisor. Ser un teleadicto no contribuirá en nada a fomentar una conexión profunda, ni a que te sientas realizado.

Subcontrata las tareas domésticas que no estén alineadas con tus competencias básicas.

Al desarrollador de software Sid Savara se le da muy bien tocar la guitarra. Lo que no se le da tan bien es hacer la compra y cocinar. Este hombre de 30 años, preocupado por su salud, hacía todo lo posible por evitar las trampas de la comida para llevar. Pero como no planificaba con antelación, perdía horas después del trabajo yendo a la tienda o esperando a que se descongelara el pollo.

Así que a Savara se le ocurrió un plan. Publicó un anuncio en Craig’s List para contratar a un chef personal. Una madre que acababa de dejar su trabajo respondió y acordaron que le prepararía entre 12 y 15 comidas básicas por 60 $ semanales, más el coste de los alimentos. Aunque esto añadió otra partida a su presupuesto, la factura de la tarjeta de crédito de Savara disminuyó porque su chef sabía hacer compras económicas y no compraba por impulso. Y lo que es más importante, Savara recuperó casi diez horas de tiempo a la semana. Diez horas que podría dedicar a tocar la guitarra.

El mensaje clave aquí es: Externaliza las tareas domésticas que no estén alineadas con tus competencias básicas.

Incluso si eres padre a tiempo completo, es poco probable que las tareas domésticas sean una de tus competencias básicas. Lo que a Savara le llevaba diez horas a la semana, a su chef sólo le llevaba cuatro. Está claro que a Savara le iba mejor subcontratando la preparación de las comidas. Del mismo modo, si das prioridad a las tareas domésticas sobre el tiempo de calidad con tus hijos, puedes estar privándote de la oportunidad de cultivar las relaciones familiares. Siempre merece la pena valorar si hay espacio en tu presupuesto para pagar estos servicios.

Para recuperar tiempo mediante la externalización, echa un vistazo a tu registro de tiempo e identifica qué tareas domésticas se comen tu semana. Normalmente, la preparación de la comida y las tareas domésticas son las principales responsables. La mayoría de los padres que trabajan a jornada completa dedican un total de nueve horas semanales a alimentar a la familia, pero sólo tres horas a jugar con sus hijos. Cambia este equilibrio contratando servicios de reparto de comidas, como Nu-Kitchen o Jenny Craig. Si esto no entra en tu presupuesto, empieza a hacer la compra por Internet. Así te ahorras los desplazamientos y las colas, y puedes hacer la compra fuera del horario laboral. Establecer listas de artículos de primera necesidad también agilizará la tarea.

A continuación, adopta una nueva actitud hacia la limpieza. Ordenar constantemente los juguetes roba tiempo de calidad. Libérate dejando de sentirte orgullosa de tu casa. Invertir tiempo en tus competencias básicas es mucho más importante que mantener la casa reluciente.

Planifica tu tiempo libre para aumentar su valor.

Tómate un momento para calcular cuántas horas de tiempo libre tienes a la semana. Para algunos, esta cifra puede ser cero. Para otros, quizá sea sólo una o dos. La mayoría de la gente dirá que no tiene suficiente, que con las presiones del trabajo, la crianza de los hijos y las tareas domésticas, apenas queda tiempo para socializar, por no hablar de perseguir un sueño o hacer voluntariado por una causa.

Sin embargo, los estudios han demostrado que la mayoría de la gente tiene tiempo libre.

Pero los estudios han demostrado que la media Americana tiene 30 horas de tiempo libre a la semana. ¡Eso son cuatro horas enteras al día! El problema es que no lo parece. Como no planificamos cuidadosamente nuestro tiempo de ocio, acabamos desplomados frente al televisor. Y lo hacemos durante una media de 20 horas a la semana. Imagina lo que podrías conseguir si invirtieras aunque sólo fuera la mitad de ese tiempo en hacer algo que te guste.

El mensaje clave aquí es: Planifica tu tiempo de ocio para aumentar su valor.

Para evitar que se te escape el tiempo libre, siéntate con tu agenda y planifícalo. Dedica tiempo a algunas sesiones de ejercicio, a esa afición divertida, a socializar y a cuidarte. Estas actividades son lo primero. Luego puedes utilizar el tiempo sobrante para ver la tele o navegar por Internet.

Elegir una o dos actividades en las que centrarte puede ayudarte a dar forma a tu tiempo libre. A la escritora Laura Vanderkam le encanta el canto coral, lo que significa que utiliza varios de sus ratos de ocio para ensayar. Al dedicar ese tiempo cada semana, Vanderkam puede dedicarse a una pasión que inyecta alegría y energía a su vida.

Sé consciente de qué franjas horarias de tu horario se adaptan mejor a las actividades de ocio; de lo contrario, te resultará difícil comprometerte y acabarás de nuevo frente al televisor. Esto es especialmente importante si tienes que planificar el cuidado de los niños. A Vanderkam también le gusta correr para mantenerse en forma. Como trabaja desde casa, lo mejor para ella es hacer footing a última hora de la mañana o a primera hora de la tarde, aprovechando el ejercicio como pausa para comer y, después, comer en su escritorio.

Si estás cansado de hacer footing, no te preocupes.

Si te resulta difícil hacer un hueco para las actividades de ocio, intenta combinarlas con la vida social. Pídele a un amigo que te acompañe a montar en bici, o haced un voluntariado juntos en el banco de alimentos local. Incluso hacer la compra juntos puede transformar una tarea mundana en algo divertido. Antes de que te des cuenta, tu semana estará salpicada de momentos de alegría, y tu vida será mucho más rica.

Conclusiones

Es fácil convertirse en un esclavo de las exigencias de la vida moderna. El trabajo, las obligaciones familiares y las tareas domésticas llenan nuestras agendas y nos hacen sentir que no nos queda tiempo para dedicarnos a las cosas que nos hacen felices. Pero podemos hacernos dueños de nuestro tiempo evaluando constantemente si una actividad es prioritaria o no. Si no lo es, podemos optar por minimizarla, o abandonarla por completo. Así liberaremos tiempo para centrarnos en las cosas que dan sentido a nuestras vidas.

Consejos Accionables:

Gana tiempo para ti mismo.

Gana tiempo en familia creando un mini turno de noche. A los padres que trabajan les suele resultar difícil pasar tiempo con sus hijos durante la semana. Supéralo bloqueando en tu calendario de 17:00 a 20:00 todas las noches de la semana, y considéralo tiempo familiar sagrado. Contrarresta tu jornada más corta en la oficina trabajando de 20:00 a 22:00 algunas noches a la semana. De este modo, aprovecharéis al máximo el tiempo que pasáis juntos mientras los niños aún están despiertos. De lo contrario, es más probable que desperdiciéis el tiempo de ocio nocturno frente al televisor. 

Deja una respuesta
Related Posts
Leer más
••• No me gusta hablar mucho. Odio las multitudes y prefiero las conversaciones profundas con algunos amigos. Se…