La mayoría de las veces, los despidos en toda la empresa están fuera de nuestro control como empleados. Eso no significa que sea impotente. Estas son cuatro cosas que debe saber sobre los despidos, cómo prepararse para ellos y qué hacer después:

  • Tendrá que dejar muchas cosas atrás, pero no sus relaciones. Las personas con las que dedica tiempo a entablar relaciones genuinas son las que se ofrecerán a presentarle sus contactos cuando busque un nuevo trabajo o lo recomendarán cuando pasen a una nueva organización.
  • Puede que haya perdido su trabajo, pero no ha perdido sus sueños ni su futuro. Cuanto más tiempo esté en el mercado y más altibajos viva, más se dará cuenta de que su carrera va a ser un viaje. Puede llegar al mismo lugar por diferentes rutas o descubrir nuevos destinos en el camino.
  • Aún puede desarrollar su resiliencia profesional. Tras un despido, no se pase el día buscando trabajo. Dedíquelos a aprender. Busque en Google las habilidades más demandadas en su sector, siga cursos y empiece a obtener nuevos certificados para añadirlos a su perfil. Básicamente, prepare su candidatura para el futuro y siga haciéndolo, incluso después de conseguir un trabajo.
  • Tiene que cuidar su salud, siempre. Este es el momento de practicar el movimiento con regularidad, cuidar su nutrición y dedicar tiempo a cuidarse. Haga que «encontrar un trabajo» forme parte de una rutina más amplia de cuidado personal.

•••

La mañana del 14 de septiembre de 2011, recibí una invitación de Outlook para una reunión con mi gerente y Recursos Humanos. Me informaron de que iban a dar por terminado mi puesto. «Tiene cinco minutos para escribir el último correo electrónico antes de dejar su portátil en esta habitación. Su cuenta se inhabilitará. Lo acompañaremos hasta la salida», dijo el representante de Recursos Humanos.

No fue ninguna sorpresa: Cisco Systems anunció suel mayor despido cuatro meses antes, y sospechaba que podría estar en la lista. Empecé como graduado en 2008 y fui una de las contrataciones más recientes. Era joven. Tampoco tuve hijos. El criterio de despido era proteger a los más titulares, cuyas vidas serían (teóricamente) las más afectadas. Puede que no haya tenido una familia que cuidar, pero ahora no tendría dinero para entrar. Envié un correo electrónico para dar las gracias a mis compañeros por todos los buenos momentos y salí de la habitación para empezar… no tenía ni idea de qué.

Cuando pienso en el tiempo transcurrido entre el anuncio de los próximos despidos y el día en que me informaron del mío, recuerdo mucha incertidumbre, nerviosismo, enfado y frustración. No podía dormir. Me preguntaba si perdería mi trabajo y cuándo y cómo ocurriría.

Ahora me doy cuenta de que me estaba centrando en las preguntas equivocadas, preguntas que no podía responder. Si pudiera hablar con mi yo más joven ahora, le diría que se centre en lograr pequeñas ganancias en las áreas en las que pueda cambiar e influir. Más específicamente, estos son cuatro aprendizajes que ojalá hubiera sabido:

1) Tendrá que dejar muchas cosas atrás, pero no sus relaciones.

Perderá el acceso a su portátil, al teléfono de su empresa y a todos los correos electrónicos y documentos relacionados con su trabajo. Pero puede conservar las relaciones que más le importan para siempre. Sus colegas no van a recordar el proyecto en el que estaban trabajando juntos ni los detalles del presupuesto del que hablaron, pero sí recordarán la impresión que causó.

Recuerdo muy bien a las personas con las que disfrutaba trabajar, a las que me ayudaron o de las que aprendí mucho. Resolver problemas juntos, superar plazos estresantes y compartir las victorias y las derrotas crearon mi red. Las personas con las que dedica tiempo a entablar relaciones genuinas son las que se ofrecerán a presentarle sus contactos cuando busque un nuevo trabajo o lo recomendarán cuando pasen a una nueva organización.

Mi consejo sería que ampliara su red de contactos mientras aún tenga un trabajo. Esto es tan importante como los resultados que obtiene, y es fácil. Si da lo mejor de sí a las demás personas, cumple sus promesas y se comunica con claridad, el resto vendrá. Salga siempre en buenos términos cuando pase de un equipo a otro.

Si se ve afectado por un despido en el futuro, póngase en contacto con esos contactos. Escríbeles un mensaje corto como:

Hola [nombre],

Escribo con una noticia no muy buena. Lamentablemente, me ha afectado el reciente despido en nuestra empresa y ahora estoy buscando trabajo. Me ha gustado mucho trabajar con usted y me encantaría que me tuviera en cuenta si se entera de futuras oportunidades.

¿Hay personas en su red que puedan estar interesadas en mi perfil y, de ser así, estaría dispuesto a hacer una presentación?

Recuerde: no es necesario que el destinatario de ese mensaje sea su amigo. No hablamos de la amistad más íntima, sino de una relación profesional. En un entorno laboral, es de esperar pedir ayuda a antiguos colegas y, en general, es bien recibido.

Pedí recomendaciones directamente a los que se alojaron en Cisco, incluso a aquellos con los que nunca había tomado un café informal. Mi siguiente trabajo fue en mi red: una persona tenía un contacto en una empresa emergente que buscaba un técnico y me puso en contacto con el director de contratación.

2) Puede que haya perdido su trabajo, pero no ha perdido sus sueños ni su futuro.

Recuerdo haberle dicho a mis amigos que lo peor del despido fue que aún era joven y no volvería a trabajar para una empresa tan buena. Pensaba que mi carrera había terminado. Ahora, puedo decir que lo mejor estaba por venir.

Especialmente cuando es más joven, tiende a pensar que su trabajo es su carrera. Cuanto más tiempo esté en el mercado y más altibajos viva, más se dará cuenta de que su carrera va a ser un viaje. Puede llegar al mismo lugar por diferentes rutas o descubrir nuevos destinos en el camino.

Mi consejo es que tenga un plan profesional a largo plazo y evalúe los diferentes caminos que pueden llevarlo a la carrera de sus sueños. Por ejemplo, su objetivo puede ser ser director de personal en elindustria de la tecnología, pero se siente desanimado después de que lo despidan de su primer puesto en una gran empresa de tecnología. Recuerde que la tecnología no es exclusiva de Silicon Valley ni de las empresas emergentes más brillantes.

La mayoría de las organizaciones tienen sus propios departamentos de TI y contratan puestos técnicos, independientemente del sector real. Las compañías farmacéuticas, financieras, de medios de comunicación, de energía y otras contratan puestos de tecnología. Esto es cierto en la mayoría de las especialidades (marketing, ventas, finanzas, legal, contenido, recursos humanos y DEI). Estos trabajos existen en muchos, muchos campos diferentes. Puede acumular sus años de experiencia en cada uno de ellos.

Sin embargo, antes de hacer su siguiente movimiento, le recomiendo que reflexione y vuelva a evaluar sus objetivos a largo plazo, que pueden ser diferentes de los que tenía cuando aceptó la oferta más reciente. Tiene la oportunidad de hacer un cambio. ¿Qué le gustó de su última organización y qué no le gustó? ¿Qué tipo de empresas podrían encajar mejor en el futuro? ¿Quiere asumir un puesto similar o hacer la transición a algo nuevo?

Vivimos en un mundo laboral cambiante ycada año aparecen nuevos tipos de trabajos. Ahora es un buen momento para explorarlos.

3) Todavía puede desarrollarse resiliencia profesional y prepare su candidatura para el futuro.

No tenía un plan B cuando me despidieron. Todo lo que quería era trabajar en esa empresa, en ese trabajo. A pesar de mis sospechas, me convencí de que todo iría bien si seguía desempeñándome bien. Pero a veces, pasan cosas. Los departamentos desaparecen, las organizaciones cambian de estructura, los equipos reducen los costes y, de repente, queda fuera del juego.

La resiliencia es como una silla. Si la silla solo tiene una pierna (su trabajo actual) y se rompe, se cae al suelo. Pero si construye más piernas y una pierna se debilita o desaparece, todavía puede sentarse cómodamente.

Si, como yo, pierde un trabajo sin un plan, ¿cómo evita que se caiga? De nuevo, hay victorias rápidas. En primer lugar, busque desarrollar habilidades nuevas y relevantes. No se limite a pasar sus días buscando trabajo, dedíquelos a aprender.

Además de su experiencia y su red actuales, ¿qué más puede añadir a su perfil? ¿Qué habilidades necesita dominar para recuperar su confianza y prepararse para el mercado actual? Busque en Google las habilidades más demandadas en su sector, siga cursos y empiece a obtener nuevos certificados para añadirlos a su perfil. Básicamente, prepare su candidatura para el futuro y siga haciéndolo, incluso después de conseguir un trabajo.

También le recomiendo unirse a los grupos profesionales de su área de interés para ampliar su red. Conocer a nuevos profesionales le dará más pistas sobre lo que buscan otras empresas.

4) Tiene que anteponer su salud, siempre.

Cuando trabajamos tendemos a olvidar nuestra salud, y momentos como este lo ponen todo en perspectiva. En cuanto firmé mi acuerdo de rescisión de contrato, se me ocurrieron los sacrificios personales que había hecho por la empresa: mudarme a una nueva ciudad y empezar de cero, perderme las celebraciones familiares en mi país de origen y trabajar hasta muy tarde, entre otros.

No cometa el mismo error. Su vida personal es la pierna más resistente de su silla elástica y la más difícil de reparar si se rompe.

En el trabajo, busque fórmulas que le funcionen. Para mí, un trabajo que ofrezca flexibilidad es importante porque tengo dos hijos pequeños. También necesito trabajar algunos días del año desde mi ciudad natal para poder prolongar las vacaciones y pasar más tiempo con mis padres y mi familia. Solo puedo dar lo mejor de mí si mi vida en casa funciona bien. Ahora sé que tener ese equilibrio en mi vida me proporciona una base sólida sobre la que basarme si algo en el trabajo es incierto o estresante.

¿Qué pasa si de repente pierde su trabajo? Cuidar de sí mismo es tan importante como siempre. Este es el momento de practicar el movimiento con regularidad, cuidar su nutrición y dedicar tiempo a cuidarse. Cuando perdí mi trabajo, tenía planeadas unas vacaciones en octubre y aun así hice un viaje largo porque necesitaba recargar energías.

Puede evitar el agotamiento haciendo que «encontrar un trabajo» forme parte de una rutina más amplia de cuidado personal. Tras mi despido, me apunté a un curso de formación por la mañana y tuve mi lista de posibles empleadores y contactos con los que ponerme en contacto. Al mismo tiempo, incorporé los descansos, las actividades físicas y la socialización a lo largo del día. Cuando esté sano en cuerpo y mente, se sentirá más empoderado en todos los aspectos de su vida.

. . .

Es natural sentirse decepcionado después de perder un trabajo. Tómese tiempo para llorar, porque realmente es un acontecimiento que le cambia la vida. Pero no se quede ahí para siempre. Céntrese en estas cuatro lecciones y estará en mucha mejor forma para empezar un nuevo capítulo.

Related Posts
Leer más
Table of Contents Ocultar Establezca su credibilidad.Haga preguntas.Haga todo lo posible.Construya conexiones. Convertir una pasantía en un puesto…