A medida que la mayoría de los lugares de trabajo e instituciones pasan a un modelo híbrido, muchos de nosotros volvemos a presentar en salas donde el público está presente físicamente. Si también ha empezado a hacer este cambio, estas son cuatro habilidades de presentación en persona que probablemente le vendría bien refrescar:

  • Mire a su público para crear una conexión personal. Hacer contacto visual puede ser difícil, especialmente si se siente nervioso, intenta leer sus diapositivas o se crió en una cultura que considera que el contacto visual asertivo es grosero. Además, con profesionales neurodiversos (para algunos de los cuales, hacer contacto visual puede resultar difícil e incluso la antítesis del aprendizaje), forzarlo puede socavar los esfuerzos por captar y entregar información significativa.
  • Donde haya barreras psicosociales o culturales, una opción es establecer contacto «ocular adyacente», es decir, mirar la boca, la nariz, la frente de una persona o un punto en el horizonte justo más allá de sus ojos. Para aquellos que se sientan cómodos y quieran practicar cómo mejorar su contacto visual, empiecen de a poco. Intente establecer conexiones breves pero significativas observando a diferentes miembros de su audiencia.
  • Prepárese de antemano para evitar que suene guionado. Practique la entrega del contenido de forma oral al menos tres veces antes de la presentación propiamente dicha, de modo que tenga una «memoria muscular» del contenido.
  • Utilice las indicaciones para atraer a la gente. Involucrar intencionalmente al público en persona puede facilitar el aprendizaje y la comprensión, dar a los participantes la oportunidad de hacer preguntas y hacer que se presente como un presentador más seguro y competente.
  • Preste atención a su lenguaje corporal. Utilizar las expresiones faciales, los gestos con las manos y moverse por el espacio en el que está haciendo la presentación (si es capaz y está dispuesto a hacerlo) puede aumentar la energía de la sala, ayudar a las personas a sentirse más implicadas o incluidas e incluso hacer que sea más interesante verlo y escucharlo.

•••

Hace tres años, la forma en que compartíamos las presentaciones en el trabajo (y en la escuela) cambió drásticamente. Cualquiera que estuviera acostumbrado a hacer presentaciones en persona tenía que adaptar, revisar y cambiar sus estrategias de hablar en público. Ya fuera un estudiante que compartía trabajo con su clase, un asociado de ventas que presentaba propuestas a clientes potenciales, un consultor que asesoraba a los clientes o en cualquier otro campo, es probable que haya cambiado su forma de pensar y sus habilidades para aprovechar al máximo la presentación virtual.

Esto incluyó aprender a dónde mirar (¿a la cámara? ¿en las cajitas negras? ¿en cubierta?) , cómo atraer a un público que puede o no estar prestando atención, cómo crear una formación profesional que esconda un montón de ropa sucia y cómo ser resiliente cuando la tecnología no coopera, una vez más.

Ahora, a medida que la mayoría de los lugares de trabajo e instituciones pasan a un modelo híbrido, muchos de nosotros volvemos a presentar en salas donde el público está presente físicamente. Puedo hablar personalmente de la dificultad de esta transición. Tras haber impartido la mayoría de mis ponencias y talleres de forma virtual en los últimos tres años, ahora estoy de pie en los escenarios para entregar mis mensajes a cientos de personas.

A pesar de que soy orador profesional y profesor de oratoria, yo también he necesitado volver a aprender a levantarme y compartir con el público en directo después de un período de conferencias sentado con pantalones de chándal y zapatillas. Si también ha empezado a hacer este cambio, estas son cuatro habilidades de presentación en persona que probablemente le vendría bien refrescar:

1) Mire a su público para crear una conexión personal.

Durante los últimos años, hemos estado viendo pantallas pequeñas y caras en cajas (o incluso cajas negras) en lugar de tener interacciones cara a cara. Puede resultar abrumador e intimidante volver a presentar en una sala en la que se espera que el contacto visual sea la norma.

Especialmente en las culturas occidentales, los estudios muestran que el contacto visual es una forma fiable de conectar con el público en directo. Puedeaumentar la comprensión, generar confianza y una buena relación, demostrar honestidad, proyectar autoridad y confianza y fomentar la participación.

Aun así, hacer contacto visual puede ser difícil de hacer, especialmente si se siente nervioso o intimidado, si intenta leer sus diapositivas o mirar sus notas, o sicriado en una cultura que considera que el contacto visual asertivo es grosero. Además, con profesionales neurodiversos — para algunos de los cuales hacer contacto visual puede resultar antinatural, desafiante y incluso antitético al aprendizaje — forzarlo puede socavar los esfuerzos por captar y entregar información significativa.

Donde haya barreras psicosociales o culturales, una opción es establecer contacto «ocular adyacente», es decir, mirar la boca, la nariz, la frente de una persona o un punto en el horizonte justo más allá de sus ojos. Otra opción es ser sincero y honesto, haciendo saber a su público que hacer contacto visual directo le resulta difícil y por qué, y que, aun así, interactúa con ellos.

Para aquellos que se sientan cómodos y quieran practicar cómo mejorar su contacto visual, empiecen de a poco. Intente establecer conexiones breves pero significativas observando a diferentes miembros de su audiencia. Si bien un contacto visual demasiado fugaz puede hacer que parezca nervioso, el contacto visual demasiado intenso o mantenido durante un período prolongado puede indicar intimidad o combate, ninguna de las cuales es deseable durante una presentación de negocios. ¿Qué significa «breve»? Se mantiene de tres a cinco segundos, sin esquivar de un lado a otro entre las personas, mover la cabeza de un lado a otro ni mirar fijamente durante tanto tiempo que resulta incómodo.

Recuerde también ser inclusivo. No se limite a mirar al principal responsable de la toma de decisiones, al jefe o a su mejor amigo. Intente mirar a todos los miembros de un grupo pequeño y hacer contacto visual con diferentes regiones de la habitación (por ejemplo, atrás a la izquierda, delantera central, central a la derecha) en un entorno más grande.

2) Prepárese de antemano para evitar que suene guionado.

Presentar en Internet nos ha dado el tiempo libre de tener una baraja o un guion justo delante de nuestras caras para recordarnos de qué estamos hablando y lo que viene después. La presentación en persona normalmente requiere más preparación. Tenemos que aprender y conservar la información que compartimos, ya que no podremos consultar las notas de los laterales de la pantalla.

Si bien la mayoría de la gente piensa que la preparación es hacer bien la baraja, una preparación eficaz requiere que haya pronunciado su presentación en voz alta antes del verdadero evento. Practique la entrega del contenido de forma oral al menos tres veces antes de la presentación propiamente dicha, de modo que tenga una «memoria muscular» del contenido. De esa manera, el contenido no le parecerá que le va a sorprender (cosa que no debería ser).

Otra forma de aumentar sus conocimientos y su preparación es asegurarse de que las diapositivas tengan titulares en lugar de encabezados. Esto le ayudará a recordar la conclusión principal de cada diapositiva a medida que presenta. ¿Cuál es la diferencia? Un encabezado es un término general neutro que describe la idea que se presenta en la diapositiva, mientras que un titular ofrece la conclusión clave de la diapositiva.

Por ejemplo, los encabezados como «Informe de ventas» o «Actualización sobre la participación del público» requieren que lea una diapositiva completa para ir al grano. Por el contrario, los titulares como «Las ventas del tercer trimestre superan las expectativas» o «La participación del público aumentó un 20% intermensual» le permiten contar la historia de la diapositiva, en lugar de leerla como un guion.

3) Utilice las indicaciones y las pausas para captar la atención de su público.

Es probable que se haya presentado a esta situación: presenta un gran mazo en Zoom, pero nadie participa en la discusión o en la sala de chat. Es desalentador, decepcionante y desatractivo, sobre todo porque es muy difícilleer la habitación.

Es más difícil captar al público en línea porque hay muchas otras cosas que compiten por su atención. Pueden «esconderse» más fácilmente detrás de sus pantallas y, a menudo, hay desafíos tecnológicos, como el tiempo de espera, la mala calidad del vídeo y el audio o problemas de conectividad que dificultan la interacción sin problemas.

Eso no significa que la participación en persona sea sencilla, pero, en algunos casos, puede ser comparativamente más fácil. Involucrar intencionalmente al público en persona puede generar conexión, facilitar el aprendizaje y la comprensión, dar a los participantes la oportunidad de hacer preguntas y hacer que se dé cuenta de que es un presentador más seguro y competente. También le da la oportunidad de leer y responder a la sala, lo que ayudará a que su mensaje llegue de manera más amplia y clara.

Algunas ideas para atraer a su público incluyen:

  • Organice un debate «de todos contra todos», en el que todos tengan de tres a cinco minutos para compartir una visión o experiencia que hayan tenido en torno al tema de la presentación.
  • Divida a las personas en parejas o grupos pequeños para debatir u otra actividad (esto funciona especialmente bien durante las lluvias de ideas).
  • Haga una encuesta en la sala levantando la mano.
  • Vea un videoclip juntos y pida a los miembros de la audiencia que compartan sus opiniones.
  • Pida a cada participante que haga una pregunta al resto del grupo.
  • Haga una pausa varias veces durante la presentación para que los miembros del público tengan la oportunidad de reflexionar sobre lo que han aprendido y hacer preguntas aclaratorias.

4) Preste más atención a su lenguaje corporal.

Por último, al interactuar con el público en persona, no debe minimizar el impacto del lenguaje corporal. La mayoría de nosotros solo hemos movido la cabeza y el cuello mientras presentábamos durante los últimos tres años, anclados a nuestros escritorios y pantallas. Puede que hayamos dedicado más tiempo y energía a preocuparnos de si la gente podía vernos realmente («¿tiene la cámara encendida?») en lugar de lo que realmente nos vieron hacer.

Usoexpresiones faciales, gestos con las manos y movimientos por el espacio su presentación (si es capaz y está dispuesto a hacerlo) puede aumentar la energía de la sala, ayudar a las personas a participar o incluirse más e incluso hacer que sea más interesante verlo y escucharlo.

Si tiene la posibilidad de moverse mientras hace la presentación, puede resultarle útil moverse unos metros a la izquierda o a la derecha al hacer la transición entre ideas para conectar con diferentes partes del público. Si está de pie, trate de evitar mover su peso de un lado a otro, balancearse, bloquear las rodillas o deambular sin rumbo fijo, ya que estos movimientos pueden distraer más que enganchar. Y si mover el cuerpo no es una opción para usted, debido a una diferencia de habilidad, requisitos audiovisuales específicos u otras consideraciones culturales, puede utilizar su rostro y su voz para atraer al público de formas similares.

Las expresiones faciales eficaces pueden incluir una sonrisa de bienvenida (suponiendo que no dé noticias nefastas, como despidos). Su tono debe coincidir con el mensaje verbal de su presentación. Por ejemplo, si comparte una actualización positiva sobre el crecimiento de las ventas, habla a un ritmo un poco más rápido y un volumen más alto de lo normalpara transmitir felicidad (con cierta variabilidad en el tono) puede provocar una sensación de entusiasmo entre los miembros del público. Los gestos con las manos deben estar por encima de la cintura para aumentar la energía y utilizar las palmas abiertas, lo que indica apertura y confianza.

Todas estas cosas aumentan la comprensión, están escritas en nuestra biología. De hecho, las investigaciones muestran que el uso de gestos y expresiones faciales en la comunicaciónes más fuerte en los países con poblaciones heterogéneas. Como las personas no hablaban el mismo idioma, añadir elementos de comunicación visual históricamente ha ayudado a la comprensión.

. . .

Si bien las presentaciones virtuales e híbridas no van a desaparecer, las presentaciones presenciales están regresando rápidamente. Prepárese para adaptarse una vez más a esta (antigua) nueva forma de presentación. Dése un poco de práctica y paciencia. Recuerde que su público presencial también necesita un poco de práctica y paciencia.